open

“Soy pragmático y antepongo el interés general a las patadas en la espinilla”

9 septiembre, 2015

Hemos sacado de la oficina de su grupo a Luis Salvador (Córdoba, 1963) en un grato encuentro para hablar de política y ciudadanos. Su trasiego político combina el rojo y el naranja. Su discurso, sensato y cabal, permite atisbar el callejón sin salida en el que se han encontrado Mas y Junqueras, descifrar a qué está esperando Mariano Rajoy para convocar elecciones, o asimilar los últimos meses de rutina estratégica municipal en el consistorio granadino

Luis Salvador

Impasse Magazine: Para empezar le diré que tenemos dos cosas en común. La primera es que hemos estudiado en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de Granada. Usted es Licenciado en Políticas. ¿Ha cambiado su perspectiva con respecto a la visión de este mundo alrededor de la política que tuviera aquel estudiante cordobés durante la carrera?

Luis Salvador: Era de los estudiantes que ya había mostrado inquietud en la materia y había iniciado mi camino dentro de un partido político. A la hora de estudiar esa carrera pude aprovechar el tiempo mejor que otros estudiantes. Se puede estudiar Ciencias Políticas sin tener contacto con la política pero con ese factor se puede aprovechar mejor y servir de refuerzo para dedicarte a ello.

IM: La segunda es que ambos hemos estado fuera de Andalucía por diferentes asuntos profesionales. Usted ha sido senador del PSOE por Granada casi ocho años, en dos legislaturas diferentes, y ha tenido que estar mucho por Madrid. Eso sin mencionar que entre los cuatro y dieciocho años ya había vivido en la capital. ¿Los problemas de la tierra se analizan de manera distinta cuando se miran desde el prisma de la distancia, cuando se conocen otras ciudades, quizá?

LS: Completamente. En dos planos. Cuando conoces más mundo, otras ciudades de España, más fácil es identificar los problemas de tu ciudad. Incluso desde el aspecto sociológico de cómo somos los granadinos, a qué le damos valor. Te permite tener una visión más amplia y por tanto es más fácil que puedas ver soluciones. Y luego también en cuanto a la rapidez con la que nos movemos. Los ritmos son diferentes. El haber pasado una serie de años en Madrid, aparte de tocarme un poquito el acento, me dio un sentido de aprovechamiento del tiempo que me permite ahora en Granada hacer muchísimas cosas a un ritmo superior.

IM: ¿Y por qué siempre existe la sensación de que a Granada le falta algo para acabar de explotar ese potencial que fuera todos dicen que tiene?

LS: Para que un proyecto político, de convivencia y de comunidad salga adelante hace falta que sus élites sepan dónde quieren ir, no sólo la clase política, hablo en conjunto. Si algo nos ha caracterizado a los granadinos han sido las diferencias entre unos y otros. Somos la tierra del quejío. Y además, los partidos políticos no han sido capaces de situar a Granada en la prioridad política de la Junta de Andalucía ni del Gobierno de la nación, como sí han hecho las direcciones de los mismos partidos en otras provincias. La dirección del PP o del PSOE de Sevilla son capaces de situar sus prioridades políticas y por eso se acometen primero sus programas, luego los de otros, y así sucesivamente, y los últimos son siempre los de Granada. Es un problema de prioridades. Las autovías se han terminado las últimas, el AVE va a llegar cuando ya está en todos sitios, la estación será la última y como consecuencia de los recortes nos tocará la más pequeña, el corredor mediterráneo no alcanza nuestra provincia, la presa de Rules no se pone en marcha. En otras ciudades se cumple y a Granada no se llega.

IM: ¿Son peores políticos o simplemente no quieren molestar a los que mandan para no perder su sitio?

LS: Yo creo que es producto del sistema. En el PSOE y el PP no se lleva la disonancia o la reivindicación. Por lo que conozco y veo, las direcciones de Granada de ambos partidos a veces parecen becarios frente a las direcciones regionales o nacionales. Otros aprietan más. En Granada no se atreven a levantar la voz. No ocurre lo mismo en Sevilla o Málaga.

IM: Muchos le han conocido como naranja pero, como dijimos antes ha sido usted socialista, como quien dice, hasta antes de ayer. En 2013 deja usted su acta del partido. ¿Por qué? ¿Qué no tenía y quizá todavía no tenga el PSOE y usted haya encontrado en Ciudadanos?

