open

Muere Roger Moore, el actor que dio vida al James Bond más irónico

23 mayo, 2017

Roger Moore, actor británico que saltó a la fama en la serie ‘The Saint’, ha muerto hoy a los 89 años y deja un legado de más de 50 filmes, además de su conocida faceta solidaria.

Moore dio vida al agente 007 un total de siete películas: ‘Vive y deja morir’ (1973), ‘El hombre de la pistola de oro’ (1974), ‘La espía que me amó’ (1977) ‘Moonraker’ (1979), ‘Sólo para tus ojos’ (1981), ‘Octopussy’ (1983) y ‘Panorama para matar’ (1985).

Fue el sucesor de Sean Connery en el papel del espía británico creado por Ian Fleming. Su testigo lo tomó Timothy Dalton que únicamente protagonizó dos películas como James Bond, 007: ‘Alta Tensión’ (1987) y ‘Licencia para matar’ (1989).

Moore interpretó a Bond y sus películas amasaron más de mil millones de dólares en taquilla. Pero se consideraba el cuarto mejor 007 en una lista que, según aseguró él mismo, encabezaban Sean Connery, Daniel Craig y George Lazenby.

Roger MoorePorque Moore (Londres, Reino Unido, 1927), entró en la franquicia del popular agente 007 en 1973 con el reto de relevar a Sean Connery, que en la ficción había velado por la seguridad de la reina de Inglaterra desde 1962 con su primera misión en el filme ‘Dr. No’.

El intérprete, que empezó su carrera como modelo, dio el salto a la saga cinematográfica más longeva con ‘Live and Let Die’, con música de Paul McCartney y dirección de Albert Broccoli, y con ese filme daría el primer paso para convertirse al personaje creado por Ian Fleming hasta la fecha.

Aunque el Bond de Fleming no se parecía al de Roger Moore, el actor consolidó su fama gracias a los tintes de humor irónico, su voz profunda y el carácter flemático que aportó a un personaje que, como él mismo reconoció en una entrevista en 2012, era poco realista.

«Lo primero, mi reacción era siempre: él no es un espía real. No puedes ser un espía real y que todo el mundo en el planeta sepa quién eres y cuál es tu bebida preferida. Eso era histéricamente divertido», explicaba el actor.

Con ese toque de humor, Moore estuvo durante doce años al frente del personaje que protegía en el cine a la reina de Inglaterra, y en la vida real Isabel II le concedió el título de sir o caballero en 2003 por sus «servicios a la caridad», ya que fue embajador de Unicef, asombrado por la labor de su amiga Audrey Hepburn.

Unos años más tarde, el 11 de octubre de 2007, Moore vería reconocida también su faceta puramente profesional con su flamante estrella en el paseo de la Fama de Hollywood.

Pierce Brosnan, otro británico unido a Moore por el papel de agente 007, ya había entrado en ese paseo unos años antes, en 1997, pero hasta la fecha los dos son los únicos James Bond con un hueco en esa avenida de Hollywood.

Roger Moore ha fallecido este martes 23 de mayo en Suiza, tras una breve pero intensa batalla contra el cáncer, según han informado sus hijos en un comunicado difundido por medios británicos.

Moore recibirá, como era su deseo, un funeral privado en Mónaco. Sus hijos, devastados por la noticia, resaltan el cariño del que ha estado rodeado el artista en los últimos días y aseguran que su amor se verá multiplicado por la admiración de las personas que a lo largo de todo el mundo le han conocido a través de sus trabajos en cine, televisión y teatro, así como por su faceta de embajador de Unicef, que él consideraba como su máximo logro.

«El afecto que nuestro padre sintió cada vez que se subió a un escenario o se puso frente a una cámara le impulsaron a seguir trabajando a sus 90 años», señalan sus vástagos, que recuerdan que su última aparición se produjo en noviembre del pasado año en el London’s Royal Festival Hall.

«Gracias Papá, por ser tu y por ser tan especial para tanta gente», señalan para añadir que sus pensamientos están ahora con su viuda, Kristina.

Fotografías: Roger Moore, Peter Ruck/BIPs/Getty Images.

No hay comentarios

Comments are closed.