open

«No se valora igual una medalla masculina que una femenina por lo general»

11 junio, 2015

Para conocer a Lydia Valentín (Ponferrada, 1985) hay que descubrir su entorno. Para ello acudimos al Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde entrena de lunes a sábado. Es una de las referencias de la halterofilia mundial, una ‘rara avis’ porque en España apenas hay tradición en esta disciplina. Detrás de esa sonrisa perenne se muestra una mujer coqueta y una gimnasta en potencia

Lydia Valentín

Impasse Mag: Nació en Ponferrada, provincia de León. De la capital es Manuel Martínez, atleta español, especializado en la prueba de lanzamiento de peso, o Margarita Ramos, otra atleta dedicada a pruebas de fuerza y técnica como son el peso y el disco. ¿Tiene León algo de especial relacionado con esta disciplina?

Lydia Valentín: Bueno, creo que es casualidad. Está claro que hay grandes deportistas en la provincia, pero creo que es casualidad.

IM: ¿Por qué se acerca usted a la halterofilia? Es un deporte que no tiene tradición en nuestro país.

LV: Comienzo a los once años. Era una niña bastante deportista y tenía talento para los deportes. El centro de halterofilia estaba en el polideportivo de la localidad y el entrenador además llevaba varios deportes. Se fijó que destacaba en baloncesto, en atletismo, que era la que más corría en clase de Educación Física, veía que yo era una niña fuera de serie deportivamente. Se acercó un día y me propuso hacer halterofilia. Al principio no sabía muy bien lo que era y poco a poco pasaba al gimnasio a ver lo que era y me gustó tanto que dejé el resto de deportes y me centré exclusivamente en la halterofilia.

IM: ¿Tiene la sensación de que se pueda asociar demasiado esta disciplina al deporte masculino?

LV: Personalmente no. Igual a quien no lo conoce, pero yo no me suelo rodear de gente que no conozca la halterofilia. Todo mi ámbito lo conoce. ¿Se asocia más? Bueno, hay más licencias de chicos pero hay muchas chicas que practican halterofilia.

IM: ¿Se puede vivir de esto?

LV: Complicado. No. Hoy por hoy yo vivo de esto porque tengo una beca ADO gracias a la cual puedo dedicarme profesionalmente al deporte sin tener que trabajar. Si tienes resultados, eres medallista europea, mundial, puedes vivir. Después no, pero ahora mismo sí.

IM: No habrá muchos.

LV: Todos los compañeros que están aquí tienen un sueldo dependiendo de una puntuación considerando el peso y tu peso corporal. Todos mis compañeros estudian y entrenan.

IM: ¿Cree que las instituciones apoyan los deportes minoritarios?

LV: Negativo.

IM: ¿Y eso cómo podría arreglarse a su juicio?

LV: Metiendo dinero en el deporte base. La base es importantísima para que haya élite. Me estoy refiriendo a la halterofilia, eh. No hay dinero ni subvencionen a los clubes y los entrenadores no pueden tener una dedicación total y entrenar a niños para que practiquen esta disciplina. La mayoría lo hace de forma altruista en tiempo libre que pueden destinar a esta labor. Necesitamos más profesionales, entrenadores dedicados al 100 %, con un sueldo y eso hará que se fomente el deporte, se acerque a los niños y haya resultados.

«La halterofilia no es sólo fuerza bruta, tienes que tener fuerza física, técnica, coordinación y movilidad»

LV Entreno

IM: ¿En algún momento hay miedo que se caiga el peso o la barra puede hacer algún daño?

LV: Si se cae la pesa no pasa nada. Si fallas se cae.

IM: Hay vídeos virales de deportistas levantando el máximo peso que pueden soportar…

LV: Eso es powerlifting, no halterofilia, es diferente. Hay una denuncia por parte de la Federación a un medio que relacionó un accidente de powerlifting (cuando Tommy Dolan se rompió los cuádriceps al intentar levantar 280 kilos) en una información de halterofilia. Es malo porque daña la imagen de nuestro deporte. En halterofilia se te puede caer la barra pero tú te quitas. Estás entrenando diariamente y muchas veces fallas de forma repetida por muchos motivos.

