open

“Con el modelo perdedor del PP de “lo hago más barato” habrá paro y quebrarán las pensiones”

20 enero, 2016

Para José Carlos Díez (Palencia, 1971) ser ministro de Economía sería un honor pero de momento es un mero observador preocupado por la situación en nuestro país. El periodista Pablo Esteban aborda con Díez una charla en la que están presentes los principales problemas de la sociedad como el desempleo, las pensiones o la vivienda. Pero además, cuestiones políticas como el desafío catalán o el modelo económico del próximo gobierno. Mientras confiesa sus remedios para abandonar definitivamente la crisis, recuerda nombres como Aznar, Montoro o De Guindos, unos “pirómanos” del “España va bien”

José Carlos Díez

Pablo Esteban: En el título de su último libro asegura que “la economía no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla”. ¿Hasta qué punto una economía saneada o una en crisis influye en la vida cotidiana de los ciudadanos?

José Carlos Díez: Cuando la economía crece y crea empleo las encuestas de felicidad se mantienen estables. Cuando llega la recesión y se destruye empleo los índices de felicidad se desploman. La renta de las familias cae y subida del desempleo aumenta el miedo a perder el trabajo y genera infelicidad.

José Carlos Díez: ¿Cuáles son los principales factores que nos han llevado a pasar una de las peores crisis económicas de nuestra historia y qué medidas hay que tomar para no cometer los mismos errores?

JCD: La principal causa el exceso de endeudamiento privado de empresas, bancos y una parte de las familias españolas, es la deuda con el exterior, ya que no teníamos ahorro suficiente para financiar el crecimiento del crédito. Meter ese crédito para construir cientos de miles de viviendas que no serían necesarias hasta 2020, y a precios de 2025.

PE: Están mejorando los niveles de la confianza, el consumo, la prima de riesgo… ¿Podemos decir que hemos salido ya de la crisis y nos encontramos en un periodo de recuperación? ¿Volverá España en algún momento a los indicadores económicos “precrisis”?

JCD: Volveremos a los niveles previos de la crisis, pero en el caso del empleo llevará aún años. Y además hay que recuperar la calidad del empleo, los salarios y nivel de vida. Pero no hemos salido de la crisis. La deuda y el desempleo siguen siendo elevados y la deuda pública, que no era un problema, ahora sí lo es. Por eso el Banco Central Europeo nos tiene que comprar bonos cada día para evitar nuevas subidas de la prima de riesgo. Con buenas políticas económicas podremos salir de la crisis y mejorar nuestro nivel de vida y estado del bienestar. España es una economía muy agradecida de alto potencial de crecimiento. El problema es que las políticas europeas erróneas y el rescate de 2012 por la crisis de Bankia nos metió en una segunda recesión que no estaba en los mapas.

PE: En este sentido, ¿cree que en los próximos años los tipos de interés volverán a niveles anteriores a la crisis? ¿Podría esto frenar el flujo de crédito?

JCD: Para salir de una crisis de deuda históricamente han sido necesarios tipos de interés bajos. Salvo que veamos un brote de inflación elevada, que no es previsible, los tipos seguirán bajos varios años. Pero lo que es anormal históricamente es ver el Euribor de nuestras hipotecas al 0 %. Lo normal es que en unos años vuelva al 2-3 %. Por eso conviene vivir de alquiler antes de meternos en una hipoteca al límite que cuando suban los tipos no podremos pagar. Esta es una lección que deberíamos haber aprendido de la crisis.

“No hemos salido de la crisis. La deuda y el desempleo siguen siendo elevados y la deuda pública, que no era un problema, ahora sí lo es”

JCDPas

PE: Hablando de bancos, ¿cuál ha sido su nivel de responsabilidad en esta crisis? ¿Hemos pagado los ciudadanos los errores que han cometido las entidades bancarias? ¿Han evadido los políticos su responsabilidad en la crisis culpando casi por completo a los bancos?

