open

Low Festival: Tecnología, Benidorm y sostenibilidad al servicio de la música

22 junio, 2015

Desde 2008, Benidorm no es sólo una ciudad exclusivamente para turistas. También abre sus puertas para los ‘lowers’, esos miles de amantes de la música que se congregan en la Ciudad Deportiva de Guillermo Amor para disfrutar del Low, el festival más tecnológico

lowfestival3

¿Qué es lo que más te gusta del Low Festival? “La verdad es que no podría destacar algo en especial, todo me gusta”. La respuesta es de Rubén Larena, un joven madrileño de 32 años que ya ha adquirido su entrada para acudir a la cita por quinto año consecutivo. Es un ejemplo más de que quien lo conoce, termina repitiendo. Por encima incluso del cartel que haya. Pero la música no defrauda, porque está en sintonía con el ambiente. Por eso, las bandas más reconocidas del panorama rockero reservan sus días para presentar sus últimos trabajos o compartir sus temas más conocidos.

En esta ocasión las luces las acaparan Kasabian (ya estuvieron en 2012), The Libertines, Foals, The Strypes o los grupos españoles incondicionales a este tipo de fiestas, como son Supersubmarina, Izal, Dorian, Delafé y las flores azules, Delorian, Jero Romero, Zahara o La Bien Querida. Hay cabida para los clásicos, una bandera que en portarán Los Enemigos y Nacho Vegas. En total, unas sesenta bandas y DJ’s que amenizarán la velada durante tres días (del viernes 24 al domingo 26 de julio) en seis escenarios diferentes con una programación que no da ni un minuto de respiro al silencio.

lowcost“Uno de los aspectos que diferencia al Low Festival del resto es lo cómodo que es el recinto”, asegura Carmen Rocafull, otra habitual del evento. La grandiosidad de Benidorm permite que el festival no moleste ni altere los planes de los turistas que buscan en la playa la paz y el descanso que no les da el día a día. La ciudad deportiva Guillermo Amor posibilita al público una placentera estancia, con una combinación de zonas de relax, espacios verdes, barras sin apenas colas de espera y cercanía entre los escenarios. También hay sitio para la comida –han ampliado la oferta para vegetarianos y celíacos– y el tradicional mercado. Por último, la fácil accesibilidad a la zona se manifiesta en los tres minutos a pie que hay de distancia entre la estación del TRAM y la entrada, sin mencionar el transporte interno, los taxis… o cualquier otro vehículo. En definitiva, un espacio sin agobios con capacidad para más 40.000 personas en donde se estima que acudan 25.000 asistentes por jornada.

La tecnología, al servicio del lower

El Low puede presumir de haber sido galardonado con el premio FEST al festival más tecnológico. Motivos no faltaban, después de ser pionero en nuestro país de la implantación de las pulseras inteligentes y adelantarse a todo el mundo adoptando el método Cashless de Paypal, es decir, poder pagar con tu brazalete. La experiencia fue tan positiva que este año se ha ampliado para todo tipo de espectadores. Eso sí, seguirá existiendo la opción de manejar tokens, la moneda oficial del festival.

lowfestival2La sostenibilidad seguirá siendo un punto innegociable. Por ello, cualquier espacio contará con un contenedor de reciclaje y se fomentará el uso de vasos reutilizables y el desplazamiento en bicicleta o monopatín, fuera del recinto eso sí.

La única mala noticia es que apenas quedan 3.000 abonos generales. Los de VIP y VIP Pool (el mismo que da acceso a la piscina olímpica) se agotaron hace varias semanas. La cuenta atrás empezó hace mucho tiempo, para el despegue queda menos de un mes. ‘Grandes momentos esperan’, reza el lema de cada escenario.

Fotos: Low Festival

No hay comentarios

Comments are closed.