open

“Si existe el periodismo deportivo basura es porque hay audiencia para ello”

4 febrero, 2016

Guillem Balagué (Barcelona, 1968) es uno de los grandes nombres del periodismo deportivo europeo. Es también el alter ego de alguien al que los amigos llaman todavía Guillermo. Aquel joven que a principios de los años 90 marchó a Inglaterra tres meses a aprender un idioma y que sobrevivió repartiendo pan o sirviendo cerveza. Seguro que aquella taberna que vio poner la primera pinta de Guillermo observa ahora en los programas de fútbol de la pequeña pantalla a Guillem, el periodista. Con él conocemos algunos detalles de las estrellas más relevantes del fútbol internacional, como Lionel Messi o Cristiano Ronaldo; la esencia del buen periodismo; y algunas de sus pasiones: música y libros

Guillem Balagué

Impasse Mag: Para quien no le conozca, si eso es posible, y parafraseando una reacción de los hinchas del Liverpool al fichaje de Rafa Benítez, que usted recoge en su libro de 2006 `A season on the brink´ (`Una temporada al borde del abismo´), ¿quién carajo es Guillem Balague?

Guillem Balagué: Es un tipo que me acompaña allá donde voy; que tiene don de gentes; no habla del todo mal, aunque ya no sabe bien si su primer idioma es inglés o español; que tomó la mejor decisión de su vida saliendo del país, no por el país, sino por lo que te aporta salir. Quizá otra de las mejores decisiones de mi vida fue meterse en un club como el Biggleswade United Football Club (es director de fútbol en el equipo inglés). Le encanta escribir libros, hablar en la radio, y llevar un programa de televisión. En parte por el placer que produce hacer las cosas bien, y porque le apasiona su trabajo. Guillem Balagué es mi firma, pero los amigos de la infancia me llaman Guillermo. Es como si fueran dos personas distintas, de verdad.

IM: Termina Periodismo en Barcelona en el año 1991 pero enseguida decide buscarse la vida fuera y viaja a Inglaterra. ¿Ya entonces se intuía la precariedad en el mundo del periodismo en nuestro país o fue un deseo intencionado que usted quería cumplir?

GB: No, quise salir para aprender idiomas y porque siempre me atrajo. No tenía mayores ambiciones. No tenía planes en ese sentido. Me fui porque quería aprender inglés, nada más. No había tanta precariedad en 1991. No escapaba de nada. Simplemente pensé que a la vuelta podría ganarme la vida como periodista, así que salir a ver qué pasaba. Y dije las palabras mágicas: “Me voy a Inglaterra tres meses”, y me quedé veinte años. Así que cuidado con las palabras mágicas (Risas). Empezaron a surgir cosas. Trabajé para varios medios, sin cobrar en la mayoría. El editor de una famosa revista española me dijo: “Esto que me envías está genial pero no esperarás cobrar”. Y respondí: “Cobrar no, ¿para qué?” (Irónico). Pero bueno, hay que pasar por ahí, y repartir pan a las cuatro de la mañana, y hay que trabajar en pubs, y hay que hacer de todo. Se hizo.

IM: En este momento colabora en distintos medios. ¿Dónde se encuentra más cómodo? Prensa, radio, televisión… ¿Qué diferencias dentro del ámbito de información deportiva puede aportar cada uno de ellos?

GB: Requiere mucha energía y cabeza escribir un libro. Me encanta la televisión, pero creo que disfruto más en la radio. Hice uno de tres horas llamado `Football first in Europe´ en Talksport Radio con Gabriele Marcotti y Adrian Durham, que me parecen unos genios de la comunicación, y lo pasamos de maravilla. No nos escuchaba ni Dios, o eso creíamos. Luego se convirtió en un programa medio de culto, hablando de fútbol europeo, a nuestro aire. La radio me apasiona. Cada medio tiene un lenguaje diferente. En prensa, reflexionar; en radio, la reacción instantánea; en televisión puedes decorarlo todo mejor.

