open

«La única forma de entender un proceso de unidad popular es que exista una fuerza motriz como Podemos»

7 julio, 2015

Pese a que algunos medios han vendido la imagen de Tania Sánchez (Madrid, 1979) como una persona seca, la conversación con ella se desliza siguiendo un rumbo agradable, sincero y cercano. Segura y sonriente tras saber que la jueza archivó la querella presentada por el PP, no sortea ninguna pregunta relacionada con la política. Sánchez fue rotunda en febrero: “No. Punto. No vamos a entrar en Podemos. Punto”. Horas antes de la publicación de esta entrevista, Pablo Iglesias presentaba a la dirección de Podemos una lista en la que incluye su nombre: Tania Sánchez

Tania Sánchez

Impasse Magazine: Antes de nada quería darle la enhorabuena. La jueza archivó la semana pasada la querella que había contra usted por malversación y tráfico de influencias presentada por el PP. ¿Cómo recibió la noticia?

Tania Sánchez: Contenta porque fue más rápido de lo que yo esperaba. Calculaba que los ritmos de la justicia son lentos y desde el principio, con el tema de la querella, pensé que esto se iba a alargar. Además, el juzgado de Arganda es uno de los más atascados de Madrid. En cuanto al contenido es lo esperable. Desde el 19 de enero que se puso esta querella llevo diciendo que esto iba a acabar así. Evidentemente ha acabado así.

IM: Jesús González Espartero del PP, alguien que usted conoce muy bien, dijo cuando la imputaron que “eso demostraba que había algo”. ¿De verdad usted piensa que han ido contra usted, como han ido contra otros, por una estrategia de persecución política?

TS: Claramente. Creo que se dan dos circunstancias a la vez que son muy golosas para el Partido Popular. Por un lado, la oportunidad de desacreditar a uno de los municipios que ha sido referente de políticas de izquierda desde el año 91, que ha gobernado Izquierda Unida con la alcaldía en Rivas. Por otro lado, a la vez que desacreditas el modelo de gestión de una ciudad que demuestra, y ha demostrado durante años, que se puede hacer política de otra manera en los marcos que sean, desacreditas a esa persona que había sido parte de esa historia y de esos gobiernos municipales, y que en un momento determinado pretende ser presidenta de la Comunidad de Madrid. Obviamente esto tiene una intencionalidad política y se ha demostrado. Hasta el punto que Jesús González Espartero no llegó a coger su acta, porque visto los resultados, y por dónde iban a acabar las cosas, se ha retirado.

IM: Antes de hablar de aquí, hablemos de allí. ¿Qué le parece el resultado del referéndum de este fin de semana en Grecia?

TS: Me parece una magnífica noticia y me parece a la vez una situación compleja en la que todos hemos de ser conscientes de lo que está pasando. Yo creo que el referéndum de Grecia lo que demuestra es que hay un modelo de Europa que es el que quieren construir los pueblos y un modelo de Europa que se quiere imponer desde los mercaderes. Creo que estamos en un momento en el que es decisivo que sigamos empujando porque ese modelo cambie. Es evidente que el modelo del sistema euro y de la economía de Europa no es sostenible si queremos ser un continente y un modelo de región que garantice el bienestar de las capas populares. Es evidente que eso no es sostenible. Y es evidente además que en la medida que esas capas populares se organicen y tienen poder político, los poderes económicos están más nerviosos y alientan más el miedo. Están apretando fuerte para que Grecia se quede aislada. Ten en cuenta que el impacto económico de la región de Grecia o de una virtual salida del euro o una virtual bancarrota del país heleno no es comparable con las de otras economías de la zona euro como puede ser la española. No queda tanto para unas elecciones generales en las que pueden ganar las fuerzas del cambio. Por tanto, una grandísima noticia para el pueblo griego, una confirmación de que hay una puerta de cambio a Europa que es imparable y también una precaución de que no va a ser fácil este camino porque se van a resistir.

IM: ¿Le ha sorprendido la dimisión de Varoufakis?

TS: La verdad es que sí, me ha sorprendido. Me parece que le honra porque habla claramente de un nuevo tiempo, no sólo por las políticas que se van a aplicar a la gente, sino también de un nuevo tiempo de cómo es la actitud de hacer política. Si el equipo de Tsipras ha entendido que ayudaba al proceso y al empuje que Varoufakis diera un paso atrás, él lo asume. Ha tardado 24 horas. Creo que evidencia que hay en todos los procesos de cambio que se están dando en Europa una filosofía clara que es que los intereses del país y de las mayorías sociales están por encima de los partidos y de los individuos y así va a seguir.

