open

“Nadie debería ir a la cárcel por la letra de una canción, por ofensiva o estúpida que resulte”

26 febrero, 2018

Con Josele Santiago (Madrid, 1965) compartimos una de las charlas más interesantes de los últimos meses. Aparte de hablar de su quinto trabajo en solitario, titulado ‘Transilvania’, del futuro negro o su postal idílica a la hora de componer, nos queda tiempo para tocar otros asuntos como Cataluña, la libertad de expresión o la mafia de la SGAE. Y todo mientras de fondo suena ‘Oh Helena’ de Xarím Aresté, la canción elegida por Josele para la lista de reproducción de nuestro magazine Impasse Mag en Spotify

Josele Santiago

ImpasseMag: El quinto álbum de su carrera en solitario se llama ‘Transilvania’ ¿Cómo describiría este trabajo en tres líneas si tuviera que presentárselo a un escuchante?

Josele Santiago: Supongo que le diría que he hecho todo lo que he podido para que si decide sumergirse en esas doce canciones no se aburra durante una buena temporada y también que confío en que al menos una o dos de ellas sean capaces de llegarle al corazón.

IM: He leído en alguna entrevista que defiende que un artista no tiene por qué reflejar la realidad, sino más bien aportar algo a ella. Pero entiendo que el disco sí refleja un momento actual personal, en el que se siente ¿cabreado, confuso o desinteresado con la realidad actual?

JS: Cualquier persona que se interese un poco por la ciencia verá el futuro tan negro como yo. Llevo más de diez años paseando por el mismo bosque y es pavoroso ver la rapidez con la que está perdiendo la salud. Los escenarios apocalípticos en los que se desarrolla ‘Transilvania’ no son caprichosos. Nuestro hogar está enfermo de gravedad y ya estamos viviendo las consecuencias, que no son nada comparado con lo que está por venir. Esto se va al carajo y cualquier avance que consigamos será en vano si seguimos calentando la atmósfera. Deberíamos escuchar más a la comunidad científica y menos a los políticos.

“Los escenarios apocalípticos en los que se desarrolla ‘Transilvania’ no son caprichosos. Nuestro hogar está enfermo de gravedad”

Josele Santiago

IM: De dónde le llega a Josele Santiago la inspiración o la respiración para componer. Imaginemos que está en su silla preferida, con su guitarra acústica y a punto de tocar esa melodía para encontrar una letra. De dónde surge, en qué piensa.

JS: En esa idílica estampa faltan la papelera y el café. Llena uno muchas papeleras antes de tener noticias de una nueva canción. También gasto mucho zapato, la mayoría de las ideas las atrapo en pequeñas libretas durante largas caminatas.

IM: “Envenenaría cada rincón. No quedaría ni Dios. Sin esperanza, sin salvación. Un mundo mucho mejor”. Una de mis canciones preferidas del disco, quizá una de las más ácidas y singular es ‘Ángel’. Denos luz a ese mundo mejor, ¿qué se esconde detrás de esa canción?

JS: Sería una gran noticia para la vida que desapareciéramos del mapa hoy. Ese mundo mejor, como firmarían todas y cada una de las especies que tienen la desgracia de compartir con nosotros este planeta, sería un mundo sin seres humanos. Esa es la idea que se plantea en ‘Ángel’.

IM: “Si pudiera viajar por el tiempo, cansado de ser un cabo suelto” (Letra de ‘Que hable el sol’), ¿dónde le gustaría aparecer y qué le gustaría estar haciendo? ¿Podría soportar ese tormento?

JS: Esa canción reflexiona sobre la manipulación de la información, el valor de la apariencia y el daño causado por la violación sistemática de la verdad, que a mi modo de ver es incluso espiritual. No trata sobre mí ni sobre nadie, creo que en el texto original está bastante claro. Es la realidad la que está cansada de ser un cabo suelto y nos abandona para continuar su viaje por el tiempo en ‘Que hable el sol’.

“Sería una gran noticia para la vida que desapareciéramos del mapa hoy”

Josele Santiago

IM: Cuándo va a culminar el regreso de Los Enemigos, y cómo va a complementarlo con su carrera en solitario y la gira de este disco, que entiendo se extiende durante este año 2018.

JS: Los Enemigos seguimos ahí. Si alguien quiere un concierto de rock potente en su ciudad haría bien en llamarnos. No le defraudaremos.

