open

Los 6 barrios más hípsters del mundo

8 abril, 2015

Mucho antes de que los pantalones de pitillo volvieran a ponerse de moda y las barbas de tres días se convirtieran en algo moderno en lugar de ser un signo de desaseo, antes incluso de que las camisas de cuadros pasaran de nuestros padres a nuestros novios, ya existía en cada ciudad un barrio alternativo que se ponía de moda. Esta es una lista con los seis barrios más hípsters del mundo.

Marta Bac

barrios más hípsters

Ya fuera porque de repente los artistas bohemios decidieran mudarse y revitalizar (y también revalorizar) la zona, o porque el ayuntamiento de turno decidía invertir allí, el caso es que en menos de un lustro pasaban de ser distritos oscuros y descuidados a bulliciosos hervideros de bares modernos, cafeterías vintage y lofts. Hoy, algunos siguen en la cresta de la ola, otros acaban de sumarse a lista:

Williamsburg, Nueva York

williambsburg2 williamsburg3

Es el barrio hípster por antonomasia. Antes de que las barbas y las camisas de cuadros llegaran a España ya existía en Brooklyn, Nueva York, una zona donde el arte urbano inundaba los muros, los pitillos dominaban las calles y los locales lucían una marcada decoración industrial o vintage. Era un barrio de almacenes portuarios y astilleros, además de albergar casi medio centenar de fábricas de cerveza, y contaba con una reputación poco alentadora para trasladarse allí a vivir.

Ahora, los artistas bohemios han convertido los antiguos espacios industriales en lofts, cafeterías con encanto y galerías de arte contemporáneo. Pero además de todo este postureo, Williamsburg es un barrio bullicioso y lleno de actividad diaria, desde catas de vinos hasta mercadillos y conciertos.

Belleville, París

parquedebelleville  dondenacioeithpiaf

En París hay que desplazarse hasta el XX distrito, famoso por albergar el Cementerio del Père-Lachaise donde descansan los restos de Jim Morrison, Oscar Wilde, Chopin y Pissarro, entre otros, para descubrir el nuevo barrio bohemio de moda. Que Edith Piaf naciera bajo una farola en el 72 de la calle Belleville es solo uno de los múltiples encantos que esconde este arrondissement, donde se encuentra también el segundo barrio chino más grande de la capital gala.

Más de 200 artistas tienen sus talleres en estas calles, donde los mataderos son centros culturales (Grande Halle de La Villette) y la multiculturalidad se deja sentir en sus tiendas, bares y restaurantes. Si vais, no os perdáis las bonitas vistas desde su colina.

El Raval, Barcelona

mercadolaboqueria@mauro gatoboteroraval

Aunque en una ciudad tan cosmopolita como Barcelona no es fácil quedarse con un solo barrio, El Raval ha superado a Gràcia como zona hípster de referencia en la Ciudad Condal. Ubicado en el distrito de Ciutat Vella y delimitado en uno de sus laterales por las Ramblas, antes era conocido como el barrio chino por la multiculturalidad de sus calles, rasgo que se ha mantenido con el paso de los años.

Hoy en día ha pasado de ser conocido como un barrio conflictivo, de prostitución y trapicheo, a uno con encanto donde encontrar algunas de las visitas indispensables de la ciudad como el Palacio Güell o el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.

Shoreditch, Londres

tramshed spitafieldsmarket

Ni Camden ni Soho, este es el barrio de moda en la capital británica. Situado a ambos lados de Hight Street Shoreditch y limitado por Old Street y Hoxton, le ha ocurrido como suele suceder con otras zonas hípsters del mundo, en pocos años ha pasado a ser una zona oscura y algo decrépita donde al caer la noche no se veía un alma por la calle a poblarse de barbudos, llenarse de graffitis y a doblar el precio de sus alquileres.

Desde un mercado de flores hasta otro de comida callejera, esta zona se ha revitalizado a golpe de consumismo ‘alternativo’. Las tiendas vintage y los restaurantes de decoración industrial comparten protagonismo con atractivos bares de cócteles, todos carne de Instagram.

Kreuzberg, Berlín

graffitidebluantesdesertapado eastsidegallery@MartiNimeva

Conocido por muchos como ‘La pequeña Estambul’, os podéis imaginar cuál es la comunidad mayoritaria en este barrio situado al sur del famoso Checkpoint Charlie. Los restaurantes y mercados turcos conviven con las galerías de arte, los estudios de los diseñadores y el arte urbano de sus paredes (dos de ellos del famoso Blu, ahora tapados por el propio artista como protesta por la gentrificación del barrio).

Uno de sus mayores atractivos es el Museo Judío de Berlín, fácilmente reconocible por su peculiar arquitectura, y su East Side Gallery, una galería al aire libre pintada sobre parte del Muro de Berlín a orillas del río Spree. No dejéis tampoco de dar un paseo por Oranienstrasse, la calle con más vida del barrio y donde se forjó parte del movimiento punk en el Berlín de los 70 y 80. Desde la colina Viktoria se pueden contemplar unas vistas muy bellas de la ciudad, sobre todo al atardecer.

Malasaña, Madrid

labicicletacafe2 labicicletacafe1

En Madrid sucede algo parecido a Barcelona: Malasaña  y Lavapiés se disputan el título de barrio más moderno de la capital. Al final, ser la cuna de la Movida madrileña y una de las principales zonas de fiesta del primero ha pesado más que la multiculturalidad del segundo.

El Barrio de Maravillas, como se conocía antiguamente, alberga todo tipo de restaurantes de decoración industrial, cafeterías modernas con grandes ventanales y tiendas vintage y de segunda mano para todos los gustos. No es raro ver a gente paseando en bicicleta por sus estrechas calles, con las melenas (y las barbas) al viento. La zona de Tribunal es la más animada al caer la noche, con locales para indies, rockeros e incluso pijos.

No hay comentarios

Comments are closed.