IM: Ha dicho que la economía de España y Grecia es diferente. ¿Cree que una dimisión de este calado pudiera darse en España?

TS: No, en España es inconcebible. Hace dos años, el presidente del Gobierno salió a dar explicaciones sobre el caso Bárcenas garantizando que no había una financiación irregular del Partido Popular. Hoy tenemos un auto del juez que instruye el caso diciendo que es poco probable que esa forma de funcionar y ese dinero que está en Suiza no tenga alguna relación con el partido, y que es llamativo que un señor tenga un dinero en Suiza y decida voluntariamente invertirlo en reformar la sede del partido del Gobierno. Ahí están todos y no se han movido.

IM: Tuvo usted el domingo por la noche un recuerdo muy simpático para Rajoy (Querían tumbar a @tsipras_eu y cae @samaras_antonis. Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…. Besis Rajoy).

TS: Tanto con el tema de Europa como con los procesos de las municipales y autonómicas, es evidente que hay un empuje del discurso del miedo, con el ‘viene el caos’, ‘va a caer Europa’, ‘el corralito’, etc. Está siendo muy duro y tienen mucho a su favor: los medios de comunicación y los resultados, y la respuesta popular cada vez que pasa una cosa de estas les va a peor. En la medida en que el señor presidente siga empeñado en intentar movilizar el miedo en lugar de tener la honestidad de poner encima de la mesa los modelos políticos y económicos que defiende cada proyecto para que la ciudadanía decida libremente, creo que les castigará el pueblo.

«Cristina Cifuentes es un lobo con piel de cordero. Llama la atención que la responsable del ciclo más antidemocrático de Madrid quiera ser ahora la imagen del diálogo»

TSanchezBan

IM: Volvamos a España y analicemos la situación política que se ha establecido tras las elecciones de mayo ¿Qué opinión tiene de los resultados de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid y de los pactos que ha habido?

TS: Un avance sin duda de las fuerzas del cambio. Se ha escrito mucho sobre la unidad popular, lo que ha significado y de si importan más los resultados autonómicos o municipales. Creo que hay una ola de cambio imparable y que han tenido éxito todas las candidaturas, con independencia de quien las compusiera, que han sabido representar para la ciudadanía ese modelo de cambio. Ha sido un gran éxito, si bien en algunos casos no ha llegado a ser perfecto porque las fuerzas del cambio han sido segunda o tercera fuerza política en lugar de ser primera o segunda para poder disputar realmente el poder institucional. Por tanto se da una situación paradójica y Leganés (estamos realizando la entrevista en este municipio del sur de Madrid) es un caso de ello. Quien tiene los peores resultados que es el Partido Socialista, que pierde casi 700.000 votos en todo el Estado, es quien va a recuperar más poder institucional. Y sin embargo hay puertas abiertas que no se van a cerrar, porque lo que van a tener al otro lado no son los partidos tradicionales, sino que son candidaturas ciudadanas que están construyendo una alternativa en los barrios y en los municipios. Y eso es un cambio de paradigma crucial. Queda por ver hasta dónde llega y cómo camina.

IM: ¿Qué opinión le merece Manuela Carmena?

TS: Me parece que ha sido una figura que ha conseguido representar para muchísima gente la necesidad que tenían de salir de un determinado modelo de ciudad e imaginar que era posible vivir un Madrid distinto. Venimos de la semana pasada con el Orgullo gay, que parece que no tiene importancia pero la dinámica en la que históricamente se ha producido uno de los grandes eventos mundiales que acontece en nuestra ciudad estaba en permanente confrontación con la institución que debería poner a disposición del ciudadano todo lo que tiene para que esta fiesta fuese un éxito. Y ahora, que en tres semanas sólo de gobierno, esté encantado todo el mundo, ya me parece un cambio brutal. Creo que avanza muy rápido el cambio.

IM: ¿Le van a dejar trabajar?

TS: Lo van a poner muy difícil, todo lo difícil que puedan. La prueba es que en la tarde de la investidura ya había curiosamente alguien investigando todos los tuits de determinada gente para poder señalar. A mí esto me enfadó mucho, me parece que se generó un ruido que no termino de entender. El domingo por la noche Hermann Tertsch escribió en Twitter algo así como que el Gobierno griego era como el piloto del accidente de aviación que estrelló el avión sólo que encima los pasajeros le animaban a seguir. ¿Qué dices? ¿Humor negro Herman Tertsch? Nadie monta un pollo por eso, ¿no? Es de eso de lo que estamos hablando, desde luego lo van a poner muy difícil.

