open

«Ser modelo no era tan gratificante para mí, siendo actriz puedo hacer de todo»

22 julio, 2015

Sara Sálamo (Santa Cruz de Tenerife, 1992) está levantando la voz en la escena española enlazando personajes y tocando todos los palos. Se bautizó con el modelaje, para dar el salto a la Península con pequeños papeles en series de televisión como Arrayán, Aída, Águila Roja o Con el culo al aire. Probó fortuna en el cine de la mano de Santiago Segura e incluso ha cruzado la frontera en un par de producciones extranjeras. Ahora su reto es el teatro, donde interpreta a Geraldine en Lo que vio el mayordomo, una obra estrenada en Inglaterra cuando el hombre pisó la Luna y que pasará el verano en Madrid. Se cita con nosotros justo antes de su estreno, con los nervios corriendo por sus venas

Sara Sálamo

Impasse Magazine: ¿Había visto la obra ‘Lo que vio el mayordomo’?

Sara Sálamo: Esta obra lleva realmente un año de gira. Yo la había visto un par de veces y me gustó mucho.

IM: ¿Qué impresión le causó como público?

SS: La primera vez me pareció que estaba todo el mundo muy mal de la cabeza (Risas). La gente no paraba de entrar y salir, era un ritmo frenético, gente desnuda, gente vestida, para arriba y para abajo. Tiene un humor inteligente, me gustó mucho la crítica social que hace. Y sobre todo me divirtió.

IM: La adaptación a la obra mantiene elementos en inglés, como hablar de libras o del presidente Churchill. ¿Cree que mantiene esa gracia o hubiera sido mejor ‘traducirlo’ al humor español?

SS: No lo sé. Creo que tanto Julio Escalada como Tomás Gayo hicieron una versión muy buena porque me consta que los chistes británicos siguen funcionando en español, y es muy difícil mantener los gags. El hecho de mantenerlo me atrae como actriz porque me traslada a otro lugar y a otra época, dar peniques o libras, hablar de los libros de Charles Bukowski, aunque era estadounidense (Risas). Me llamó la atención e indagué en conocer más la cultura británica.

IM: Se incorpora a una obra de teatro que ya está en funcionamiento. ¿Qué cree que puede aportar?

SS: Intentaré dar lo mejor de mí. Aunque está feo hablar de una misma, según me comentan mis compañeros aporto mucha frescura al personaje al ser tan joven. Busco ser una niña inocente y muy cándida, mi objetivo es ser profesional. Tengo muchas ganas de empezar.

IM: Hay una parte de la obra que su personaje tiene que hacer de hombre. ¿Ha hecho alguna vez algo parecido?

SS: No, es la primera vez. Me ha costado mucho aprender a tocarme el paquete de forma natural (Risas). Pero me ha gustado la experiencia, al ver a mis compañeros cómo se ríen en los ensayos te vas viniendo más arriba. Es divertido. Creo que es la parte en la que más se puede lucir mi personaje, de hecho es de las partes que más me gustan de Geraldine.

«Trabajando soy otra persona distinta a la que soy en casa, no hay amigos ni pareja»

SSalamoPat

IM: ¿Le ha dado algún consejo especial Raúl Mérida?

SS: ¿Consejo especial? Que hable pausada. Aunque la obra sea frenética y lleve un ritmo muy loco, y aunque le quiera dar urgencia a la frase, no por ello tengo que decirlo rápido. Es la primera vez que piso las tablas profesionalmente, con lo que me han dado consejos técnicos. Sobre todo que vocalice y que esté tranquila.

IM: ¿Está nerviosa para el estreno?

SS: Sí. Estos días he visto la obra desde dentro, junto a mis compañeros, para calcular tiempos, porque hay muchos cambios de ropa todo el tiempo. Y cuando empieza la música de inicio, que es cuando se sube el telón y se descubre el diván, estaba histérica, como si fuera a salir yo.

IM: ¿Con lo que está mentalizada?

SS: Sí, pero es como un deber con gusto. En plan, ¡qué nervios pero qué guay! Esa adrenalina de los parques atracciones, esa sensación de que te da miedo pero que te gusta.

IM: Aunque ya había trabajado antes con él, ¿el hecho de compartir reparto con su pareja le pone más nerviosa o le tranquiliza?

SS: Trabajando soy otra persona distinta a la que soy en casa. De hecho, en muchos momentos me pregunta si estoy bien porque no me reconoce. Nosotros nos conocimos trabajando en la película ‘Tres 60’, pero cuando una se pone el mono de trabajo no hay amigos ni pareja. Obviamente fuera todos lo pasamos muy bien, pero los dos estamos en modo trabajo y aquí somos compañeros e intentamos ser lo más profesionales que podamos.