LS: Porque Ciudadanos representa algo nuevo en el concepto de la política española. Es un método cercano, sin enfrentamientos. Sin partir de posturas antagónicas. Aplicando el sentido común. Diálogo, consenso y acuerdo.

IM: ¿De verdad fue por los cambios en el gobierno de la Junta que pusieron al frente a Susana Díaz?

LS: No. Siempre he tenido la vocación de que la política sirve para unir y para buscar consensos. Entiendo que no hay rivales ni enemigos, sino que, como dice Albert Rivera, somos compatriotas y tenemos que buscar acuerdos. Ciudadanos es el partido en el que puedo hacer lo que siempre he intentado hacer en el Partido Socialista. Yo he cuestionado el sistema y las redes clientelares dentro de los partidos como preámbulo de la corrupción que se daba fuera. Cuestionaba la falta de meritocracia para acceder a los puestos, o la no rendición de cuentas. También la falta de democracia real interna. Empecé a reivindicar “un militante, un voto”. Ahora lo hace todo el mundo pero en ese momento en el PSOE no lo hacía nadie. La corrupción imperaba y desde el PSOE la corrupción mala era la del PP, y viceversa. Ciudadanos defiende una lucha implacable contra la corrupción. Si dejé el PSOE, como hubiese dejado el PP, fue por lo que tantos miles de españoles les han dejado. Yo lo tuve claro desde un primer momento.

IM: Dicen las malas lenguas que le echaron del partido en Granada, vamos que no le tragaban.

LS: Quien diga eso miente absolutamente. En primer lugar porque me fui yo. Mandé un burofax a Óscar López que era secretario general federal. En Granada intenté hacer cosas como presentar una opción provincial pidiendo el voto de cada militante y en ese proceso me hicieron todas las trampas del mundo. Queríamos demostrar que el sistema no funcionaba, que estaba controlado. Intentamos probar que el sistema no funcionaba en las primarias de Susana Díaz, que fueron un absoluto tongo. Mi discurso siempre fue crítico, desde la razón y denunciando las cosas. Decidí que había cubierto una etapa y lo anuncié. Di el paso y lo dejé. Nadie me echó. Otra cosa es que fuera una voz disonante pero justificada, sin protestar sin más, con lealtad y haciendo crítica interna para cambiar cosas. Las personas que lo han intentado dentro de una estructura clásica se ven abocados al ostracismo. Eso sí lo he vivido.

IM: Y luego van y apoyan a Susana Díaz en la investidura.

LS: No tiene nada que ver. Ciudadanos da respuesta a la coyuntura que se está planteando. Tuvimos la opción de poner la sensatez y el sentido común encima de la mesa. Proponer medidas y condicionar parte de la acción del gobierno andaluz. A partir de aquí avanzar y permitir que se iniciara la legislatura. Pero Ciudadanos no le ha dado el gobierno al Partido Socialista. Se lo han dado sus 47 diputados. Ciudadanos no quiere que gobierne el PSOE frente a cualquier otro partido porque queremos gobernar nosotros. Igual que hemos hecho en Andalucía con el Partido Socialista, hemos hecho en la Comunidad de Madrid con el Partido Popular, en la Diputación de Granada con el PSOE o en el Ayuntamiento de Granada con el PP. Las instituciones no se pueden atrancar. Intentamos aportar medidas que favorezcan a los ciudadanos y que los gobiernos sean más humildes y tengan que consensuar las cosas.

“El origen ideológico de Podemos es Izquierda Unida versión siglo XXI con lazos del frente bolivariano en Latinoamérica”

LSMes

IM: Si en aquella época, el nivel de madurez o consolidación de Podemos hubiese sido como el de la actualidad, ¿habría tenido en cuenta esa opción?