IM: ¿Y qué le parece Cristina Cifuentes?

TS: Pues Cristina Cifuentes es un lobo con piel de cordero o es un lobo que se quiere vestir de cordero después de haber sido la responsable de la Delegación de Gobierno en Madrid en un momento en el que se ha represaliado muchísimo y se han violentado los derechos fundamentales de la ciudadanía. Venimos de un ciclo de mucha protesta y mucha movilización donde hemos visto cosas brutales en las calles de Madrid, absolutamente antidemocráticas y que recuerdan a un tiempo no aceptable. Que la responsable política de eso hoy quiera ser la imagen del diálogo, de la concordia y del respeto a los demás, a mí me llama mucho la atención. Cuando se profundiza más allá de ese discurso de diálogo y de nueva política, el modelo que está impulsando para Madrid es exactamente el mismo modelo que tenía Esperanza Aguirre y es el mismo modelo que tenía Alberto Ruiz Gallardón. Es un modelo agotado, que no garantiza el bienestar de las mayorías y que desde luego urgiría transformar y cambiar. Yo creo que hay mimbres de oposición para parar muchos de los proyectos que van a querer desarrollar.

IM: Usted fue diputada por IU en la Asamblea de Madrid en la anterior legislatura. Ahora, ¿qué pinta Izquierda Unida en todo esto?

TS: Lo he dicho muchas veces. Respeto muchísimo a la militancia de Izquierda Unida y nosotros cuando nos presentamos a las primarias hicimos una apuesta política que tenía que ver con que lo mejor de IU, que sin duda es su militancia, formara parte del proceso de cambio que venía, que entendíamos y sabíamos que no se iba a dar en torno a Izquierda Unida por errores estratégicos que se empiezan a cometer hace diez años y que no tenían arreglo entre junio y mayo del año siguiente. Había que ser consciente de los errores propios y someterse al proceso global que se estaba dando de unidad. Eso se bloquea desde una serie de direcciones y hay un montón de compañeros y compañeras que decidimos que en este momento histórico los proyectos políticos están por encima de las estructuras. Y en eso vamos a seguir. Yo respeto muchísimo a quien decida continuar creyendo que la herramienta Izquierda Unida tiene que ser salvada, reflotada o reorganizada. Lo respeto mucho, pero no lo comparto.

IM: Dejando de lado los colores de los partidos políticos, ¿no cree usted que es perjudicial que un partido gobierne durante muchas legislaturas en un municipio?

TS: Para mí el problema fundamental que nosotros vivimos, y es parte de la crisis de régimen y por qué hay una ruptura del mapa electoral y esa búsqueda de nuevos proyectos políticos es que este país tiene una trayectoria democrática muy pequeña. Hemos vivido una dictadura durísima que no acaba hasta el año 78 y que por tanto el tiempo de democracia ha sido muy breve. Eso ha determinado que la gente ha confiado muchísimo en los líderes políticos del proceso democrático, tanto que se han olvidado de hacer política en la vida cotidiana. Es razonable, la gente quiere ser feliz, no quiere estar pendiente, por lo que delega con confianza en sus representantes para que hagan cosas. Es normal, pero nos ha generado una situación en la que los representantes han dejado de servir a su pueblo. El problema no son las mayorías absolutas o las mayorías relativas o los espacios de acuerdo o los consensos o las negociaciones, el problema es si hay una sociedad civil que garantiza que quien tiene el poder político responde a quien le ha puesto en el poder político y a ningún otro interés. Yo creo que esto es lo que falla y lo que hay que reconstruir, por eso es tan importante los procesos de unidad popular que se han dado en estos meses de mayo y que hay que seguir trabajando con ellos. Porque son procesos en los que se busca que la ciudadanía vuelva a ser partícipe, esté informada, tenga conocimiento y un representante político no puede hacer cuatro años lo que le dé la gana y que después alguien diga ‘¡Uy!, ¿esto cómo ha pasado? Si no nos hemos enterado nadie de nada’. Ese es el problema, no si se da en términos de mayorías absolutas o relativas. Ha habido procesos de corrupción en los que ha habido muchos partidos implicados, el tema de las tarjetas black, tarjetópolis madrileña, el caso Púnica que todavía está en secreto de sumario pinta a que va a haber muchos partidos introducidos en una trama. No sólo tiene que ver con unas mayorías absolutas, tiene que ver con una sociedad civil fuerte que vigile a quien tiene el poder político.