IM: En la entrevista que le hicimos a Julián López explicaba que él era serio, pero que cuando se subía al escenario, cambiaba de registro.

SS: Hay mucha gente a la que le pasa eso, sobre todo a cómicos. Pero ya por eso tiendes a pensar que todos son serios en la vida real. El otro día conocí a Pepe Viyuela y pensé que iba a ser serio. ¡Todo lo contrario! En todo momento bromeando, simpatiquísimo, es… increíble. La verdad es que me lo pasé muy bien.

IM: Es la más joven del reparto…

SS: La más joven y la más novata.

IM: Coincide en la obra con gente más mayor y experimentada, algunos con mucha trayectoria en el teatro. ¿Qué le dicen?

SS: Todos me han dado algún consejo. Pero yo alucino con Pep Munné, que lleva 40 años trabajando de esto. Por ejemplo, en los ensayos que han hecho para mí, está con la misma energía que si fuera la función. Le admiro mucho por eso, porque está siempre con mucha vitalidad. Estoy entre cajas, he visto la obra como nueve veces y me sigo riendo con él. Cada momento le mete algo, se nota que se lo pasa bien trabajando y eso es fundamental. El resto de compañeros igual, tanto Marta Belenguer, como Luis Fernando Alvés, como Carmen Barrantes, que es a quien sustituyo y me ha ayudado muchísimo. Está continuamente diciéndome truquillos, como por ejemplo cómo poner el vestido. Es curioso, porque ella se ‘desvirgó’ conmigo en televisión haciendo de mi ginecóloga en ‘B&B ‘y ahora soy yo quien me ‘desvirgo’ con su ayuda. Es encantadora.

«Estoy segura que si me llego a quedar en Canarias no sería actriz»

SSalamoVen

IM: Usted fue modelo. ¿Qué hay de interpretación en ese mundo?

SS: Alguna cosilla. Pero yo sinceramente lo aparté porque me faltaba eso, un algo más. Para mí no es tan gratificante, me aburre más. Necesito sentir un personaje. Desde pequeña he estado apuntada en todas las actividades extraescolares que puedes imaginar: kárate, bádminton, ping-pong, danza, voleibol… Siempre he querido abarcar muchas cosas y este trabajo te permite hacer de todo. De repente eres forense, luego profesor, después practicas artes marciales, etc. Puedes ser todo lo que quisiste ser con tu trabajo. Me gusta mucho.

IM: El miedo de un actor o actriz es estancarse en un registro. Aunque usted es muy joven aún, ¿lo piensa?

SS: Sí, si lo piensas. Es entendible que te ofrezcan de los mismos personajes por edad. Por ejemplo, las adolescentes cumplen un patrón, unas puedes ser más tímidas, otras más rebeldes, pero tienden a ser parecidas. Cuando vas creciendo das más el perfil de la mujer trabajadora, después al personaje de madre. Todas tienen algo en común. La cuestión es que tú intentes hacerlo diferente cada personaje, por mucho que tengan similitudes hay que intentar sacarle algo distinto para sacarle del cliché o de la norma.

IM: ¿Cree que las actrices que han trabajado antes como modelos tienen que demostrar más?

SS: Yo no he tenido esa sensación. Hice cosas de moda cuando era niña pero realmente no he sido modelo profesional como tal. Igualmente, confío mucho en mí, me quiero y creo que estoy dando el 100 %. Cuando uno está a gusto consigo mismo no suele prestar atención a lo que dicen los demás. Vine a Madrid muy joven, cuando tenía 18 años, con una maleta y un perro. Me considero valiente por haber dejado atrás mi familia, mis amigos y mi vida. No me siento juzgada por nadie. Yo doy todo lo que tengo y el resto no depende de mí. Tampoco he tenido en ningún momento la sensación de que la gente me prejuzgue. Si eres profesional, llegas a tu hora, eres buen compañero y lo haces bien, teniendo esas máximas, el resto viene solo.

IM: Nació y se crió en Canarias, pero como ha dicho que llegó muy joven a Madrid. ¿Cree que no hubiera conseguido trabajar como actriz si no se muda a la capital?