IM: En mi opinión, el periodismo deportivo en España se ha quedado bloqueado en un periodismo de tasca, de cuñados, de tertulias basura, de informativos de rotondas… Un periodismo basura donde solamente tiene cabida el fútbol, y eso que es nuestro país podemos presumir de éxitos en muchas disciplinas diferentes. ¿Qué le parece a usted el estado actual del periodismo deportivo en nuestro país?

GB: Creo que exageras. En España están Santiago Segurola, Enrique Ortego, Paco González, Héctor Fernández, Eduardo Esteva. Hay un montón de gente que hace muy buen periodismo, muy bueno. No me atrevo a decir cuál es el mejor de Europa, pero hay buen periodismo y para todos. Para todo tipo de audiencia. Si existe ese periodismo, en el cual no estoy cómodo y por eso no aparezco, es porque hay audiencia para ello. En una época en la que el periodismo produce poco valor financiero, donde se paga poco, es otra salida. Pero ahí estoy en desacuerdo contigo.

IM: El sensacionalismo en la prensa inglesa también es una característica habitual. ¿Qué diferencias considera que existen entre el periodismo deportivo inglés y el que se desarrolla en los medios españoles?

GB: Son dos tipos de periodismo. El que hace The Telegraph no es el que hace The Sun. Pero atención a una cosa. The Sun suele publicar, en la mayoría de los casos, cosas que contrasta. Luego están los titulares de portada que hacen atraer a la audiencia. Ahí se exagera en exceso y se lanzan algunas falsedades, la verdad. En España, creo que hay mucho periodismo que es igual, donde da lo mismo, se lanzan cosas que no están contrastadas y que solamente buscan el titular. No sé qué es primero, el club apartando al periodista o el tipo de periodismo que aparta al periodista del sujeto. No lo sé, una mezcla de las dos.

IM: ¿Cómo podemos mejorar la manera de informar sobre deportes en los medios?

GB: La verdad es que se informa bien lo que sucede es que no todos lo hacen bien, pero es algo que ha ocurrido siempre. Me decepciona una cosa. A lo mejor no debería decirlo porque no me involucra directamente, pero… Lo que ha pasado en el ciclismo, en el atletismo, el dopaje… Que no haya sido un periodista español el que haya contado eso primero me fastidia un poco porque ahí sí que hay una relación más estrecha con el sujeto y material suficiente como para haber explicado las cosas. Igual tenemos que mirarnos a nosotros mismos y pensar que no es algo institucional, de cultura, de audiencia. ¿Qué no hacemos suficientemente bien?

“No hace falta que gane un Mundial, Messi es ya el mejor jugador del mundo”

GBAndMessi

IM: Es autor de diferentes libros sobre algunas de las figuras más relevantes del fútbol mundial. Actualmente se encuentra inmerso en la vorágine de presentación en varios países de su último título, la biografía de Cristiano Ronaldo. ¿Cómo surge esta posibilidad y qué dificultades ha encontrado a la hora de narrar la historia del futbolista portugués?

GB: La historia de Ronaldo seguro que se puede contar de mil maneras, pero, al menos, tiene dos maneras. La historia que cuenta la película, por ejemplo, y la que intento explicar yo, que es ciertamente independiente. Pero no subjetiva, porque la subjetividad no existe, no creo en ella. En el prólogo se explica cómo fue el proceso. Empezamos con la posibilidad de hacerlo juntos y que acaba con la decisión, también conjunta, de que no era buena idea. No te cuento más detalles, pero bueno, he aprendido mucho. Siempre se aprende, pero de estas cosas más. La verdad es que la gente está contenta con el libro en Inglaterra. Hemos vendido 27.000 copias en dos meses. Es mi visión de Cristiano basada en muchas entrevistas, muchos viajes y muchos años en la profesión. Ahora hay que esperar que el libro salga en español. Lo hará para el verano próximo.