«Izquierda Unida desaprovechó la oportunidad de ser el centro del cambio histórico»

TSanchezPos

IM: Hemos comprobado el poder de la televisión en la repercusión social de un político. La aparición en tertulias y otros espacios televisivos sirvió en su momento para dar un empujón de fama a Pedro Sánchez (que ganó las primarias del PSOE), a Pablo Iglesias (que sorprendió desde las europeas), Albert Rivera (con el boom de Ciudadanos), incluso a usted misma, que de la nada se impuso en las primarias de IU. Parece que el único que no rentabiliza sus minutos es Alberto Garzón. ¿A qué cree que se puede deber?

TS: Ni Albert Rivera parece que haya tenido los resultados previstos en el CIS.

IM: Pero le ayudó a conseguir popularidad.

TS: Pero luego no se ha traducido. A ver, en general los medios audiovisuales y ahora también internet y toda la creación que hay ahí, también cine o teatro, pero sobre todo la televisión que al final sigue siendo lo más visto, siempre hemos dicho que es el dispositivo fundamental de creación de ideología de este siglo, y es por tanto donde se construye el pensamiento social y donde se construyen las hegemonías. Por tanto, no disputar ese espacio y no querer explicar en ese espacio la posición de cada uno es no querer ganar. A partir de ahí yo creo que Alberto como figura en sí, tiene una rentabilización de los espacios televisivos y cuando le acompañas a algún sitio, estás tomando algo con él o vas a un mitin, la gente se vuelve tan loca con él como con Pablo o cualquier otro.

IM: No termina de materializarse en encuestas o resultados.

TS: Claro. Que la televisión sea la herramienta audiovisual de creación de pensamiento no significa que quien esté al otro lado sea imbécil. Creo que durante mucho tiempo se ha pensado que el espectador es imbécil y que se le puede contar un montón de cosas y que no pasa nada. El espectador tiene criterio, y lo que permiten los mecanismos audiovisuales es que por primera vez se cuelan mensajes distintos a los hegemónicos. Ahí hay mucho que decir, pero luego la ciudadanía elige. Por muchos motivos, diversos y diferentes, el proyecto del que participa Alberto Garzón no representa para la mayoría de la gente ese halo de cambio y ese conjunto de valores y de significados que están buscando para este momento histórico. No es un problema de Alberto.

IM: ¿No cree entonces que la televisión tenga tanta repercusión?

TS: Tiene muchísima repercusión, pero no sobre gente imbécil que no tenga opinión propia. Lo que tienes es la oportunidad de transmitir un mensaje y de trasladar una propuesta, y ya la gente la evalúa. Si la gente considera que tu propuesta y tu mensaje no encajan con lo que en ese momento histórico están demandando, de lo que quieren participar o a lo que se quieren adherir o con lo que se quieren vincular, pues háztelo mirar, esto es así. Es verdad que los medios operan de una manera interesada, y es cierto que, tanto al Partido Comunista en la época de la transición, como a Izquierda Unida, desde el bloque mediático más potente que ha acompañado al régimen todo este tiempo, como es el Grupo Prisa, les han hecho vacío. Uno repasa el tratamiento a Julio Anguita o a Felipe González y se nota que los medios han trabajado de manera distinta. No basta con eso. Hay un momento histórico en la sociedad que hay que saber leer y hay que saber estar a la altura.

IM: Jugando a ser periodistas, si tuviera que poner un titular a por qué se fue de Izquierda Unida, un partido al que había pertenecido toda la vida, ¿cómo sería?

TS: (Medita) ¿Por qué me fui de Izquierda Unida? ¿En un titular exclusivamente?

IM: Imagínese que usted tiene prisa y los micrófonos de televisión le preguntan.

TS: (Respira) Izquierda Unida desaprovecha la oportunidad de ser el centro del cambio histórico.

IM: El domingo apareció un reportaje en El País donde cuatro de los fundadores de IU reconocían que el proyecto había fracasado tal y como lo habían planteado en 1986. ¿Tiene usted esa sensación de que no se ha conseguido superar la incapacidad de superar a los partidos tradicionales y se ha convertido en uno más?

