open

Tecnodisrupción - Impas5e blogs -

Juan Miguel Gómez

Juan Miguel Gómez Berbís es colaborador de ImpasseMag, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid y socio fundador de Nimbeo y Universo iDEA. Apasionado del Kaizen y del Macallan con hielo. También es el autor de "Las Mentiras del Kaiser" y "La Quinta y el Espejo".

Marvel y los «océanos azules» como estrategia empresarial

Pocas cosas gustan más en Estados Unidos que las historias ‘from rags to riches’. Es decir, historias del ascenso social desde la pobreza a la riqueza. Sólo hay una cosa que guste más, y es una historia de ascenso desde la pobreza a la riqueza, con una tremenda caída, y a través del esfuerzo y la superación, la vuelta al éxito.

océanos azulesEsto es lo que ha sucedido con el muy alabado regreso de los infiernos de Tiger Woods. El campeón golfista que lo tenía todo, cayó y volvió a levantarse.

Un ejemplo perfecto es Marvel, la empresa que regresó de los infiernos y constituye ahora una leyenda tan grande, que todos estamos deseando ver ‘Avengers: EndGame’, la última entrega del universo que engendraron hace ahora diez años y el desenlace de una veintena de películas que formaban parte de un argumento global. La empresa que ha descubierto no uno, sino varios “océanos azules”.

Según el espléndido caso de negocio escrito por los profesores Michael Olenick, W. Chan Kim y Renée Mauborgne, de la escuela de negocios INSEAD, “Marvel: Restoring a Blue Ocean”, Marvel tiene la receta perfecta para uno de los grandes “océanos azules” del entretenimiento.

Pero no fue fácil. Marvel conoció la gloria en los comics de los años sesenta de la mano de Stan Lee y un equipo de guionistas de leyenda como Jack Kirby y Steve Ditchko. En prácticamente un lustro, crearon superhéroes cuyo imaginario nos acompaña aún hoy, tales como ‘Los Cuatro Fantásticos’, ‘El Increíble Hulk’, Los Vengadores’ o ‘La Patrulla X’, sin olvidar ‘Spider-Man’ o ‘Daredevil’.

¿Qué podía salir mal? Una serie de estrategias nefastas, errores empresariales y problemas de gestión (el caso es una obra de arte en su género y merece la pena leerlo), consiguió lo improbable. Marvel, esa increíble factoría de talento y dinero, se declaró en bancarrota el 27 de diciembre de 1996.

Hizo falta descubrir un nuevo “océano azul” para remontar la compañía. Un “oceáno azul”, en estrategia empresarial, se refiere a un mercado inexplorado donde la competencia es irrelevante. ¿Cómo lo hizo Marvel?

Creando un universo cinematográfico que habitaba en nuestro inconsciente con sus propias reglas: guiones llenos de de historias rodeados de superhéroes, y no a la inversa. Estrategia a largo plazo en las historias e interconexión entre todas ellas.

Desde la primera película, ‘Iron Man’, en 2008, cuando todos vimos emerger en los títulos de crédito a Nick Fury en la piel de Samuel L. Jackson y comunicar que quería hablar sobre la ‘Iniciativa Vengadores’ hasta la última que se estrenará en los cines esta semana.

Ahora que Marvel es parte de Disney, del mismo modo que lo es la saga de ‘Star Wars’. Ahora que lanzará su propio servicio de streaming,  Disney+, a finales de año, para tratar de arrebatarle su “océano azul” a Netflix, la empresa que revolucionó los contenidos audiovisuales tal y como los conocemos, la pregunta está clara: ¿cuántas otras sagas, otras leyendas, otros universos de superhéroes o de ficción verán su “océano azul”?

No hay comentarios

Comments are closed.