JCD: Las burbujas tienen el mismo efecto que el vino espumoso: generan euforia y luego resaca. La crisis fue privada, de hecho, desde 2004 hasta 2007, el Estado tuvo superávit público y bajó la deuda pública al mínimo histórico del 38 % del PIB. De lo contrario hoy estaríamos como Portugal. Los gobiernos de Aznar fueron pirómanos, ya que, en vez de apagar el fuego, echaban queroseno con el “España va bien”. En 1996, a una familia le costaba 3,5 veces comprar una vivienda. En 2004 costaba 7 veces. Y los bancos fallaron en su misión clave en un sistema capitalista de asignar el ahorro a proyectos rentables y de progreso.

PE: En una entrevista usted afirmó que “a los economistas les va bien con la crisis”, ¿ha habido un boom mediático en su sector gracias a la crisis? ¿Ha servido este aumento de apariciones de economistas en los medios para que los ciudadanos entiendan mejor la situación económica del país?

JCD: Fue un titular muy desafortunado. Quería explicar que en las crisis aumenta la necesidad y la demanda de economistas. Pero muchos economistas han sido despedidos y los jóvenes que salen de las facultades de Economía sufren la precariedad y el desempleo, aunque es cierto que la probabilidad de encontrar un empleo habiendo estudiado Economía es mucho mayor que la de la media de los jóvenes españoles.

PE: ¿Cree que pagar la deuda convertiría a España en un país subdesarrollado, tal y como afirma la también economista Bibiana Medialdea, en una entrevista en Impasse Mag?

JCD: Que barbaridad. Los países desarrollados pagan sus deudas. España impagó seis veces por deuda ilegítima desde 1850 a 1975 y éramos un país pobre. El impago de deudas es un mal necesario pero es la última opción. Si impagamos la deuda pública deberíamos ser rescatados de nuevo como en 2012 y la destrucción de empleo sería aún mayor del millón de españoles que perdieron su puesto de trabajo tras el rescate. Lo que necesitamos son planes de inversión europeos para seguir creciendo, que el BCE apoye con las compras de deuda como por fin está haciendo, mantener los tipos de interés bajos y tiempo para digerir los excesos de deuda.

“Los gobiernos de Aznar fueron pirómanos, ya que, en vez de apagar el fuego, echaban queroseno con el España va bien”

JCDLibro

PE: En su libro usted asegura que “Europa es a la vez solución y problema”. ¿Están hoy en día los países europeos supeditados a las imposiciones de ‘la Troika’? ¿Cuál es el poder real de España a la hora de tomar decisiones económicas dentro de la UE en temas como déficit, recortes, etc.? ¿Ha sido esta crisis el fracaso del proyecto europeo?

JCD: España al igual que el resto de países firmó el pacto de estabilidad que nos compromete a tener un déficit del 3 % del PIB. Lo estamos incumpliendo y por eso Bruselas tiene potestad para condicionar nuestras políticas. También las leyes europeas han permitido que en España se eliminen las cláusulas suelo de las hipotecas o han forzado al gobierno español a modificar los procedimientos de desahucios para dar más garantías a los ciudadanos. El euro nació con déficit institucionales que hay que corregir: seguro de paro común, seguro de depósitos común, etcétera. Se cometieron errores graves entre 2010 y 2013 en Europa que causaron la segunda recesión. Pero desde 1986 España ha multiplicado por cuatro su renta por habitante, hemos convergido en infraestructuras, hemos multiplicado por nueve nuestras exportaciones de bienes industriales y por tres nuestro gasto social por habitante, pensiones, sanidad, educación y dependencia. Yo nací en democracia, pero he vivido ese proceso de convergencia desde 1986. Los jóvenes actuales con elevado desempleo y precariedad  piensan que esos avances son un derecho y no valoran suficiente nuestra pertenencia a un área de desarrollo económico y social como es la Unión Europea. Lo que advierto en mi libro es que todo es susceptible de mejorar si aciertas en las políticas pero también de empeorar si te equivocas. Grecia y el corralito provocado por Syriza en 2015 es un buen ejemplo.