IM: ¿Qué es lo que a usted más le ha sorprendido de la figura de Cristiano Ronaldo?

GB: Empecé pensando de él de una manera, más o menos parecida a la que todos tenemos. Y he acabado sintiendo cariño por él. Le veo que es un chaval, un niño grande. Como son todos estos niños adultos que tenemos de ídolos en el fútbol. Sé por qué. Creo saber por qué. Y lo que le ha pasado, la ausencia de un referente, el padre alcohólico, la madre que tiene que ser padre de familia. Le dejan marchar con doce años a Lisboa… Esas cosas te marcan como persona. Es algo que me hace sentir mucho cariño por el personaje.

IM: ¿Cree posible que Cristiano Ronaldo deje de jugar en el Real Madrid próximamente?

GB: Todo ha cambiado con la sanción al Real Madrid. Yo estoy convencido de que ha habido una estrategia de Cristiano Ronaldo para salir del Real Madrid, y el club no está descontento con eso. Ahora, con la cautelar, tendrán que plantearse si el verano es buen momento para vender. Me parece que es ciertamente una posibilidad.

IM: Hace un par de años también escribía otra biografía, en este caso del astro argentino Lionel Messi. Realmente no ha tenido mal ojo al elegir protagonistas. ¿Cómo surgió en este caso?

GB: No he tenido mal ojo, no (Risas). Lo de Messi empieza con lo de Pep, y lo de Pep empieza con el libro sobre el Liverpool. Escribo `A season on the brink´ en el 2005 y sale en noviembre. Pasa un tiempo y con la editorial Orion, que es la que me cuida, decidimos que puede ser interesante hacer algo sobre Pep Guardiola. Salió bien la verdad. No es una editorial de deportes. Es generalista y decide apostar. Sale bien y después de Guardiola tenía que ser Lio Messi, y después tenía que ser Cristiano. Ahora hay que pensar en hacer algo diferente… El caso es que Lionel Messi es el mejor jugador de la historia.

IM: Precisamente, escribía el exseleccionador de Argentina, Alejandro Sabella, en el prólogo de ese libro que Messi “quizá sea el mejor de todos los tiempos” ¿Está de acuerdo? ¿Quién es el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos en su opinión?

GB: Para mí lo es. Por muchas cosas, pero, además, por consistencia en los partidos grandes. Marca en las finales, es una locura. Un nivel altísimo durante tantos años. No me hace falta que gane un Mundial. Llegar a una final de Mundial, o de Copa América, ya es un éxito. Seguro que le gustaría ganar más títulos con la Selección, pero para mí ya es el mejor del mundo.

IM: ¿Qué paralelismos existen en la trayectoria de ambos jugadores?

GB: Sobre todo en el camino que han hecho para llegar. Salen muy pronto de sus casas, once o doce años. Lo hacen con diferente relación familiar. En el caso de Cristiano va solo a Lisboa; en el caso de Messi, su padre le acompaña a Barcelona. Los dos tienen en la cabeza una compulsión que les hace ser mejores para alcanzar el objetivo de ser los mejores del mundo. En el libro de Lio exploro los diez puntos que hay que tener para serlo. Messi los tiene, Cristiano también. Pero pasa por muchas cosas. Por la cabeza, el físico, la suerte… Todo esto lo han tenido ambos.

IM: Por cierto, recordemos que se publicó que Cristiano Ronaldo pretendía demandarle porque usted decía en el libro que insultaba a Lionel Messi en el vestuario. ¿En qué quedó aquella amenaza de demanda?

GB: No me llamó nadie. Eso es lo que detiene la relación que teníamos o que pretendíamos tener para el libro. Si te digo la verdad ha sido mejor la libertad para escribir que yo quería, y no el que me quisieran teledirigir.

IM: ¿Ve a Messi jugando en otro equipo que no sea el Fútbol Club Barcelona?