TS: No se pueden descontextualizar las cosas. Yo creo que Izquierda Unida surge en un momento muy determinado, en torno al año 86, en las movilizaciones de la OTAN, en un momento social en el que el Partido Socialista del 82 de Felipe cambia, por hacerlo en una imagen gráfica, cuando deja la chaqueta de pana y empieza a vestir de presidente. Ese giro por el que se empieza a someter a los intereses geoestratégicos de Estados Unidos y empieza a caminar a un modelo de incorporación a Europa, que era el que nos iba a traer hasta aquí, ese modelo Maastricht. En ese marco, las condiciones sociológicas del país hacían muy difícil construir una mayoría alternativa a eso. Y a pesar de que lo hacían muy difícil, el Partido Comunista articula todo un elemento de sociedad civil para garantizar una respuesta al referéndum que estuvo a punto de ganarse. A partir de ahí, lo que hace y lo que construye Izquierda Unida es una organización que estaba pensada para lo que llamaba Sacristán el ‘mientras tanto’, es decir, para momentos históricos en los que no hay condiciones objetivas como para tener una mayoría alternativa al bloque de poder, pero que hay que seguir trabajando por una articulación social. Para eso ha servido Izquierda Unida durante muchos años. Por poner una imagen a alguien que yo creo que fue un buen parlamentario: Julio Anguita fue el azote de muchos de los desvíos de Felipe González con respecto a su compromiso histórico con la izquierda. Igual que Llamazares fue lo más duro que hubo en el Parlamento cuando se modifica el artículo 135. Si no hubiese existido Izquierda Unida habrían pasado cosas en este país de las que nadie se habría enterado. Eso es un valor histórico fundamental. Pero hay un momento histórico en el que cambia el ciclo y en el que el proceso social y político inicia un nuevo tiempo en el que es posible construir una alternativa de mayoría social para ganar y gobernar el país. Eso, en los documentos de Izquierda Unida se refleja en el año 2004 cuando se inicia la apuesta por la refundación. Se reflejan los documentos, se escribe, se reflexiona, los intelectuales lo dicen, lo señalan, participamos de debates que se producen, y cuando eso hay que traducirlo en acción política no se hace. Hace diez años de aquello. Hace tanto tiempo como el inicio de Syriza. Cuando empieza Syriza, Izquierda Unida estaba en ese proceso y tenía una relación bilateral a través de Enrique de Santiago, que era el secretario de refundación por el que se estaba en comunicación de cómo hacer ese proceso de superación de un bloque de izquierdas a un bloque social amplio que disputara el país. Bueno, pues eso se ha ido bloqueando por dirigentes que decían ‘Sí, sí, eso lo ponía en los papeles, pero en realidad aquí no hay crisis de régimen, ni crisis del bipartidismo, ni hay condiciones objetivas y hay que seguir haciendo lo que hemos hecho hasta ahora’, que es un papel institucional de resistencia y de muleta del Partido Socialista. Se impuso esa posición y esa posición es un suicidio político en este momento.

IM: Si Alberto Garzón le llamara para volver, ¿usted qué diría?   

TS: No creo que Alberto Garzón me llame para volver.

IM: ¿Pero y si le llamara?

TS: No creo que lo haga.

«Cuando aceptas un compromiso con una posición política, la vida personal es un poco chunga. Nadie está preparado para lo que nos ha pasado»

IM: Desde febrero trabaja con una nueva propuesta, Convocatoria por Madrid. Cuando salió de IU se le relacionó con Podemos. Usted fue rotunda entonces pero ahora ha dicho que está dispuesta a entrar en una lista con Pablo Iglesias, y él ya ha comentado que cuenta con usted. ¿Tania Sánchez estará en una lista con Podemos? (Cuando se publica esta entrevista Pablo Iglesias ya ha presentado a la dirección de Podemos una lista para las elecciones generales en la que aparece Tania Sánchez)