PE: ¿Cree que el sector público debe intervenir para rescatar empresas privadas de referencia en sectores estratégicos como sucedió con Bankia o puede suceder con Abengoa?

JCD: Los bancos tienen los depósitos y los ahorros de las familias y por eso tienen un seguro público desde 1936 en EEUU. En 1929 no había ese seguro y fue una de las causas de la crisis bancaria y la Gran Depresión. Abengoa es un referente tecnológico internacional y España no se puede permitir perder todo ese conocimiento acumulado. Pero son casos diferentes y necesitan tratamientos diferentes. Y es clave que los gestores que llevaron a las empresas a la quiebran salgan de las compañías y que caiga sobre ellos todo el peso de la ley.

PE: ¿Es el paro en España un problema crónico? Dígame tres medidas que aplicaría hoy mismo para lograr el pleno empleo en nuestro país, si es que eso es posible.

JCD: La primera, un pacto de estado con empresarios y sindicatos para mejorar el mercado de trabajo, permitiendo que se cree empleo, que disminuya la precariedad y proteger la pobreza severa. Después, un plan de modernización de nuestro aparato productivo global y tecnológico. Y propondría en Europa un plan de inversión financiado con Eurobonos.

PE: ¿Cree que el sistema de pensiones es sostenible de aquí a 20 años? ¿Habría que retrasar aún más la edad de jubilación?

JCD: Cuando se universalizó el sistema de pensiones en los años ochenta teníamos una renta por habitante de 6.000 euros y ahora con 22.000 euros es más sostenible que entonces. En la próxima década la clase media mundial crecerá en mil millones de personas. Si España apuesta por la globalización y por la economía del conocimiento y la revolución tecnológica podremos mejorar nuestro sistema de pensiones actual. Si seguimos con el modelo de la reforma laboral del PP de “yo te lo hago más barato” habrá recorte de pensiones como reconoce Rajoy en el informe de Estabilidad enviado a Bruselas el pasado mes de abril. Si nos asustamos como proponen los populistas que copian modelos latinoamericanos fracasados y empezamos a impagar la deuda denominándola ilegítima, o a dificultar a nuestras empresas ese proceso de transformación y adaptación a la globalización y la revolución tecnológica, como han hecho Venezuela, Argentina, Ecuador, y como lo intentó Syriza en Grecia, entonces el sistema público de pensiones quebrará.

“Si Cataluña se independiza, los catalanes y el resto de españoles viviríamos peor”

JCDLib

PE: ¿Es España un país poco productivo en comparación con otros países europeos? Se ha hablado de reducciones de jornada o jornadas más intensivas para luchar contra esta lacra, ¿serían efectivas estas medidas?

JCD: Benz, Ferrari, Renault, Citroën y Ford eran ingenieros hace un siglo. España entonces era una economía agrícola proteccionista que por impagos de deuda ilegítima estaba fuera de los mercados internacionales de capitales. Durante la democracia hemos avanzado bastante, nuestra agricultura es de las más productivas de Europa, somos una potencia turística, una industria con poco peso pero muy productiva, sobre todo, en bienes de equipo, hacemos trenes de alta velocidad y molinos de viento con tecnología propia, somos lideres mundiales en diseño y ropa con Zara y Mango, lideres mundiales en ingeniería de obra pública, etcétera. Pero aún estamos lejos de nuestros socios que nos llevan décadas de ventaja. Por eso hay que apostar por la innovación, la educación y la economía del conocimiento. El modelo “yo te lo hago más barato” es un modelo perdedor. En un mundo global siempre encuentras algún país que te lo hace más barato. Hay que hacerlo mejor, con mejor diseño, mejor servicio al cliente, tecnología propia, mejores técnicas comerciales y a buen precio, pero no más barato. Así acabaremos con la tasa de paro y la precariedad de salarios actual.

