open

“El público se identifica con historias que combinan humor y drama»

26 enero, 2016

Brad Taggart es un amable ejecutivo de radio que se esfuerza por convertirse en el mejor padrastro de los dos hijos de su esposa, pero las complicaciones llegan cuando aparece el verdadero padre de los niños, despreocupado e irresponsable (Dusty Mayron), lo que le obliga a competir por el afecto de los niños. Este es el argumento de `Padres por desigual´ (`Daddy´s home´), la última producción de Paramount Pictures y Red Granite Pictures, dirigida por Sean Anders, y protagonizada por Will Ferrell (Irvine, California, 1967) y Mark Wahlberg (Boston, Massachusetts, 1971). Recuperamos la entrevista que ambos actores realizaron para la promoción de la cinta, estrenada hace unas semanas, y todavía en cartelera

MWyWFCab

IM: Existen ciertos encuentros que nos intimidan, a los que toda persona tiene si no miedo, sí respeto, mucho: conocer a los suegros, al jefe, a una cita a ciegas; y quizá el que más nudos en el estómago causa, conocer al ex de tu pareja. Especialmente cuando es el padre de los niños por los que te esfuerzas al máximo para ganártelos. ¿Cuál es la premisa de la película?

Will Ferrell: En la actualidad hay muchas familias mezcladas, con padrastro, madrastra, etc. Y esa dinámica a veces puede resultar positivo y otras veces ser complicada. Resulta divertido analizar esa situación en una comedia.

IM: ¿Qué tal es trabajar con Sean Anders, el director de `Padres por desigual´?

Mark Wahlberg: “Shawn” es genial. La verdad es que no sabía qué me iba a esperar. Adam McKay (uno de los productores de la cinta) hablaba siempre de lo genial que es y lo fácil que es trabajar con él. Sabe lo que quiere y sabe cómo conseguirlo. No pierde mucho tiempo. Siempre tiene algo muy gracioso que aportar o busca otra dirección y nos permite improvisar y probar otras cosas. Es listo. Entiende que en el fondo hay mucha ternura en la historia. Por mucho que queramos forzar con el humor, con los límites, también queremos conseguir esos momentos dramáticos. El público se identifica con esta clase de historias que combinan ambos elementos.

IM: Usted interpreta a un ejecutivo que se convierte en padrastro de los dos hijos de su esposa. ¿Cómo afronta la interpretación de su personaje?

WF: En cierto modo, los padrastros han sido siempre envilecidos, el malvado padrastro o la malvada madrastra… Pero aquí cambiamos esas tornas porque Brad (su personaje) es el tipo más bueno del mundo. Le gusta ser padre y es el mejor padre del mundo. Le encanta.

MWyWFMicros

IM: Dusty es el personaje que interpreta Mark. Es el verdadero padre de los niños. ¿Cómo es él?

WF: Lleva una chaqueta de cuero perfectamente desgastada. Auténtica porque la lleva desde hace veinte años. No se la ha comprado en Banana Republic y está artificialmente desgastada. Monta en moto, arregla de todo en la casa. Sabe de todo, electrónica, informática, etc. Básicamente es que no se puede competir con él. Mark va rellenando todas las casillas y no hace falta decir nada porque es algo que se nota en la pantalla.

IM: Háblenos de Dusty, su personaje Mark.

MW: Todo se le da muy bien y Brad, el personaje de Will, no sabe si dice la verdad en las historias que cuenta porque parecen un poco descabelladas. Pero casi todas son verdad, menos el hecho de que no se le da bien la cocina. Pero ya sea bailar, cantar, jugar al baloncesto o artes marciales… En cualquiera de esas cosas es bastante impresionante.

IM: ¿Cómo se planteó su papel?

MW: Trabajar con Will es muy divertido. Su comedia es muy sana y disfruta haciendo reír a los demás. Pero yo no lo enfoco de forma distinta a un drama. Intento hacer un personaje lo más creíble posible. Lo que ocurre es que las circunstancia son muy graciosas y gran parte del humor sale de ahí y también del grado de compromiso con las circunstancias. Yo intento hacer que Dusty cobre vida y que sea lo más realista posible. Y procuro mantener ese estado mental prácticamente durante todo el proceso.

MWyWFPez

IM: Mark, ¿a cuál de los dos “padres” hay que apoyar?

MW: Pues va a ver un conflicto al decidir de parte de quién estás. Depende de tus gustos, la verdad. A mí suele encantarme… la verdad es que me inclino por el padre malote (Risas). Creo que lo interpreto de tal forma que cuesta un poco ponerse en su contra. Está siendo sincero y en realidad quiere mucho a Brad (el personaje de Will). Los dos aprenden mucho el uno del otro. Así que al final, quiere que se hagan amigos, en vez de que uno gane al otro.

IM: Will, ¿qué tal se lleva con Mark Wahlberg y qué había de especial con su disciplina de ejercicio?

WF: Mark es una de esas personas que no tiene que preocuparse de parecer o actuar guay. Él es así. Por otro lado, he intentado hacer ejercicio toda la película, no solo para estar en forma, sino en general. Pero Mark está loco. Se levanta a las 3 de la madrugada. Ya lleva como dos horas de ejercicio antes de que yo haya entrado en la fase de sueño profundo. Es de locos.

MWyWFFam

IM: El proyecto ciertamente despegó con entusiasmo cuando los realizadores empezaron a imaginar a la pareja más rara posible para ser los dos padres que se enfrentan en la película. Y no es la primera ocasión en la que trabajan juntos ustedes dos.

MW: Surgió la posibilidad y la verdad es que nos lo pasamos bomba. Pensé que era un papel muy gracioso, con una dinámica muy distinta. Siempre que puedo trabajar con gente así, cojo la oportunidad. No hay mucha gente como él.

IM: Uno de los mejores momentos de la película es cuando los dos padres llevan a los niños al partido de Los Ángeles Lakers. La escena incluye a Kobe Bryant y un lanzamiento desde el centro de la pista que acaba terriblemente mal. Háblennos de ese rodaje.

WF: Teníamos seis minutos para rodar la escena del descanso. Paul Shearer es un fan del presentador y el público no tenía ni idea de que yo, no soy voy a fallar el tiro, sino de que voy a darle a una animadora en la cabeza. Ojo, no con una pelota de verdad (Risas), con una pelota blanda, de esas falsas, o medio blanda. Fue impresionante hacerla en directo delante del público que no tenía ni idea de qué pasaba porque sólo les dijimos: “Permanezcan en sus asientos mientras se rueda una escena para la película de Will Ferrell y Mark Wahlberg. Y verán a Will Ferrell lanzar un tiro desde la cancha”. No les dijimos que yo estaba borracho, balbuceando, diciendo que voy a hacerle un bebé a mi mujer y esas cosas tan poco apropiadas. Y luego le doy a la animadora, que era una especialista. El público que no sabía anda se puso como loco. Kobe fue extremadamente amable e hizo una escena entera con nosotros donde ni siquiera había diálogo, todo fue espectacular.

MW: Teníamos seis minutos es verdad. Teníamos muchas cámaras preparadas. Kobe Bryant salió un poco antes y se lo tomó muy bien. Habíamos ensayado la escena otros días en el pabellón, pero teníamos que asegurarnos de que todo saliera perfecto. Will lo hizo de maravilla en esa toma. La gente tenía móviles y colgaban todo en Youtube.

Fotografías y otros recursos: Paramount Pictures España

No hay comentarios

Comments are closed.