IM: En redes sociales hemos visto varias imágenes que demuestran su agilidad, su flexibilidad. ¿Para este deporte también es necesario?

LV: Es muy importante. Aparte de coordinación, la flexibilidad y movilidad articular son fundamentales que hacemos gestos y movimientos que no podrías sin esas características.

IM: También se trabajará a diario.

LV: Todo. Yo dedico veinte minutos a estirar antes de hacer el ejercicio. La halterofilia es lesiva si no hay elasticidad y movilidad articular. Esto no es solo fuerza bruta, tienes que tener una fuerza física buena más una buena técnica, coordinación y movilidad. Si eres torpe no entras a la barra, no levantas… imposible.

IM: ¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en la halterofilia?

LV: Todo el mundo piensa que es muy lesivo, pero no lo es. No hay contacto y hacemos casi siempre el mismo movimiento. No es algo tan de choque como el fútbol, por ejemplo. Si empleamos una buena técnica es muy complicado. Es todo muy automático.

IM: Está en el mejor momento de su carrera. Ha obtenido el bronce en el Mundial (Wrocław-Polonia 2013), dos oros en Europeos (Tel Aviv-Israel 2014 y Tiflis-Georgia 2015). ¿La suya es la mejor edad para este deporte?

LV: Es algo muy personal, no lo sé. Yo me encuentro en el mejor momento, con mucho entrenamiento y con un nivel de madurez alto. Me veo a tope aunque algunos compañeros consideran que es mejor un poco más joven.

IM: Desde luego su trayectoria reciente es ascendente.

LV: Sí.

«En este deporte no puedes estar pensando en lo que están haciendo las rivales porque te bloqueas»

LV Espejo

IM: Hablando de eventos internacionales, independientemente del Campeonato de España, donde se encuentra entre las claras favoritas, ¿considera que tiene más opciones en el Mundial de Houston (Estados Unidos) o en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016?

LV: Hay que ir poco a poco. Es importante el Mundial para saber qué nivel hay en Río. El Mundial es fundamental para saber cómo estoy yo, y también las rivales.

IM: ¿Cambia la preparación en función del torneo?

LV: No. La intensidad es la misma, todo es igual. La planificación te marca unos parámetros y así vas a trabajar. Si vas mejorando en el entrenamiento, en la competición mejorarás tu marca.

IM: ¿Qué tienen los Juegos Olímpicos que los hacen diferente a cualquier otra competición?

LV: Está claro que los Juegos Olímpicos son lo máximo. No hay nada por encima de eso, a nivel deporte olímpico. Es muy difícil clasificarse y una vez que estás allí sientes que es la mejor competición a nivel deportivo. Sabes que has sacrificado cuatro años para estar allí y que vas a competir con gente de todo el mundo que tu deporte son los mejores del mundo. Todo eso lo hace diferente porque además te encuentras con otros deportistas en otras disciplinas que tienen los mismos sueños y en la Villa Olímpica se respira un aire especial. He estado en dos Juegos Olímpicos y merece la pena realmente. Hay gente que me dice: ‘Estás loca, cuatro años para una hora y media’, porque eso es lo que dura mi competición. De ese tiempo, los tres intentos de cada ronda, que al final son segundos. Merece la pena, es lo máximo.

IM: ¿Nota la presión de unos Juegos Olímpicos?

LV: ¡Claro, cómo no!

IM: El Mundial de Halterofilia es cada año, pero los Juegos son cada cuatro. En el momento en el que está compitiendo está concentrada, ¿nota ese cosquilleo en la previa?

LV: Sí. Ves a la gente alrededor, notas cierta presión, respiras los Juegos Olímpicos… Pero tienes que dejar todo aislado y pensar que es una competición como otra cualquiera en la que tienes que ir a por todas. Si yo doy lo máximo de mí y me dejo todo lo que tengo en esa competición, me voy a ir satisfecha. Tienes que intentar separar, porque si no te creas una ansiedad que te bloquea.