IM: Charlando con el músico Xoel López recientemente nos explicaba sobre el conflicto catalán que hay un “enroque asfixiante y angustioso”, y que no se siente representado por los políticos de ningún frente. ¿Cómo vive usted este dilatado conflicto?

JS: Xoel lo define estupendamente. Cataluña está en tiempo muerto. Los dos bandos están tan enconados que hace tiempo que nadie se preocupa de presentar un mínimo programa social o económico. Todo se ha reducido a un juego de astucia y estrategia que no tiene nada que ver con los problemas de la gente.

“En Cataluña todo se ha reducido a un juego de astucia y estrategia que no tiene nada que ver con los problemas de la gente”

Josele Santiago

IM: El rapero Valtonyc será el primero en entrar en la cárcel por la letra de sus canciones. Dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo; un año, por injurias graves a la Corona; y seis meses, por amenazas. Es la primera entrada en prisión por una canción, aunque no es la primera vez que un músico se sienta en el banquillo para defender sus letras. Recientemente hemos visto a Pablo Hasel o César Strawberry, y en su momento a Soziedad Alkohólika. Tengo especial interés en conocer su opinión al respecto. En ese debate artificial que pone delante de la libertad de opinión, expresión, al mundo del arte en general, un concepto que es el de enaltecer. ¿Qué está pasado Josele?

JS: Nadie debería ir a la cárcel por la letra de una canción, por ofensiva o estúpida que esta resulte. También se ha secuestrado el ‘Fariña’ de Nacho Carretero por una decisión judicial y la obra ‘Presos Políticos’, de Santiago Sierra, se ha descolgado de las paredes de ARCO. En este país nunca se ha valorado el arte. Incluso el flamenco tuvo que sobrevivir en la más absoluta marginalidad hasta que lo descubrieron los japoneses y los americanos. Y si se ignora el arte es imposible entender cómo funciona su discurso.

IM: En una entrevista con Fangoria, Alaska nos explicaba que “es imposible vivir de la música”, y abogaba por “plantearlo como una afición”. ¿Está de acuerdo? ¿Tiene usted otra vida en la que trabaje y la música sea una afición?

JS: No me cuadra que Alaska diga eso, quizás habría que contextualizar esas palabras. Llevo más de treinta años escribiendo canciones y cantándolas por ahí. Ese es mi oficio y no necesito cambiar eso. Me gusta esta vida.

IM: Por otro lado, la banda murciana Second nos explicaba en esta entrevista, lo poco rentable que es para un grupo publicar un disco. Usted qué piensa.

JS: Tienen razón, hace ya mucho tiempo que no es rentable grabar un disco. Y menos aún para un solista. Lo que no quita que uno tenga que arriesgarse cada cierto tiempo y hacerlo.

“La SGAE ha organizado una red mafiosa que aprovecha sus muchos vacíos legales para desplumarnos al resto de los autores”

Josele Santiago

IM: ¿Qué le parecen los nuevos sistemas digitales de reproducción de música? ¿Le perjudica o le beneficia? ¿Y las redes sociales para la promoción de su trabajo?

JS: El mundo cambia constantemente, así que hay que adaptarse. Recuerdo que cuando se impuso el cedé, muchos decían que era el principio del fin. Quizás lo fuera para la industria, pero ahora hay más movimiento, mejor cultura musical y también se han abierto otros caminos. Por poner un ejemplo, entonces era impensable actuar en formato acústico fuera de los círculos folk, y ahora es algo habitual y necesario para la salud de la música en directo.

IM: ¿Qué pasa con los cuatro amigos de la SGAE?

JS: No sé si tiene remedio la SGAE, sabes. Unos pocos socios sin la menor conciencia gremial han organizado una red mafiosa que aprovecha sus muchos vacíos legales para desplumarnos al resto de los autores. Es muy triste. A veces pienso que deberíamos centrar nuestras fuerzas en intentar abrir otras sociedades de gestión y dejar la que tenemos por imposible.

IM: ¿Dónde se ve Josele Santiago dentro de diez años?

JS: Como te decía antes, escribiendo canciones y cantándolas por ahí. Con eso me basta.

Fotografías: Josele Santiago/ Alex Rademakers.

No hay comentarios

Comments are closed.