open

Restauración de espacios naturales, clave contra el calentamiento global

15 noviembre, 2018

La restauración de las tierras y humedales costeros de los Estados Unidos podría tener un papel mucho más importante en la reducción del calentamiento global de lo que se pensaba, según la evaluación nacional más exhaustiva hasta la fecha de cómo se pueden reducir y almacenar las emisiones de gases de efecto invernadero en bosques, tierras de cultivo, pastizales y humedales

calentamiento global

El estudio revisado por pares en ‘Science Advances’ de ‘The Nature Conservancy’ y 21 socios institucionales encontró que la contribución de la naturaleza podría ser igual al 21 por ciento de las emisiones netas anuales actuales de la nación, al ajustar 21 prácticas de gestión natural para aumentar el almacenamiento de carbono y evitar las emisiones de efecto invernadero. El estudio incluye los beneficios climáticos de los humedales costeros y los pastizales en una combinación integral junto con los bosques y la agricultura.

En octubre, el informe especial del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático solicitó una acción global para limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados para evitar los impactos más perjudiciales del cambio climático. Este nuevo estudio destaca cómo, y cuáles, las soluciones naturales en Estados Unidos ofrecen la mayor promesa de ayudar a limitar las temperaturas por debajo del 1,5 grados objetivo.

El director de Ciencia de ‘The Nature Conservancy’, Joe Fargione, autor principal del estudio, apunta que “uno de los activos más importantes de Estados Unidos es su tierra”.

“A través de los cambios en la gestión, junto con la protección y restauración de las tierras naturales, demostramos que podemos reducir la contaminación de carbono y filtrar el agua, mejorar el hábitat de los peces y la vida silvestre, y tener un suelo más saludable para cultivar nuestros alimentos, todo al mismo tiempo –explica–. La naturaleza nos ofrece una forma simple y económica de ayudar a combatir el calentamiento global. En combinación con la transición a la producción de energía sin carbono, las soluciones climáticas naturales pueden ayudar a proteger nuestro clima para las generaciones futuras”.

La directora de Asuntos Externos de ‘The Nature Conservancy’ y exsecretaria adjunta del Departamento del Interior, Lynn Scarlett, destaca los elementos prácticos de los hallazgos del estudio.

“Una onza de prevención vale una libra de cura, por lo que debemos reducir la contaminación por carbono donde podemos. Pero también tenemos que poner a funcionar las soluciones naturales como una herramienta para aislarnos del calentamiento global. Este estudio proporciona una buena noticia de que hacer inversiones en la naturaleza marcará una gran diferencia, al tiempo que ofrece el potencial de nuevos ingresos para los agricultores y ganaderos y silvicultores y comunidades costeras al mismo tiempo”, subraya.

Reforestación para almacenar carbono

De las 21 soluciones naturales analizadas, el aumento de la reforestación (la plantación de árboles) surgió como el medio más grande para lograr un mayor almacenamiento de carbono, equivalente a eliminar las emisiones de 65 millones de automóviles.

calentamiento globalOtras soluciones forestales de alto rendimiento incluyen permitir periodos más largos entre la extracción de madera para aumentar el almacenamiento de carbono; el aumento de las quemaduras controladas y el adelgazamiento estratégico en los bosques para reducir el riesgo de megaincendios; y evitar la pérdida de bosques por la expansión urbana.

El estudio identificó un máximo de 156 millones de acres que podrían reforestarse, 304 millones de acres donde podrían extenderse las rotaciones de la cosecha forestal y al menos 42 millones de acres adicionales de bosques que se beneficiarían de los tratamientos de reducción del riesgo de incendios.

Además, casi un millón de acres de bosque se están convirtiendo en un hábitat no forestal al año, en gran parte debido a la expansión suburbana y urbana, que podría abordarse a través de una mejor planificación del uso de la tierra. El estudio también encuentra que la reforestación urbana puede agregar importantes beneficios de almacenamiento de carbono.

“Plantar árboles y mejorar la salud de los bosques existentes será un factor decisivo para que podamos superar la curva climática”, dice Jad Daley, director ejecutivo de ‘American Forests’. “Este análisis innovador aclara las acciones de mayor impacto para mantener a nuestros bosques como un sumidero de carbono creciente y resistente y la escala potencial de beneficios climáticos”, agrega.

Los pastizales son subestimados en cuanto su oportunidad de almacenamiento de carbono, además de que se están perdiendo a una tasa de más de un millón de acres por año. Cuando los pastizales se convierten en tierras de cultivo, aproximadamente el 28 por ciento del carbono en el metro superior del suelo se libera a la atmósfera.

Esta tendencia podría revertirse volviendo a inscribir 13 millones de acres de tierras de cultivo marginales en programas de conservación y restaurándolos para proporcionar hábitat y almacenamiento de carbono en el suelo.

Las tierras de cultivo existentes tienen un papel importante que desempeñar. Los agricultores pueden optimizar su aplicación de nutrientes, ahorrando dinero y evitando las emisiones de óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero. Los agricultores también pueden plantar cultivos de cobertura, que extraen el carbono de la atmósfera y lo devuelven al suelo en épocas del año en que los campos normalmente estarían vacíos.

Fotografías: Cabecera y destacada: Arroyo en Wooded Hemlock Bog, Kent Mason/ Quemas controladas en Oregon, Jason Houston/ ‘The Nature Conservancy’.

No hay comentarios

Comments are closed.