LS: No. No hubiera estado en Podemos por varios motivos. Respeto a los votantes de Podemos y a sus miembros pero el origen ideológico es Izquierda Unida versión siglo XXI. Es un concepto de izquierda que también proviene con muchos lazos del frente bolivariano en Latinoamérica. Lo conozco bien. He sido observador electoral internacional y estuve en las elecciones donde Evo Morales alcanzó el poder. He estado en muchos de esos países y conozco cómo funcionan. Entiendo que ese no es el modelo de sociedad al que aspiramos. Creo además que Podemos tiene muchas contradicciones. No se puede defender el independentismo o flirtear con organizaciones terroristas. Coincido con Podemos en el diagnóstico crítico del sistema, y que hay una parte de la sociedad que ha sido excluida. Pero en las soluciones, en la visión de país, y en la concepción de la política no tenemos en absoluto el mismo modelo.

IM: En las nuevas formaciones como ustedes o Podemos afloran muy rápidamente escisiones (En el caso de Ciudadanos hemos conocido que en Valencia los descontentos con Ciudadanos se han unido a las siglas herederas del CDS de Adolfo Suárez y han constituido Ciudadanos del Centro de Democrático (CCD) como alternativa centrista) ¿A qué cree que se puede deber?

LS: Hay que separar lo que representa Ciudadanos y las personas que quieren estar dentro para hacer crecer esta realidad, frente a los profesionales que buscan el poder en distintos partidos. Algunos sólo buscan la oportunidad de optar a un puesto de relevancia o poder político pero si pierden las primarias, o se encuentran que hay que trabajar más de la cuenta, y se dan cuenta que no es tan fácil como pensaban, están dispuestos a montar otro partido para concurrir al proceso electoral. Es normal. Que haya personas que entren y salgan del proyecto es normal hasta que pasen unos años, se asiente, y que no haya gente que busque sólo un cargo político.

IM: Es una pena que para algunos la política sea buscar un despacho. Ahora, le voy a enseñar un titular. Es una frase que dijo una colega de partido, Begoña Villacís, ahora portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, que en una entrevista para nuestro magazine decía: “Tras las elecciones de Andalucía Ciudadanos nos convertimos en una realidad” ¿Está de acuerdo? ¿Fue ese un punto de inflexión?

LS: En una realidad nacional. Ciudadanos ya existía tiene un recorrido importante en Cataluña. La fórmula es buena y los ciudadanos lo reconocen. Las palabras de Begoña son acertadas pero añadiría “a nivel nacional”.

IM: ¿Qué relación tiene con Albert Rivera, el alma mater de Ciudadanos?

LS: Amigo. (Medita) Hemos tenido dos tipos de relación. La primera como amigo en partidos distintos pero con un nivel de confluencia en la visión política absoluta. En cualquier ámbito o tertulia, la coincidencia entre nuestras opiniones era muy alta. Ahora tenemos una relación formal dentro de la estructura de partido. Mi relación personal con Albert Rivera es la misma. Antes era solo mi amigo y ahora es el presidente de mi partido.

IM: ¿Qué escenario tras las elecciones catalanas? ¿Qué papel juega su partido?

LS: Los catalanes saben que si votan a nuestro partido votan la oposición al nacionalismo. Un mismo discurso en diferentes lugares que apuesta por la unión de diferentes personas que quieren sacar el país adelante. Los demás tienen una crisis de identidad. El PSC no sabe definirse y el PP es un desastre. A veces nacionalistas, a veces populistas. La opción seria en Cataluña es Ciudadanos, por eso crece en el resto de España.

IM: Rivera decía esta semana en una entrevista que su objetivo es que lo catalanes voten y que haya un gobierno catalán leal con España. ¿Cataluña va a ser independiente?

LS: Cataluña va a seguir formando siempre parte de España mientras siga existiendo España. No tengo duda. Incluso las encuestas dicen que el apoyo al nacionalismo ha ido descendiendo. El apoyo aumentó en un momento de crisis donde se potenció la idea de que España robaba a Cataluña y hemos sabido que quien robaba eran los dirigentes catalanes. Los problemas eran por España y hemos comprobado que eran por la falta de capacidad de gestión de los gobernantes. El nacionalismo ha bajado tanto que ahora dicen que valdría un 40 % de los votos. Están dispuestos a hacer la declaración unilateral, un auténtico sinsentido. Mas, Junqueras y los nacionalistas se han metido en un callejón sin salida. Han alentado la identidad catalana con muchos engaños reinventando la historia. La marcha atrás pasa por una sustitución de la élite nacionalista que ha llevado esto a un punto de no retorno y de difícil solución.

