open

“Me tacharon de loco pero la apuesta por los apartamentos turísticos me ha dado la razón”

18 octubre, 2018

Aunque a Kike Sarasola (Madrid, 1963) no le guste hablar de éxito, el caso de su cadena de hoteles Room Mate podría considerarse un claro exponente del triunfo de un emprendedor. No suele saberlo mucha gente, pero fue campeón de España de hípica y ha participado en tres Juegos Olímpicos, algo dice, que le ha servido para adquirir valores como el compromiso o el esfuerzo. Hablando de turismo, apartamentos turísticos y la situación de Cataluña, Sarasola se muestra pragmático. Trabajar entre todos porque “la confrontación no ayuda a nada”

Kike Sarasola

ImpasseMagLa primera pregunta tiene que ver con dos palabras que usted ha usado en diferentes situaciones para describirse. Transgresor y disruptivo. Analizándolas entiendo que ambas puedan ser sinónimos en dos contextos dispares. Uno, el personal; otro el empresarial. Pero me temo que la primera tenga una connotación un tanto peyorativa. Ayúdeme a desentramar la cuestión y dígame quién o cómo es Kike Sarasola como persona y como empresario.

Kike Sarasola: Soy una persona que le encanta afrontar retos, que es inconformista y que busca la felicidad del cliente. Y sí, creo que ser transgresor y disruptivo son dos palabras que me definen. Me gusta que mi equipo sea también así y trabajemos juntos para conseguir la sonrisa del cliente.

IM: Su grupo (que engloba Room Mate Hotels, Be Mate Apartaments y la consultora X-Perience) ha alcanzado unas cifras envidiables en el último año. Concretamente, Room Mate Hotels logró una facturación de más de 80 millones de euros durante 2017, un 12,3 % más. De su lado, la plataforma Be Mate logró unos ingresos de seis millones de euros durante 2017, diez veces más, con más de 80.000 estancias vendidas. ¿Cuál es la clave del éxito?

KS: No me gusta hablar del éxito, mi lema es trabajo, trabajo y trabajo. Los buenos resultados vienen después de un gran esfuerzo de todo mi equipo. Nosotros nos levantamos cada día pensando por y para el cliente, para que al visitarnos viva una experiencia única y que cuando salga de nuestros hoteles y apartamentos, esté pensando en su próxima escapada con nosotros.

“Es mejor que vengan pocos turistas pero que gasten más”

Kike Sarasola

IM: Siendo empresario hotelero, algunos le llamaron de todo cuando decidió emprender en el sector competencia, los pisos turísticos. Dijeron que había hecho más daño que Airbnb, pero usted tenía claro que había que estar en ambos bandos. ¿Por qué? ¿Cómo vivió esos ataques?

KS: El tiempo me ha dado la razón. Las grandes cadenas hoteleras se han metido de lleno en este negocio. Los apartamentos turísticos han venido para quedarse, esto es una realidad, que algunos conseguimos ver hace tiempo y a otros les ha costado más asumirlo. Los ataques de compañeros que me tachaban de loco al crear Be Mate, venían a consecuencia de sentirse atacados, pero la realidad es que no es así, son diferentes maneras de viajar. Los clientes demandan esta nueva forma de conocer y vivir las ciudades. Es fundamental montarnos al carro y por eso nosotros al crear Be Mate hicimos una mejora de esta oferta de viviendas, ya que lo complementamos con servicios.

IM: Los pisos turísticos son un fenómeno que conlleva varios problemas, a mi juicio. El primero es la regulación para su explotación lucrativa, ya sea de un particular o de una empresa, como la suya. Usted ha defendido en varios foros de turismo que “no hay que prohibir, sino regular de forma inteligente”. ¿Cómo lo hacemos?

KS: Yo no tengo la fórmula para poder hacerlo, pero creo que sería estupendo que nos reuniésemos juntos para trabajar en esto, desde todos los puntos de vista para llegar a acuerdos. Las autoridades, los hoteleros, los vecinos, etc. Estoy seguro que regulando juntos y con cabeza podremos llegar muy lejos.

IM: El segundo elemento conflictivo tiene que ver con la desvirtualización de los barrios céntricos de las ciudades. La perdida de la identidad de una zona por la masificación turística, de la que, por cierto, ya ha habido quejas vecinales, por ejemplo en Barcelona o Madrid. ¿Cómo pueden convivir ambos elementos?

KS: Creo que es fundamental que regulemos el turismo que recibimos en nuestro país. Pienso que la convivencia entre locales y viajeros es algo fundamental, no podemos olvidar que nuestro sector ha sido el más importante para sacar a España de una gran crisis, pero esto no puede significar que estemos dispuestos a todo. Necesitamos un turismo de calidad que disfrute de nuestro país, que viaje y que gaste, no es mejor recibir más turistas, es mejor que vengan pocos pero que gasten más.

“La confrontación no nos ayuda a nada, necesitamos unir fuerzas y sacar Barcelona a flote porque se han cargado la gallina de los huevos de oro”

Kike Sarasola

IM: Se ha convertido en uno de los líderes del sector hostelero mundial. Seguro que puede desvelarnos las claves del futuro de la industria turística en España, que según usted es “la gallina de los huevos de oro”.

