open

Nomofobia: Chicas de entre 14 y 16 años, las más dependientes del móvil

27 septiembre, 2017

Investigadores de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) lideran, junto con la Universidad de Deusto, el primer trabajo instrumental en español sobre nomofobia –miedo a salir de casa sin el teléfono móvil–. En el mismo, concluyen que las chicas entre 14 y 16 años son las más dependientes

Los investigadores han señalado que existe en la sociedad un miedo creciente, impulsado por contenidos culturales como la serie ‘Black Mirror’, de que “el mal uso de la tecnología pueda provocar que esta controle cada aspecto de la vida”. Esta representación ficticia de una sociedad futura pone el foco en uno de los problemas relacionados con el uso de las tecnologías que más preocupan.

En un contexto de navegación permanente y mensajería instantánea, una nueva psicopatología ha cobrado mucha fuerza: la nomofobia (de la expresión en inglés no mobile phone phobia) “es el temor a ser incapaz de comunicarse a través del teléfono móvil o de otros aparatos tecnológicos”.

Los comportamientos más frecuentes que presentan los afectados son “la obsesión por tener el teléfono siempre cargado y la ansiedad ante el pensamiento de no poder utilizarlo por cualquier motivo (datos, cobertura), evitando a toda costa situaciones en las que vaya a vivir esta circunstancia y dificultando, por tanto, el desarrollo de una vida normal”.

Las estadísticas muestran que los adolescentes y los jóvenes son los más vulnerables, como indica Joaquín Manuel González-Cabrera, director del grupo de investigación Cyberbullyng-OUT de la UNIR y primer autor del trabajo.

El estudio, publicado en Actas Españolas de Psiquiatría, supone la primera herramienta en nuestro país que cumple ciertos indicadores de fiabilidad y validez para la evaluación del problema.

Aunque existe una amplia literatura sobre aspectos relativos a un uso problemático de internet, la nomofobia “pone el foco en el miedo que desencadena perder el acceso a la información y a la red de contactos sociales”. Es necesaria, por tanto, la elaboración de estudios específicos que recojan el amplio abanico de situaciones relacionadas con la necesidad de control del individuo sobre su autonomía y conectividad.

Para analizar el patrón de uso problemático nomofóbico, los investigadores han adaptado y validado un cuestionario para evaluar 4 dimensiones y 20 ítems. A través de ellos se han establecido los perfiles de usuario ocasional, usuario en riesgo y usuarios con problemas.

“Un dato de gran interés es que casi el 25 por ciento podría considerarse un usuario de riesgo, y ello creemos puede tener consecuencias a medio-largo plazo. Serán necesarios más estudios, especialmente de seguimiento temporal, para evaluar su impacto en nuestros adolescentes”, afirma González-Cabrera.

El investigador también destaca que la franja de edad con mayor prevalencia está comprendida entre los 14 y 16 años, y que las chicas, al igual que en el resto de la literatura al respecto, presentan puntuaciones más altas que los chicos.

nomofobiaLos investigadores han contado con la dificultad añadida de la complejidad del término, aun no incorporado en los manuales de diagnóstico, como el DSM-V. Para ellos, la nomofobia podría situarse dentro de las fobias específicas, que, según el DSM-V, son el miedo excesivo e irracional a una determinada situación u objeto, como es no poder utilizar un teléfono móvil.

Esta opción sería posible asumirla siempre que no pueda explicarse con síntomas de otro trastorno como la ansiedad social.

El equipo de investigación de la UNIR está llevando a cabo también el desarrollo y validación instrumental de otros problemas como el FOMO (Fear of Missing Out, o miedo a perderse algo), también intrínseco a un estilo de vida hiperconectado, o el estudio del posible uso patológico de los videojuegos (Internet Gaming Disorder) sobre todo de juegos tipo MOBA (Multiplayer Online Battle Arena, o campo de batalla multijugador) como el ‘League of Legends’.

El uso del smartphone no es de por sí negativo, pero los expertos de la UNIR están convencidos de que no es inocuo, por lo que es necesario abordar una educación integral de las personas que las prepare para ser ciudadanos digitales.

“El grupo de investigación ha solicitado varios proyectos a convocatorias privadas para la realización de un plan de prevención e intervención en esta línea”. Beneficiarnos de las infinitas posibilidades que nos ofrece la tecnología y ser capaces de afrontar los riesgos debe ser un objetivo social y educativo primordial.

No hay comentarios

Escribe un comentario

*Campos requeridos