“El nacionalismo catalán aumentó con la crisis porque se potenció la idea de que España robaba a Cataluña”

LSFuen

IM: En las elecciones municipales de marzo usted logra unos resultados muy positivos. Tanto es así que tuvieron la llave de la alcaldía de Granada. Después de tenerlo prácticamente hecho con el PSOE, a última hora cierran acuerdo con el PP. Explíquenos la carambola.

LS: Nunca lo tuvimos prácticamente hecho ni con socialistas ni con populares. Desde el primer momento dijimos que queríamos cambiar la forma de gobernar. Que el partido que gobernara se acercara a la oposición y consensuara las políticas. Tras los resultados llegó la negociación y pusimos la condición al PP de que el alcalde actual, José Torres Hurtado, tenía que dar paso a una nueva etapa por su coyuntura personal, por sus características, por llevar doce años gobernando, superando el límite de ocho que defendemos, por todo. Iniciamos las conversaciones con el Partido Popular porque tenía once concejales frente a ocho de los socialistas. Desde el minuto uno se enrocó y no abría la puerta y nosotros siempre fuimos avanzando, de hecho, de forma paralela firmamos un acuerdo y tuvimos diferentes encuentros con el PP provincial. Abrimos otra línea de negociación con el PSOE que era el otro partido que podía gobernar, porque no queríamos gobierno con Vamos Granada. Nos plantearon un documento que debíamos firmar. Esa firma daba el consentimiento para aprobar de manera ciega los presupuestos locales de 2016 sin conocerlos. Además, nuestra firma nos comprometía a estar de acuerdo en una subida tremenda de impuestos para financiar todos los planteamientos del documento. Y un tercer punto pedía que los firmantes del documento se comprometieran a formar gobierno, lo que significaba constituir un cuatripartito, ya que el PSOE ofreció el documento a Vamos Granada e Izquierda Unida. Con esas condiciones no podíamos cerrar acuerdo con el Partido Socialista. No era un proyecto nítido. Finalmente el PP cedió y asumió que Torres Hurtado daría un paso atrás, pero después de las elecciones generales. Tuve un contacto personal con el alcalde. Que Torres Hurtado no debiera seguir siendo alcalde no era una cuestión personal de Luis Salvador, solo una acción política de Ciudadanos. Cuando el PSOE se enteró que habíamos tenido ese contacto con Torres Hurtado hizo explotar la posibilidad de seguir hablando. Concretamos entonces con el PP que nos íbamos a abstener para favorecer que comenzara la legislatura con el compromiso de cerrar un acuerdo importante que desatrancara los problemas de Granada. Posteriormente firmamos un documento con 50 puntos que han dado lugar a diferentes avances para la ciudad.

IM: Entiendo que a partir de diciembre Granada debería tener nuevo alcalde.

LS: Nosotros quedamos que después de las elecciones generales retomaríamos este debate. Después veremos cómo está la ciudad, cómo se desarrollan los compromisos, veremos todo y hablaremos.

IM: O sea que no.

LS: Cerramos ese punto porque teníamos que centrarnos en la gobernabilidad e intentar ser positivos para hacer cosas que se perciban claramente. Cuando pasen las elecciones generales hablaremos.

IM: Y todo después de que los populares le vilipendiasen en campaña. Panfletos, cuñas de radio, improperios, quejas. No se entiende.

LS: Hablaban de dos cuestiones que eran falsas. Decían que llevo veinte años comiendo del PSOE, cuando llevo treinta como funcionario de carrera. Como de ser funcionario y lo vendían como que estaba trincando. Después daban por hecho que teníamos el acuerdo ya firmado con el Partido Socialista. Soy pragmático y antepongo el interés general a las patadas en la espinilla. No me gustan y por eso exigimos que pidieran disculpas pero no matizan mi acción política porque perjudicaría a los granadinos.

IM: En su página web personal tiene una frase de Séneca que acaba diciendo “…concordar las palabras con la mente”. Créame si le digo que habrá algunos que consideren que usted no ha sido coherente.