IM: Es muy psicológico.

LV: La mente tiene que estar limpia. Si no, apaga y vámonos. Hay que dejarlo de lado y disfrutar realmente de la competición, pensar que has entrenado perfectamente y luchar por hacer los mejores movimientos posibles, el mejor peso posible, dar lo máximo. Después ya vendrán las posiciones, porque no depende de ti. Tú tienes que hacer tu competición y después todo viene. No es como otros deportes en los que tienes que estudiar al adversario. En halterofilia no es así. Aquí levantas tu barra y puede que haya un juego de estrategia porque tengáis marcas parecidas, con una diferencia de uno o dos kilos. Si no, tienes que levantar y estar totalmente centrada, sean unos Juegos Olímpicos o un Campeonato de España.

IM: Se compite más con una misma que con las adversarias.

LV: Sí. Hay un ranking previo donde puedes ver si estas la quinta, la cuarta o la tercera y si tienes posibilidades de quedar la segunda o la primera, por ejemplo. Aunque no lo sabes, porque la competición da mil vueltas. Hay unas listas en la que los deportistas se inscriben con un total. Luego todo puede cambiar, por eso tienes que hacer tu competición. No puedes estar pensando en lo que están haciendo las rivales. En el calentamiento estas concentrada en lo que tú vas a hacer y el entrenador te va diciendo cuánto peso tienes que coger. Es imposible controlar tus marcas y las de tus rivales. Te terminas bloqueando y tienes que estar muy centrada en ti, porque si no en el momento de la verdad no cumples.

«Pensar que soy la inspiración de chicas para practicar halterofilia me enorgullece»

LV Venda

IM: Mireia Belmonte, Ona Carbonell, waterpolo, baloncesto… ¿por qué el deporte femenino está en auge?

LV: En Londres 2012 se consiguieron bastantes medallas y a raíz de ahí las chicas estamos despuntando bastante más que los chicos. ¿Por qué? Porque cada vez más mujeres practican deporte, a lo mejor también es casualidad (Risas). Es que yo creo mucho en las casualidades. Se ha juntado una generación que ha sido buena en sus respectivos deportes. Esperamos que siga así y que se valore igual que la gesta de un hombre, porque en ocasiones no hay tanta difusión ni se retransmiten las competiciones de las chicas, no se valora igual una medalla masculina que una femenina.

IM: ¿Ustedes, las deportistas, lo notan?

LV: Yo a nivel de halterofilia no, pero sí que veo que hay desigualdades. Por ejemplo en fútbol. No tiene nada que ver el masculino con el femenino. U otros como el baloncesto o el waterpolo. En mi caso no lo noto tanto por el hecho de que competimos igual, tanto chicos como chicas durante los mismos días. En nuestra disciplina cobra lo mismo un campeón del mundo que una campeona. Por eso te digo que en mi caso no lo noto. Pero si lo palpo en general. Por eso, tenemos que valorar sus gestas y hay que fomentar que las deportistas salgan en medios de comunicación. ¿Para qué? Para que las niñas lo vean desde pequeñas, al igual que ven a Nadal, Messi o Cristiano. Para que se conviertan en referencias y se potencie el deporte femenino de base, que es importante.

IM: Usted ya es una referencia en la halterofilia.

LV: Sí, de hecho me escriben madres que me cuentan que tenían dudas sobre que sus hijas practicaran halterofilia, pero que al verme a mí se han ilusionado. Tengo mensajes de ese estilo. Para mí es una alegría el hecho de que yo sea una tranquilidad para esas madres, que comprueben que no hay nada malo en practicar halterofilia. Pensar que a muchas chicas les sirvo de inspiración para meterse en este deporte es un orgullo, estoy muy agradecida. Cuando deje de ser profesional, me gustaría fomentar más este deporte. Considero que es muy complicado el trabajo de entrenadora, pero sí me gustaría hacer captaciones de talentos por los colegios o dar charlas sobre qué beneficios tiene la halterofilia y que puede descubrir. Tengo mucho aprendizaje después de tantos años y no me gustaría quedarlo sólo para mí, sino también compartirlo.