TS: Hay cosas que se construyen como novedades que dices, bueno, es que Convocatoria por Madrid tiene dos diputados que salen electos en una lista de Podemos. Convocatoria por Madrid ha colaborado en todos los procesos de unidad popular en los municipios del sur con Podemos y con otras fuerzas políticas, pero también con Podemos. Convocatoria por Madrid tiene dos concejales y la colaboración inestimable de Equo con los que hemos estado trabajando este tiempo en Ahora Madrid, donde se tiene una relación permanente con Podemos. Lo que estamos diciendo es que el motor de cambio y de construcción de un proceso de unidad de las bases sociales pasa por Podemos y no pasa por otros sitios. Por lo tanto, si la voluntad sigue siendo no construir un partido con identidad de partido, sino cambiar el país, incorporar lo mejor de todos los referentes históricos a cambiar el país, pues nosotros en un análisis coincidente colaboraremos en lo que podamos. Veremos en qué se traduce eso, nunca nos hemos movido por intereses de personas ni partido, por tanto vamos a ver en esta semana cómo se desarrollan los acontecimientos. Yo creo que no hay tiempo de construir una unidad popular en los términos en los que se ha hecho en las municipales, sobre todo porque no es posible empezar por todos los municipios de España y que eso luego vaya subiendo y subiendo hasta construir un proyecto. Creo que quien quiere hablar de unidad popular para decir ‘mi organización tiene que llegar a un acuerdo con la tuya’ está hablando de intereses de organizaciones, todo es legítimo pero no es unidad popular. La única forma de entender que haya un proceso de unidad popular es que exista una fuerza motriz que convoque a la ciudadanía a incorporarse a un proceso económico de cambio. Y esa fuerza motriz hoy se llama Podemos. Es verdad que tiene que rehacer esa tarea y que nosotros vamos a pelear políticamente en todos los espacios porque esa es la tarea. La tarea no es que Podemos sea el nuevo partido de un nuevo régimen, la tarea es que sea el motor de una incorporación de muchísima sociedad civil como lo fue Manuela, que fue el motor para que muchísima ciudadanía se incorporara a un proceso de cambio. La incorporación de gente de Ahora Madrid y la adhesión de muchísimos apoyos no tiene que ver con el método de cómo se ha llegado a ese punto, tiene que ver con la capacidad de constituirse como motor de transformación. Pues a eso es a lo que vamos a contribuir.

IM: Obviamente a nosotros no nos interesa su relación sentimental con Pablo Iglesias. Lo que sí queríamos saber es si estaba usted preparada para ese boom de popularidad.

TS: Nadie está preparado para lo que nos ha pasado.

IM: ¿Cómo lo digirió? ¿Hay alguna explicación?

TS: ¿Hay alguna explicación a que no me haya vuelto loca? No, no la hay.

IM: ¿Ha habido gente que le haya asesorado? Porque pasó de ser conocida en el ámbito local, de Rivas, incluso autonómico de la Comunidad a ser el blanco de muchas críticas a nivel nacional.

TS: Mira, yo se lo explicaba a Jacobo Rivero que ha escrito creo que el mejor libro sobre Podemos. Durante mucho tiempo ha habido una creencia, o ha habido una práctica, en la que la gente se metía en política para tener beneficios. Ahora hay una generación en la que mucha gente nos hemos volcado a hacer política desde que tenemos quince años, no para recibir sino para dar. Cuando tienes esa actitud en la relación política la vida personal es muy dura de llevar, porque es una vida un poco chunga. La gente cree que se vive muy bien, pero la verdad que no. Es duro, siempre hay equipo y un entorno de compañeros militantes que son muy anónimos y son imprescindibles para seguir hacia delante. Hay una parte que tiene que ver con lo político, con lo personal, de gente alrededor que siempre está en los momentos en los que ya te supera. Cuando tu familia ya empieza a enfermar por las cosas que pasan, una se pregunta si compensa. Yo lo he dicho muchas veces, esto es un poco como Matrix. Una vez que has tomado la píldora, te pueden poner un filete y tú puedes creer que es un filete y jugar a la ficción de que estás tomando un filete, pero tú sabes que no lo es. Es así, no hay vuelta atrás. Una vez que uno acepta un compromiso con una posición política tira para delante.

«Mientras no se cambie el modelo productivo ni se deje de ser la periferia de Europa al servicio de Alemania, no va a haber trabajo en este país»

TSanchezFueII

IM: Hablando de las Generales, ¿qué le parece el retraso en la decisión de una fecha definitiva?

TS: Yo llevo meses apostando a que Mariano Rajoy no iba a adelantar las elecciones, porque si algo se puede decir de él, sin riesgo a equivocarnos, es que es un señor predecible, no ha hecho nada que digas ‘¡Uy, qué sorpresa Mariano, lo que acabas de hacer!’ Era muy evidente que iba a agotar los tiempos. Aparte yo creo que también tienen una necesidad de intentar construir un relato del éxito económico y de la mejora económica, y para eso necesitan más presupuestos que funcionen, para empezar a repartir las ayudas que aprobaron el viernes antes de unas elecciones municipales, que no era una cosa electoralista ni nada, era una cosa que tocaba (Sonríe). Este tipo de cosas es lo que van a intentar hacer. Tienen un problema con las catalanas, yo pensaba que iban a tratar de pactar un retraso con Artur Mas un retraso de las elecciones catalanas para poder dar el debate a favor de España o contra España, que es un marco que le encantaría a Mariano Rajoy, y a Pedro Sánchez por cierto, pero parece que no. Pueden llevarse un susto cuando quieran convocarlas.