PE: ¿Es viable económicamente una Cataluña independiente? ¿Y una España sin Cataluña?

JCD: Si Cataluña se independiza, los catalanes y el resto de españoles viviríamos peor. Para independizarte de casa de tus padres necesitas dinero, un país mucho más rico. Cataluña es bono basura, lleva cinco años fuera de los mercados internacionales, su prima de riesgo está por encima de Portugal, y es cinco veces superior a la de Andalucía. Si el Parlamento catalán sigue adelante con la independencia fracasará, como ha fracasado Syriza en Grecia y provocará más paro y más pobreza. Pero es necesario un nuevo gobierno en España que busque una solución al conflicto, en vez de incrementarlo con la inacción como ha hecho Rajoy.

PE: Si tuviera un hijo a punto de comprarse un piso y solicitar una hipoteca, ¿qué consejos le daría? ¿Cree que vamos camino de otra burbuja inmobiliaria? ¿Por qué en España somos más reacios al alquiler que en otros países europeos?

JCD: Las ventas de viviendas siguen un 60 % por debajo de los niveles de la burbuja. Para comprar una vivienda le diría a mi hijo que estudiara muchísimo, que peleara por un trabajo estable con un sueldo lo más alto posible, que la cuota de la vivienda no supusiera más del 35% de sus ingresos mensuales, que aproveche los anormalmente bajos tipos de interés para que su hipoteca sea a tipo fijo. Y si no, le recomendaría que se fuese de alquiler hasta conseguir estas condiciones. Yo vengo de una familia muy humilde, es lo que hice y me ha ido bien. Por eso escribo libros y lucho para que mis hijos tengan las mismas oportunidades que tuve yo o mejores.

“La solución para la pobreza en España es más y mejor capitalismo, y poner al hombre en el centro de las decisiones”

JCDBibl

PE: ¿Cuál de los programas económicos de los partidos políticos le parece más acertado a José Carlos Díez en materia económica? ¿Cuáles son las propuestas más irrealizables?

JCD: El debate económico en la campaña y los programas de los partidos han sido flojos. La principal preocupación de los españoles es el desempleo y la fragmentación del voto refleja que ningún partido tenía un programa que diera la confianza a los españoles para liderar la transformación económica que necesita nuestra querida España. La solución para la pobreza en España es más y mejor capitalismo y poner al hombre en el centro de las decisiones. No más comunismo o capitalismo salvaje como proponen algunos.

PE: En el caso de un gobierno socialista, ¿se ve como ministro de Economía? ¿Tiene aspiraciones políticas? ¿Ha recibido ofertas de partidos políticos?

JCD: Ser ministro de Economía de mi país sería un gran honor. Pero yo sólo soy un economista observador que está preocupado por la situación económica y que colabora para aportar diagnóstico y soluciones sin esperar nada a cambio. Estuve estudiando en Boston y me impactó la frase del Museo de Kennedy “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti; pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”.

PE: ¿Cuáles han sido para usted el mejor y el peor ministro de Economía de España? ¿Por qué?

JCD: El mejor no sabría decirlo. Los peores, el dúo Luis de Guindos y Montoro. Los únicos ministros de la democracia rescatados por el FMI y nuestros socios europeos por su pésima gestión de la crisis de Bankia, que quebró por la burbuja que ellos alentaron con su “España va bien”.

PE: Si ahora mismo tuviese cierta cantidad de dinero ahorrada, ¿en qué lo invertiría (compra de inmuebles, plan de pensiones, acciones en Bolsa, fondos de inversión, etc.)?

JCD: Tendría un plan de pensiones o fondo de inversión global con un porcentaje elevado de renta variable para aprovechar las caídas de los últimos meses. Pero con dos hijos pequeños y una hipoteca tengo otras preocupaciones.

Fotografías: Dímpel Soto

No hay comentarios

Comments are closed.