KS: No creo en ninguna clave, pienso que somos un país estupendo, nos acompaña el tiempo, nuestra cultura, las preciosas ciudades que tenemos a lo largo y ancho de la península y nuestras espectaculares islas. Además no nos podemos olvidar de nuestra comida y la gente. Los españoles somos gente cercana y que nos gusta sonreír, pienso que debemos estar orgullosos de todo esto y trabajar para que el turismo que recibamos sea cada vez más de mayor calidad.

IM: Es curioso que ambos bandos, el sector hotelero y las plataformas de alquiler vacacional, coincidan y hayan advertido del riesgo para el turismo derivado de la situación política catalana, que ya ha provocado descenso de las reservas en los alojamientos no sólo en Catalunya, sino en toda España. Al respecto, usted ha dicho que Barcelona es “un punto negro para la sociedad española”. ¿Qué solución hay en este asunto? Porque hemos llegado a un punto en el que el diálogo se me antoja insuficiente.

KS: Pienso que es fundamental que cambiemos de actitud sobre Barcelona, hay que ayudarla. Tenemos que levantar de nuevo la ciudad. Se han cargado la gallina de los huevos de oro y eso nos está haciendo mucho daño a todos y, sobre todo, de cara al exterior. Necesitamos unir fuerzas y sacar a flote de nuevo las bondades de la Ciudad Condal, trabajar juntos y mirar todas las partes para llegar a acuerdos. La confrontación no nos ayuda a nada.

“Gracias al deporte he aprendido valores como el compromiso, el sacrificio y el esfuerzo”

Kike Sarasola

IM: ¿El futuro de su compañía es América? Lo digo porque buscan inversión para un ambicioso plan de expansión por ese continente. ¿Cómo va ese asunto?

KS: Nos encontramos en plena expansión de la compañía. Estamos muy contentos y nos encantaría seguir creciendo en América. Para nosotros este continente es muy importante. De hecho, el tercer hotel que abrimos fue Room Mate Grace en Nueva York,  a los que ahora se unen Room Mate Lord Balfour y Room Mate Waldorf Towers en Miami y Room Mate Valentina en México DF.

IM: Habrá lectores que no conozcan su faceta como deportista. De hecho, ha sido campeón de España en hípica y ha participado en tres Juegos Olímpicos. ¿Cuáles han sido los valores deportivos que han marcado su filosofía de vida y su estrategia como emprendedor?

KS: Creo que el deporte ha marcado no sólo mi vida personal, sino también la profesional. Gracias a haber sido deportista he aprendido valores muy importantes como el compromiso de afrontar grandes retos, el sacrificio, y el esfuerzo. Todo esto me ha marcado y lo aplico a diario en mi vida y a mi toma de decisiones.

“Es fundamental cuando llegas al hotel que te reciba alguien con una sonrisa, que te transmita confianza y te ayude durante tu estancia”

Kike Sarasola

IM: Hablando de emprendimiento, según el informe ‘Doing Bussines’ elaborado por el Banco Mundial, España está entre los países ricos que más trabas ponen a la apertura de un negocio. ¿Qué opina usted al respecto y cuáles considera que son las principales trabas?

KS: En España la regulación de algunas cosas es demasiada y otras demasiada corta. En nuestro caso, para abrir un hotel necesitamos cumplir más de 200 normas. En cambio para apartamentos no existe una regulación. Necesitamos que las autoridades regulen con cabeza y creen un sistema de normas que regulen todo pero que también favorezca la creación de negocio, puesto que esto generará empleo.

IM: El miedo al fracaso es, según la OCDE, una de las principales barreras al emprendimiento en España. ¿Qué le diría usted a alguien que tiene un idea y que no se atreve a dar el paso?

KS: El éxito y el fracaso son dos palabras que no me gustan nada, ambas van acompañadas. En España, a diferencia de otros países como Estados Unidos no está bien considerado el fracaso. En cambio, en Estados Unidos aportar como parte de tu trayectoria los fracasos a tu CV es algo fundamental y que aporta valor. Pienso que nosotros deberíamos funcionar igual. Es muy importante aprender de los errores y aprovechar esos conocimientos para aplicarlos.

IM: Es suya la frase “Promocionemos la sonrisa. No hay que olvidar que detrás de todo lo digital hay una persona”. ¿De qué manera nos ha engullido la tecnología? ¿De qué manera podemos explotar esas herramientas sin perder la identidad?

KS: Está claro que la tecnología ha venido para quedarse, debemos usarla en nuestro beneficio y aprovechar las ventajas que nos aporta. Aunque tengo clarísimo que en mis hoteles nunca dejaremos de tener el toque humano, no pondremos nunca el check in automático. Pienso que es fundamental cuando llegas al hotel que te reciba alguien con una sonrisa, que te transmita confianza y te ayude durante tu estancia.

IM: ¿Dónde se ve dentro de diez años?

KS: Pues la verdad que no lo sé. Espero que sigamos creciendo y en diez años nuestro grupo ya no sólo sean Room Mate Hotels, Be Mate Apartments y X-Perience. A lo mejor vendemos cohetes. Aunque lo que sí que tengo claro es que estaré trabajando por y para el cliente.

Fotografías: Kike Sarasola/Prensa Room Mate.

No hay comentarios

Comments are closed.