SS: Es triste, pero es así. Aunque ahora parece que se está abriendo mucho la industria en Canarias porque dan muchas facilidades para rodar. Lo curioso es que me han salido casting para las islas sólo desde Madrid. No recuerdo con quien lo hablaba, pero recientemente me dijeron que quien trabaja en Madrid tiene más experiencia que la que se puede tener en Canarias. Tengo amigos que se dedican a esto allí y es muy complicado, porque a Canarias le falta mucho ocio. No hay programación todos los fines de semana, la gente no tiene hábito de ir al teatro, se han cerrado todas las salas de cine… Puedes trabajar en pequeñas producciones o incluso producirte tus propias cosas, pero realmente es muy muy difícil. En cambio en Madrid hay mucha oferta, hay muchos casting, muchas pruebas. Por lo menos tienes más oportunidades de que alguien te vea, de mostrar tu trabajo. Es más escaparate. Estoy segura que si me llego a quedar en Canarias no me dedicaría a esto.

IM: ¿Qué le dicen sus compañeros de profesión que se han quedado en su tierra natal? ¿Se animarían a seguir sus pasos?

SS: No lo sé. Conozco a una pareja y él suele viajar a Madrid. Compagina el ir y venir porque le han salido cosillas aquí en producciones nacionales. Ella hace muchas obras de teatro, está bien pero sé que es difícil.

«Trabajar con Demi Moore me impuso mucho, pero luego ves que es una compañera»

SSalamoCaj

IM: Tiene mucha experiencia en series televisivas. En la que más continuidad tuvo fue en ‘Arrayán’, que la grababa en Málaga (se emitía en Canal Sur). ¿Cómo definiría esa experiencia?

SS: Un máster. Va a sonar mal, pero era una fábrica de churros en el buen sentido. Había un ritmo muy frenético que había que sacarlo sí o sí. Es una escuela. Como se aprende es trabajando, aquí o en cualquier profesión. Un abogado o un periodista, por mucho que se haya preparado, hasta que no ejerce no conoce el oficio de verdad. En ‘Arrayán’ aprendí muchísimo.

IM: En Toledo, cruce de destino fue su primera incursión en una serie nacional. ¿Qué supuso?

SS: Tanto en ‘Toledo, cruce de destinos’ como ‘Águila Roja’, ‘Aída’ o ‘Con el culo al aire’ fueron episódicos. Pero en Toledo fue la primera vez que me puse ante una cámara. Me acuerdo que el director me dijo: ‘Siéntate aquí y llora’. Aluciné. Estaba con Elena Irureta, una gran actriz, que me tranquilizó un montón, me ayudó mucho y se portó muy bien conmigo. Fue una gran experiencia. El acento fue un hándicap enorme. Mi primera frase fue ‘Sé que decepcionaré a mi padre’ y yo no sabía decirlo, no había manera. Tengo mi imagen en el avión que me traía a Madrid repitiendo constantemente ‘decepcionaré’. Quedó muy raro.

IM: ¿Lo ha vuelto a ver?

SS: Me dio mucha vergüenza, pero lo he vuelto a ver. Se ha quedado como una anécdota.

IM: ¿Y qué me puede decir de ‘B&B’?

SS: Es mi primer personaje fijo a nivel nacional. No había tenido la oportunidad de hacer crecer tanto a un personaje, desde lo insoportable y odiosa de los primeros capítulos hasta que lograr que la gente empatice contigo. De hecho, en esta segunda temporada es más intensa para ella con el embarazo. Yo estaba encantada con la tripa, me quería llevar botarga (disfraz de embarazada) los fines de semana. ‘B&B’ es muy especial para mí. Incluso en los pases de texto, cuando dialogábamos y yo la defendía, me miraban como si fuera insoportable. Pero yo me pongo en la piel de ella, a mí nadie me puede hablar mal de Cayetana. Le coges mucho cariño, le tienes que defender por encima de todo.

IM: Tiene una buena relación con uno de los actores y directores más conocidos de nuestro país, Santiago Segura. ¿Se le podría considerar tu padrino?

SS: No sé. La primera vez que vine a Madrid fui a ver con mi padre la obra Los productores, de Santiago Segura. La casualidad es que él fue el productor de mi primera película. Es un enlace raro. Fue una persona que confió en mí desde el primer momento, cuando hice el casting para ‘Tres 60’ apostó por mí y aparte tenemos una buena relación, porque es un hombre con el que se puede hablar de todo. Me parece muy inteligente, cercano, simpático, le tengo muchísimo cariño.

IM: ¿Es necesario tener un padrino para esta profesión?