GB: Se irá a Newell’s. La posibilidad de irse a Inglaterra es cierta. Es decir, nunca se ha planteado hasta hace un par de años. Existe ese planteamiento. La puerta está un poquitín abierta, pero llegará un día en el que tenga que decir sí o no. Creo que dirá que no. Y al final, se irá a Argentina.

“Ha habido una estrategia de Cristiano Ronaldo para salir del Real Madrid, y el club no está descontento con eso”

GBBale

IM: Hablando ya en general de las grandes estrellas de este deporte, ¿hay muchas diferencias entre la figura del futbolista y la persona, entre lo que vemos bajo los focos, en los medios, o lo que realmente cada uno de ellos es interiormente?

GB: Sí, hay mucha diferencia. Les obligamos a tener un personaje. Les obligamos a eso. Creo que esa doble cara la viven con amargura porque no se ven reflejados en el personaje que les hemos forzado a crear. Tienen que tener cuidado con lo que hacen, con lo que dicen y dónde lo dicen. En fin, una serie de cosas que no les permiten ser ellos mismos. Eso empeora la narrativa del fútbol. Siempre buscamos personajes, pero al final es un deporte, un espectáculo. Estaría bien poder disfrutar otro nivel en lugar de castrar las personalidades de nuestros ídolos deportivos.

IM: Como ya hemos mencionado, otro personaje sobre el que ha podido escribir ha sido Pep Guardiola. En su biografía aborda la llegada al banquillo del Barça, los éxitos del equipo y una situación tan dramática como la enfermedad de Tito Vilanova. En uno de los momentos más emotivos del libro, usted narra cómo el cuerpo técnico informa a los jugadores de la situación con el segundo entrenador entonces del equipo justo antes de viajar a Milán (partido en el que, por cierto, vencerían por dos goles a tres). ¿Cómo se vivió dentro del vestuario toda esa situación y cómo se sobrepusieron a esa tragedia los jugadores que desde niños habían convivido con Vilanova?

GB: Lo que le ha pasado al F.C. Barcelona en los últimos años es increíble. Eso solamente se supera a partir de mucha fortaleza de espíritu y de equipo. Ahora que lo vivo de cerca con el Biggleswade United, lo que veo es que es muy fácil encontrar excusas para no hacer lo que debes hacer. Es sencillo perder el camino. Lo complicado es no perder el camino y luchar por cada uno de tus compañeros, el equipo. Todo eso pasó en el equipo. Fue tremendo.

IM: Guardiola llega a la Premier, ¿qué le parece?

GB: Guardiola siempre ha dicho que Inglaterra es un sueño, pero, además, entrenar al Manchester City será un reto.

IM: ¿De 0 a 10 qué grado de responsabilidad tiene un entrenador en el éxito o el fracaso de una plantilla y por qué?

GB: Depende del club. Mi referencia por ejemplo en el Biggleswade United es que es un club de entrenamiento. Por lo tanto, le doy una responsabilidad muy alta al entrenador. Sería un 8. El club luego tiene muchas cosas que hacer, pero el entrenador tiene que tomar las decisiones. Luego hay otros, como el Real Madrid, donde la responsabilidad, por ejemplo, de Rafa Benítez es de un 2 o 3, por lo que pasó ahí. La responsabilidad de su marcha en este caso es de todos, desde la cúpula, hasta los jugadores.

IM: Ojo, que a usted le podemos llamar “mister”. Ya posee el carnet de entrenador. No sé si ha surgido la oportunidad de entrenar a nivel profesional.

GB: Surgió la posibilidad de irme a Escocia con un entrenador español, que me iba a llevar en su cuerpo técnico. Hubiera sido abandonarlo todo y finalmente no di el paso. No se concretó la oferta, pero me lo pensé. Nada, sigo entrenando a las chicas sub-14 del Biggleswade y hago algún entrenamiento dos o tres veces por semana. A ver si me sacó la Licencia A.