LS: Para que los cambios se vean hay que darles tiempo. Aun así se han hecho muchas cosas que llevaban años atrancadas. Cambia la actitud del equipo de gobierno; asumen errores y piden disculpas como la frase machista del alcalde y que fue portada nacional; pidieron disculpas por la campaña contra mí; la Biblioteca del Zaidín en Las Palomas se ha abierto de acuerdo con nosotros; se ha acordado que el Covirán Granada juegue en el Palacio de Deportes; se ha puesto en marcha el observatorio para la movilidad; se han creado nuevas concejalías; y está en marcha la moción para la petición de soterramiento de las vías del AVE a su paso por la Chana.

“Vamos Granada, Izquierda Unida y Partido Socialista prefieren la confrontación para obtener rédito político. Buscan desacreditar y prefieren distorsionar”

LSPri

IM: Hablemos de diferentes temas de actualidad. ¿Qué sucede con la televisión pública en Granada? Ha habido denuncias, acosos, despidos, una edición partidista, tráfico de influencias. Y al final, la gestión de esa empresa municipal no ha cambiado. Parece que pasa el tiempo y, bueno, algunos pensarán que ya se nos ha olvidado.

LS: Todos los partidos de la oposición coincidimos en el último pleno que teníamos que cambiar la dirección de la televisión. El único partido que puso encima de la mesa que debía cambiarse también la dirección política de TG7 fue Ciudadanos. Ningún otro partido lo consideraba. Nos mantenemos en la misma postura. Intentaremos que haya un cambio político y en la dirección de la televisión con el objetivo de abrir una nueva etapa. La comisión de control y seguimiento debe ser puesta en marcha sobre una nueva etapa con una nueva dirección política y técnica para que tenga credibilidad el trabajo de los partidos dentro de ella. En lugar de hacer ruido, follones o líos, usamos el diálogo para alcanzar el consenso y la petición de que haya una nueva etapa en TG7 está encima de la mesa, y seguirá.

IM: Un ejemplo de ese ruido…

LS: En asuntos como el soterramiento en el barrio de la Chana o el observatorio de la movilidad, tanto el Partido Socialista como Izquierda Unida buscan desacreditar y prefieren distorsionar. Reconocer que desde el gobierno se hacen cosas bien no es bueno porque entonces nadie quiere cambiar. Nosotros buscamos tender puentes entre el equipo de gobierno y la oposición  para no perjudicar a los granadinos y remar en una sola dirección. Los granadinos también deben vigilar a la oposición y darse cuenta de que Vamos Granada, Izquierda Unida y Partido Socialista prefieren la confrontación para obtener rédito político.

IM: Vuelvo a lo de antes. ¿Van a pedir entonces la dimisión de Juan Antonio Fuentes, responsable de la radiotelevisión municipal, y de Cristina García, directora de TG7? (A la hora de la publicación de esta entrevista algunos medios publican que Cristina García ha sido cesada después de negarse a dimitir, aunque esta información no está confirmada oficialmente al cierre de la publicación).

LS: Hemos pedido cambios en los dos sitios.

IM: El botellódromo. Un asunto por el que Granada siempre está en primera plana nacional.

LS: Como todo, no es ni sí ni no. La irresponsabilidad de decir sí al cierre, como dice el Partido Socialista, significa llenar de botellones todas las plazas de la ciudad, como sucedía antes. Hay que adoptar medidas en distintos plazos. Hay que rebajar el nivel de presión que reciben los vecinos para que noten que algo cambia a mejor y a partir de ahí abrir un proceso participativo para saber cómo ofrecer una oferta de ocio para evitar la cita de los jóvenes en el botellódromo.

IM: El empleo. ¿Cómo se genera empleo de calidad en una ciudad que solamente tiene dos grandes focos potenciales: la Universidad y los centros sanitarios de referencia?

LS: Es posible teniendo creatividad. Por ejemplo, podemos desarrollar políticas de Smart Cities. Podemos crear un entorno favorable para la creación de un mercado de ciudad inteligente con productos para la ciudad donde intervengan emprendedores, la Universidad de Granada, las instituciones, etc. Se trata de aprovechar oportunidades. Vamos a proponer que el Parque Tecnológico de la Salud esté descentralizado y existan diferentes focos de desarrollo, como por ejemplo en la costa, y repensar Granada creando un circuito de progreso.

IM: Usted dijo que llevaría la limpieza al Ayuntamiento pero no le va a dar lugar a afrontar los retos desde el consistorio. Encabeza la lista de Ciudadanos Granada al Congreso de los Diputados. Habrá algún votante que se sienta defraudado.