IM: Sé que eres muy admiradora de Rafa Nadal. En unas declaraciones, el mallorquín valoraba muchos los deportistas pioneros de algunas disciplinas en España, como pudiera ser Severiano Ballesteros en el golf o Ángel Nieto con las motos. En ese grupo tal vez podríamos incluirla si hablamos de halterofilia.

LV: Totalmente. La gente cuando piensa en halterofilia se acuerda de mí.

IM: Eso tiene muchísimo mérito…

LV: En nuestro país apenas hay tradición en la halterofilia. No es como en países del Este, donde tienen una metodología de entrenamiento, con monitores de muchísima calidad entregados totalmente a este deporte. Que nosotros estemos luchando en los podios tanto europeos como mundiales con este tipo de rivales, con una trayectoria de trabajo de años y años, es bastante bueno. Eso significa que algo se está haciendo bien y vamos por el buen camino. Hace años era impensable imaginarse este panorama y actualmente estamos entre las mejores. Luchamos contra Rusia, que es el máximo exponente, Corea del Norte o China, países que son prácticamente intocables. Y ahora España está ahí también.

«La edad de la retirada en este deporte depende de cómo te has cuidado, tu genética o la ilusión»

LV Barra

IM: ¿Qué haces fuera del deporte?

LV: Este año y el próximo estoy dedicada 100 % al deporte, me quiero centrar en la preparación. Es una vida muy rutinaria, que es la clave para llegar lejos. Así que hago muy pocas cosas (Risas). No sé, cualquier cosa que pueda hacer una chica de mi edad, pero obviamente con una gran diferencia: que todo gira alrededor de la halterofilia. Es todo muy marcado, la comida, las horas de sueño, etc.

IM: Pero si sale con amigas y ellas se quieren tomar una cerveza, ¿usted se tiene que cortar?

LV: Cuando salgo con amigas de Ponferrada es en la época de vacaciones. Cuando salgo por aquí estamos todos en la misma situación. Entonces es: ‘¿Nos vamos ya? Es que estoy reventado’. No aguantamos nada, te vas a la habitación, descansas, ves una película, cosas suaves… Pero cuando estás de vacaciones, como por ejemplo ahora después del Campeonato de España que me voy una semana, ahí te vas a la playa, sales con tus amigas, como una persona normal, porque tienes que desconectar totalmente. Hay que aprovechar bien esos siete días porque después vas a flipar.

IM: ¿Se puede conciliar la vida profesional y ser madre?

LV: Es complicado. Ser padre sí.

IM: ¿Hay padres en el CAR?

LV: Sí, en Gimnasia hay un chico muy jovencito, que tiene unos 21 años. Es algo excepcional. Sí que conozco deportistas de halterofilia en otros países que cuando terminan el ciclo olímpico se quedan embarazadas. Es decir, acaban los Juegos Olímpicos, pasan el periodo de gestación, tienen al bebé y al año y pico regresan a la competición. Fue el caso de dos polacas después de Pekín 2008. Lo van programando. Yo personalmente ni me lo he planteado.

IM: ¿Hasta qué edad se compite al más alto nivel en la halterofilia?

LV: Depende. En mi caso sé seguro que voy a estar en el CAR hasta después de los Juegos de Río, que ya tendré 31 años. Después miraré cada año si estoy bien y quiero seguir. Es que no sé, cuando tenga 33 comprobaré cómo estoy para continuar en el centro. No sé. Por ejemplo, la segunda mejor de España (Estefanía Juan) cumple este año 34, en agosto, y hace marcas increíbles. Y también he tenido compañeros que con 25 estaban partidos por las operaciones. Cada caso es distinto, en función de cómo te has cuidado, tu genética, la ilusión… También es un estado mental. A ver, también influye la naturaleza, con 40 es imposible. Pero si quieres alargar tu carrera un poco más, se puede. Aunque ya llega a una edad que quieres hacer una vida normal.

No hay comentarios

Comments are closed.