open

Tecnodisrupción - Impas5e blogs -

Juan Miguel Gómez

Juan Miguel Gómez Berbís es colaborador de ImpasseMag, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid y socio fundador de Nimbeo y Universo iDEA. Apasionado del Kaizen y del Macallan con hielo. También es el autor de "Las Mentiras del Kaiser" y "La Quinta y el Espejo".

La Era de Tesla

Dos estrenos han irrumpido con fuerza en el panorama mediático y tecnológico esta semana. Por un lado, ‘La Era de Ultron’, la secuela blockbuster de ‘Los Vengadores’, condenada a arrasar en los cines de todo el mundo y convertirse en una de las películas más taquilleras. Por otro lado, el lanzamiento por parte de Tesla, la empresa de vehículos eléctricos de Elon Musk, que acaba de presentar su nueva generación de baterías eléctricas: las PowerWall.

¿Qué tienen en común estos dos fenómenos? ¿Fenómenos dispares? Una película sobre un androide perfecto que quiere «que impere la paz en el mundo», aunque para ello tenga que destruirlo y con ello a los superhéroes de turno. Una nueva generación de baterías que pueden cambiar el concepto de energía como lo conocemos, prescindiendo de las compañías eléctricas y centrándose en almacenar energía renovable y sostenible.

En realidad, tienen en común lo disruptivo de su enfoque. Y el objetivo de cambiar el mundo. En el caso de Tesla, mediante una tecnología que pueda representar un salto adelante: el mismo que los teléfonos móviles significaron frente a las redes tradicionales de telecomunicaciones. ¿Es esta ‘la era de Tesla’? El de la energía es un mercado complejo, con muchos intereses y ha dirigido todos los movimientos geoestratégicos del último siglo. Pero Tesla puede ser el Apple de la energía y transformar gran parte de ese mercado, especialmente en lugares con menos ‘tensión energética’, donde las energías renovables pueden ayudar a la evolución de la Humanidad.

En España, el Gobierno ya prepara un Decreto Ley para evitar el autoconsumo y las baterías de Tesla, promoviendo un ‘peaje’ con el que no resultaría tan rentable. Una vez más, y como siempre, hubiera sido mejor haber sido el inventor que el legislador.

No hay comentarios

Comments are closed.