IM: ¿Qué le parecen los últimos movimientos del Gobierno de Rajoy? Centrémonos en la rápida decisión de bajada de impuestos (IRPF, aunque en el tramo de los que menos ingresos tienen no existe rebaja) o en la llamada Ley Mordaza.

TS: Creo que hay una contradicción permanente en un Gobierno que necesita apretar mucho en determinados aspectos porque sabe que ha perdido el consenso social, y como no puede gobernar por consenso, tiene que hacerlo por imposición, y entonces pasan cosas como la Ley Mordaza o casos como el del Alfon o como Ciutat Morta, que son brutales. A la vez tienen que intentar recuperar el consenso de amplias capas medias que se han visto muy castigadas por la crisis y están muy indignadas porque es muy obsceno la relación entre el poder político y el económico como preeminencia del sistema. Entonces la gente dice: ‘Oye, yo te voto para que defiendas los intereses de nuestra gente no del banco’. Necesitan la doble vía. Sostener a todo el proceso más rebelde y a la vez recuperar un consenso con medidas para que la gente piense que al menos hay una coherencia entre el discurso de recuperación económica y su vida cotidiana. Considero que está lejos de que eso se produzca, que la cotidianidad de la gente está muy lejos de tener unas condiciones de dignidad. Porque bajen un poco el IVA o el IRPF la gente que ha emigrado de este país no puede volver, porque no hay trabajo. Mientras no cambies el modelo productivo no va a haber trabajo, mientras no dejes de ser la periferia de Europa al servicio de Alemania no va a haber trabajo. Por tanto, es muy difícil sostener la posición que ellos tienen.

IM: ¿Lleva usted su cuenta de Twitter?

TS: Mayormente sí.

IM: ¿Y cuando escribe algo se lo piensa dos veces antes de hacerlo?

TS: No, de hecho hay muchos tuits míos que tienen errores y faltas. Los reviso menos de lo que debería hacerlo. Todas las amenazas de los ultras provienen de un mensaje que estaba mal redactado y parecía una cosa que no quería decir, ciertamente. Tampoco me obsesiono. Procuro no decir burradas. En el caso Zapata lo he explicado mil veces. Tenía un contexto muy determinado, de un ejercicio casi intelectual de guionistas y creadores, que se ha sacado muy muy muy de contexto.

IM: ¿Dónde cree que está el límite de un cargo público a la hora escribir mensajes humorísticos en las redes sociales y dónde para imputarle?

TS: Este tipo de cosas tienen que ver con los consensos de las sociedades, es decir, eso va cambiando siempre. En este país durante mucho tiempo, oficialmente hay muchos consensos que no se pueden tocar y que son políticamente incorrectos. A pesar de ser políticamente incorrectos creo que todos somos conscientes de que en todos los bares de Madrid y en todas las familias que cenan en Nochevieja la gente hace chistes de mal gusto, sobre todo en los temas del mundo. Las redes sociales son una expresión de la sociedad y lo más parecido a una plaza pública o a un bar. Es verdad que ahí te siguen millones de personas y que queda grabado lo que dices. Creo que lo que ejemplifica lo que se ha querido utilizar esta cosa tiene que ver con la dignidad de Irene Villa que dice: ‘Oiga usted, a ver si se cree que es nuevo que hagan chistes sobre mi persona, sobre el atentando tan brutal que sucedió. Obviamente, entiendo que alguien que hace un chiste no está queriendo alentar el terrorismo ni ofenderme’. Considero que los límites tienen que ver siempre con la ofensa, tiene que ser tal, no que se quiera utilizar políticamente. Que Irene Villa diga que no hay ofensa a las víctimas y que la Fiscalía recurra el archivo del auto yo no lo comprendo. Sobre todo, cuando la Fiscalía no suele actuar en los casos en los que no se trata de hacer chistes, sino en los casos en los que se amenaza a cargos públicos o se publica su dirección llamando a la gente a ir a agredirles como me ha pasado a mí. Y la Fiscalía no intervino. A mí esto me parece un límite distinto. Me insultan un montón en las redes sociales, me llaman de todo y me dicen barbaridades, y lo tomo como gente que es bastante maleducada y que no entiende que porque no te esté viendo la cara no tienes derecho a insultarme. Pero sí me parece pasar un límite serio que se publique la dirección de mi casa, la de mi familia, que se anime a la gente a ir a darme una paliza para que tenga conciencia de lo que soy, que se me diga que me van a enterrar y me van a hacer no se qué con un bate, y la Fiscalía no intervino. E interviene porque uno dice que unos tuits son ofensivos y la afectada dice que no le ofende. Pues a mí me sorprende esto.