IM: ¿Es usted más de la escuela de Mourinho o de Guardiola?

GB: No tengo escuela, estoy aprendiendo. Ojalá tuviera más tiempo pero estoy intentando sacarme el curso y seguir aprendiendo. Entiendo por lo que lo dices, y la verdad es que soy más de Guardiola.

“Los futbolistas viven con amargura la doble cara y el personaje que les obligamos a crear”

GBTrío

IM: Usted ha tenido la oportunidad de charlar, de entrevistar a muchísimos personajes del universo fútbol en todo el mundo. Si tuviera que elegir los tres personajes que más le cautivaron, ¿quiénes serían y por qué?

GB: Leo Messi, no por la conversación que tuvimos, sino por el antes y el después. Descubres otra persona. Humilde, con un punto gracioso muy simpático, de salidas para todos. En un caso concreto, rodeado de niños, lo vi en su salsa, relajado y feliz. Alex Ferguson es otro. Le he entrevistado varias veces y siempre he aprendido. Es un gran contador de historias. Pep Guardiola y José Mourinho son otros dos personajes con los que he disfrutado mucho por razones diferentes. Mou me mostró el teatro que hay en el fútbol porque él representa un papel. Pep representa una manera de entender el trabajo, con una pasión por lo suyo que comparto totalmente. Salvando las distancias soy como él, me mato en mi trabajo, por lo mío, porque me encanta.

IM: ¿Se considera amigo del algún futbolista? ¿De quién?

GB: De varios sí. Pero esa prefiero guardármela… Porque sí. No quiero que interfiera en el juicio del periodismo.

IM: ¿Influye la amistad a la hora de valorar o criticar la actuación de un futbolista o un entrenador?

GB: Buena pregunta. Por supuesto. Influye, claro que sí. Intentas que no. Yo he criticado a amigos míos. Alguno se ha enfadado, recientemente. A un entrenador muy amigo mío le despidieron. Yo expliqué por qué creía que le habían despedido. Dejó de hablarme en aquel momento, pero luego pudimos juntarnos y hablar de nuevo. Os dejo que adivinéis quién es…

IM: ¿Cuál es, según su opinión, la mejor liga de fútbol del mundo? En España siempre se está comparando la competición con la Premier. ¿Qué diferencias existen entre ellas?

GB: Diferencias de intensidad y de velocidad de juego. No podemos ganar ese debate. Estadísticamente la liga española demuestra desde el año 2000 que es mejor. Eso es mucho tiempo. Pero tú a un inglés le pones un partido de la Liga española y se aburre como una ostra. Culturalmente hemos nacido con maneras diferentes de ver el fútbol así que no vamos a terminar de definirlo nunca.

IM: Sobre el premio Balón de Oro. ¿Los aficionados al fútbol pueden confiar en la libre votación de todos los profesionales involucrados o hay presiones según interese que se vote por un perfil o por otro?

GB: Sobre el voto en el Balón de Oro decir que la gente lo hace sin darle demasiada importancia y me parece bien porque no es un trofeo que tenga demasiada importancia. Ahora bien, nos ha servido, por ejemplo, para definir esta era. Es la era de Cristiano, pero sobre todo, la era de Lionel Messi. Comparando con otros tiempos encontramos que nadie ha ganado cinco por lo que es otro referente para hacer a Messi el mejor del mundo. Los periodistas también votan. El resto está más preocupado por su equipo que por votar una lista de jugadores.

IM: Se lo pregunto porque a veces extrañan los premiados, o incluso los nominados a los premios. Hace poco conocíamos el once ideal de la UEFA, y llamaba mucho la atención que no hubiera hueco para Sergio Busquets…

GB: Estoy totalmente de acuerdo. Que Sergio Busquets no esté en el Once FIFPro por ejemplo, que escogen sus compañeros de profesión, me parece alucinante. Injusto. Menos mal que a él le da igual.