LS: Independientemente de que consiga el acta de diputado voy a seguir trabajando por Granada, y con el mismo equipo con el que trabajo ahora. La diferencia es que a las reuniones de los lunes por la mañana en el consistorio asistiría el diputado nacional. La coordinación sería la misma. Un parlamentario de Ciudadanos en Madrid es más importante para Granada que tres del PP o del PSOE.

“Un parlamentario de Ciudadanos en Madrid es más importante para Granada que tres del PP o del PSOE”

LSPat

IM: ¿Qué le parece la fecha que plantea Rajoy para las Generales? Eso es apurar hasta el último minuto. ¿Cree usted que está haciendo tiempo para reformular una estrategia que le reafirme en la Moncloa o piensa usted que habrá un cambio de gobierno?

LS: Rajoy se ha caracterizado por incumplir lo que prometió en su programa electoral, tanto a nivel económico como general. Ha estado desaparecido completamente de cualquier debate sobre cuestiones vitales para España. Ha intentado esperar indicadores económicos que puedan ser un poco mejores para poder decir al final que las reformas que han hecho han servido para cambiar. No han cambiado ni han mejorado el modelo productivo. No ha habido respuesta al desempleo estructural. No hay innovación ni I+D+i para desarrollar crecimiento. Está haciendo un cálculo electoral. Rajoy es el líder peor valorado y eso es por algo. Como decía Rivera, “a todos los que no les guste Mariano Rajoy, que no le voten”. Yo añado: “a todo el que le guste Albert Rivera, que le vote”.

IM: ¿Si Ciudadanos tiene que pactar con PP, PSOE o Podemos, a quién descarta de antemano?

LS: Ciudadanos sólo descarta a aquellos que quieran romper España. Podemos ha manifestado posicionamientos tendentes a romper la concepción actual de España, con lo que no nos sentimos identificados. No tenemos ningún problema con todos los que quieran sumar.

IM: Hablábamos en cierta ocasión con Tania Sánchez sobre el poder de la televisión en la repercusión social de un político. La aparición en tertulias y otros espacios televisivos sirvió en su momento para dar un empujón de fama a Pedro Sánchez (que ganó las primarias del PSOE), a Pablo Iglesias (que sorprendió desde las europeas), Albert Rivera (con el boom de Ciudadanos) o ella misma con su acción política independiente hasta su inclusión en Podemos. ¿Considera que ha podido ser también su caso? (Salvador participa en tertulias en varias cadenas como 13TV o La Sexta).

LS: No busco repercusión. La gente me manifiesta que consigo llegar como comunicador y yo lo que pretendo es servir a este proyecto.

IM: Siempre le recuerdo en Twitter, quizá sea usted uno de los políticos pioneros en este ámbito…

LS: Fui pionero en 2004 en constituir una oficina virtual al ciudadano que fue premiada. Retransmitía los plenos a través de internet, recibía las aportaciones de los ciudadanos en tiempo real. He apostado por romper la brecha digital en la política y que los actores políticos rindan cuentas al día.

IM: ¿Se han convertido las redes sociales en un arma arrojadiza?

LS: Las redes sociales tienen la virtud de poder comunicar, establecer reglas de participación, cultivar marca personal. Al igual que eran beneficiosas las rutas marítimas pero había piratas, aquí hay buenos comerciantes haciendo su trabajo pero también hay ladrones. Igual que hay buena gente comunicándose, hay malas personas difamando. En internet se compra el ruido y se compra lo que altera. Yo he defendido siempre “la política de las cosas frente a las cosas de la política”. En internet y en los medios de comunicación se venden mucho las cosas de la política.

IM: `Jaque al rey´ es el título de su primera aventura como escritor. ¿La idea es continuar?

LS: Estoy desarrollando otras dos novelas más. Ahora el proyecto es consolidar Ciudadanos en Granada y conseguir hacer las mejores elecciones posibles. En el tiempo que me sobre seguir escribiendo, salir al cine, estar con mi mujer. Con lo que estoy contento es con las buenas críticas de `Jaque al rey´ y todos coinciden que es fácilmente adaptable al cine o la televisión. Esos buenos comentarios me animan a continuar.

No hay comentarios

Comments are closed.