11 comentarios

Azoteseth julio 8th, 2015

Entrevista interesante pero no entiendo porque no sale el nombre de los entrevistadores

Miren julio 8th, 2015

¡Vaya repaso a la actualidad! La entrevista, completa y muy interesante. Opino como Azoteseth en cuanto a la identificación del autor o la autora.

Tanio julio 8th, 2015

Sensacional entrevista. Aquí anticipaba lo que en febrero negó repetidamente. Tania Sánchez acabaría en Podemos e intuyo que otra vez con Pablo Iglesias de la mano. Muy pablesco todo…

Susiya julio 8th, 2015

Excelente e interesante entrevista,
Ahora bien, ¿ porque ese anonimato de quien escribe este artículo ?
No lo entiendo

Impasse Mag julio 10th, 2015

¡Hola! Gracias a todos por los comentarios. Somos una redacción de jóvenes periodistas que trabaja en equipo, por eso la firma es del medio. Nos alegra que podáis visitar la página con asiduidad. Pronto os sorprenderemos con más entrevistas interesantes. Un saludo a todos.

Ernesto julio 20th, 2016

Me han recomendado leer estas entrevistas y la verdad es que con determinados perfiles polítcos tenéis una actitud dócil, haciendo solo las preguntas que quieren oir y cuyas respuestas les pueden beneficiar. Sin ánimo de ofender me parecéis un medio más afin a una determindada odeología y eso suele aportar poco al lector (al menos en mi caso). Saludos.

Impasse Mag julio 20th, 2016

Gracias por tu comentario Ernesto.
Cada uno de nuestros colaboradores son profesionales acreditados con amplia experiencia y una trayectoria intachable.
Vuestra opinión nos hace crecer aunque no coincidimos en este caso con que seamos afines ideológicamente con ningún entrevistado.
Precisamente esa es una de nuestras ventajas competitivas. No estar cerca de ningún protagonista de la sección política.
Si no aparecen otros nombres es porque ellos no han querido, no porque no lo hayamos intentado. Es, quizá, la desventaja con la que jugamos los medios pequeños e independientes.
Gracias otra vez a todos.

Ernesto julio 20th, 2016

Gracias por la respuesta.

La trayectoria de sus colaboradores no se ha puesto en duda en ningún momento por lo que comenzar la respuesta poniéndose el cartel de victima me parece bastante injusto porque no están uds. ajustándose a la realidad de mi comentario.

Su opinión sobre su independencia así como la mia no dejan de ser opiniones, no verdades absolutas ni guerras otra vez victimistas de David contra Goliat. Personalmente me extraña no preguntar directamente a esta señora si milita en un partido comunista es que apoya el comunismo (ni imaginarme quiero las preguntas si el entrevistado fuera militante de un partido fascista) o directamente preguntarle, más allá de decisiones judiciales, por su comportamiento en la asignación de fondos públicos a su familia. Yendo a la entrevista de Cesar Calderon solo nombrar la corrupción cuando se habla del PP y obviarla en el resto de partidos protagonistas de casos como EREs o Bankia no me parece un gran ejercicio de objetividad la verdad.

No obstante, como decía no son más que opiniones.

Gracias. Suerte y un saludo.

Impasse Mag julio 21st, 2016

Gracias de nuevo, Ernesto

NievesG1978 octubre 18th, 2016

No coincido con Ernesto. Aquí, sencillamente, se ve a Tania Sánchez que no quiere entrar nunca nunca en detalles, como le pasaría si se le preguntara si es comunista. Además, ya estás dando por hecho que a alguien que militara en un partido fascista habría que preguntarle sobre eso. No sé, creo que están muy muy sesgados tus comentarios. Aún así, obviamente lo respeto y defenderé hasta la muerte que puedas seguir opinando.