IM: ¿Cuál es el equipo titular ideal del fútbol mundial para usted?

GB: Uf. Pongo a De Gea de portero, por delante de Neuer. Por la derecha (Medita), por la izquierda a Marcelo. Me gustan Sergio Ramos y Piqué. y por la derecha… Héctor Bellerín. Quizá es exagerado ponerle ahí pero bueno, para el debate. Centrocampistas: Busquets, por supuesto; Iniesta… Pogba, ponemos a Pogba. Arriba ponemos a Cristiano Ronaldo, Messi y Neymar. Salen casi todos de la Liga.

“A un inglés le pones un partido de la Liga española y se aburre como una ostra. Hemos nacido con maneras diferentes de ver el fútbol”

GBPrensa

IM: La selección inglesa vive un periodo de renovación. Explíquenos qué jugadores de la Premier pueden formar parte de la nueva hornada de talentos para la selección absoluta.

GB: Un montón. Más que darte nombres, que estaría bien, por ejemplo, de cara al próximo Mundial, en el que te encontrarías gente como Jack Wilshere, Oxlade-Chamberlain… un montón. Pero más que eso, resulta interesante analizar el proceso que han comenzado. La gente puede pensar que es casualidad pero Roy Hodson se dejó convencer por Gary Neville que había que dejar paso a los jóvenes, incluso para esta Eurocopa, para crear un hábito y ganar experiencia. El problema que tienen los ingleses es de entrenamiento. No están tan bien entrenados como los nuestros. Es una pena porque mental y físicamente están bien preparados y podrían competir con los nuestros perfectamente. Hasta que no cambien la manera de entrenar, y ahora van lentos en ese sentido, les costará ganar.

IM: ¿Habrá renovación en el banquillo? Usted apostaba en un artículo que Pochettino podría ser seleccionador inglés, ¿es así?

GB: ¿Por qué no? Pochettino está dando muchas oportunidades a jugadores ingleses. Me parece un súper entrenador así que yo apuesto por él.

IM: ¿Qué papel juegan las redes sociales en la nueva concepción del periodismo?

GB: No queda claro todavía qué tipo de periodismo se va a hacer dentro de diez años, o qué va triunfar, o si los periodistas tienen que cobrar por sus tuits o su información. Nos tenemos que adaptar, eso es lo más importante. No hay que dejarse llevar por la marea pero sí ser conscientes de que hay que estar abiertos a todo tipo de periodismo que tenga la esencia del buen periodismo: contrastar, informar, reflexionar, en fin, todo eso.

IM: Por último, hábleme de esa faceta musical que le ha llevado a componer diferentes temas.

GB: (Sonríe) Siempre quise escribir canciones pero no soy músico. Lo último que hice fue tocar la flauta en EGB, pero la música me apasiona. Entonces, un día por Twitter dije si alguien sería capaz de ponerle música a mis canciones. Aparecieron de repente King & Scholes, un grupo folk de Liverpool. Les envié las canciones y tal cual, sin tocar una coma, tocaron y cantaron mis letras. Luego con Best Boy Grip (la canción elegida para la playlist de Impasse Mag en Spotify es precisamente `Monster and me´), un tipo con un talento enorme de Irlanda del Norte, y que me hizo ver qué es una canción. Me destrozó las letras, cambió una cosa de allí y otra de aquí. Con otros grupos hemos hecho alguna colaboración más pero todavía no se ha publicado. Decidimos estrenar y acabar mi carrera musical en The Cavern de Liverpool en 2014. Una noche fantástica en la que nos juntamos Tea Street Band, una banda amiga, que hicieron un acústico. Gaizka Mendieta y yo hicimos una charla. Después King & Scholes y Best Boy Grip interpretaron los temas que teníamos conjuntos. Y después Mendieta hizo una sesión de dj. Una de las grandes noches de mi vida.

Fotografías: Guillem Balagué.

No hay comentarios

Comments are closed.