SS: A mí nadie me ha dado trabajo porque sí. Todo lo que he conseguido ha sido a través de un casting, de una selección, he pasado muchos filtros, no soy hija ni nieta ni amiga de nadie. Incluso Santiago confió en mí a través de una prueba, no es que me conociera por la calle o de antes.

IM: Vamos con otra de sus facetas. ¿Qué es lo que más le gusta del cine?

SS: El tiempo. Dispones de más tiempo para preparar un personaje, para ensayar, para masticar. Así como en ‘Arrayán’ grababa ocho secuencias al día, en cine se hacen una o dos. Tienes toda la jornada para que eso quede perfecto. El look queda más bonito, tienes que hacer todo más pequeño, más contenido.

IM: ¿Eso también puede ser más exigente?

SS: Sí.

IM: Con lo que se puede presionar más.

SS: No, porque cada ámbito tiene su característica. Así como el cine es muy pequeño, aquí en el teatro tienes la libertad de poder expresarte y moverte como quieras, te puedes abrir gestualmente, y tienes la sensación de que se te puede ver la pequeña rayita del iris. Puedes jugar más. Cada cosa tiene su magia.

IM: En el cine ha trabajado en producciones extranjeras, como ‘The Glorious Seven’, de Harald Holzenleiter (aún no se ha estrenado), o ‘Wild Oast’, de Andy Tennant. ¿Qué diferencia hay con el cine de nuestro país?

SS: En la película alemana (‘The Glorious Seven’), aquello sí parecía más televisión que cine porque van rodando como locos. No se grababa una o dos secuencias al día, era todo seguido. Te dicen ‘Tienes que tirarte de un coche en marcha’. Y yo ‘¿Cómo? ¿No hay especialistas?’. Y me decían ‘No, esto es así’. Los alemanes con los que yo he trabajado son prácticos, hay que resolver la situación y ya está, no se andan con chiquitas. En el caso de ‘Wild Oast’ tuve un papel muy pequeño, pero rodé con Demi Moore. A mí me impuso muchísimo. El simple hecho de estar maquillándome al lado de ella… Yo me decía: ‘Es que es la teniente O’Neil, la tengo al lado’. Impone mucho, pero luego empiezas a rodar y ves que al fin y al cabo es lo mismo.

«Hay países de la Unión Europea que no tienen esta losa del IVA y su cultura funciona bien»

SSalamoEsc

IM: ¿Cómo lleva el inglés?

SS: Bien. Estoy recibiendo clases. Ahora que he tenido el parón de la serie voy una hora y media cada día. Creo que es importantísimo, no sólo en esta profesión, en cualquiera. Aparte me gustan mucho los idiomas, intento formarme.

IM: ¿Focalizaría su carrera para trabajar en el extranjero?

SS: Me gustaría primero hacer carrera aquí. Tener un hueco, afianzarme, adquirir experiencia y si mientras van saliendo proyectos fuera estupendo. No va reñido, podemos ir y venir. La cuestión es hacer personajes que nos gusten y estar en producciones que nos agraden. Y seguir trabajando de esto, que es muy difícil.

IM: ¿Tiene alguna actriz referencia en ese sentido?

SS: Verónica Echegui, me parece que lo ha hecho muy bien. Todas las producciones que ha elegido son proyectos muy interesantes, personajes diferentes, trabajando tanto en España como fuera. No puede llevar mejor su carrera.

IM: ¿Cree que en nuestro país se cuida la cultura?

SS: Ahora está un poco maltratada por este 21 % de IVA. Pero creo que va resurgiendo la cosa. Experimentos como la fiesta del cine demuestran que la gente quiere ocio, busca cultura, venir al teatro, ir al cine. Deberían darnos facilidades, no tiene que ser un lujo. Cualquier persona debería poder acceder a la cultura si quiere.

IM: ¿Qué tipo de medidas tomaría usted?

SS: No me quiero meter en berenjenales (Risas). Todos los días subo una imagen en mis redes solicitando que se baje este horror de 21 % de IVA cultural que nos han puesto. La gente comenta y me responde que también debería reducirse en alimentos primarios como la leche o el pan, que la ciudadanía también necesita comer. Estoy totalmente de acuerdo. Pero veo que hay países de la Unión Europea que no tienen este sacrilegio de IVA y su cultura funciona muy bien. Creo que deberíamos fijarnos en lo que se hace fuera, no ser tan cerrados de miras e intentar buscar soluciones. Sé que lo más fácil es dejar las cosas como están, pero creo que todos deberíamos arrimar el hombro y poner nuestro granito de arena para que la situación resurja.

No hay comentarios

Comments are closed.