open

“La cara norte del corazón es esa parte inaccesible que todos tenemos”

3 octubre, 2019

La escritora Dolores Redondo (San Sebastián, 1969) explora en su nueva novela ‘La cara norte del corazón’ la parte más oscura e inaccesible del alma. En una entrevista con Javier Rodrigo, de la Agencia EFE, la autora describe la historia. En ella, la joven Amaia Salazar viaja a Estados Unidos para participar en un programa de intercambio de Europol. Amaia viaja a Nueva Orleans, donde el paso del huracán Katrina convierte la búsqueda de un asesino en serie en una auténtica odisea

Javier Rodrigo: ¿Cuál es la simbología de ‘La cara norte del corazón’ (Planeta, 2019)?

Dolores Redondo: La cara norte de una montaña es siempre la inexpugnable, la mítica, la más difícil, ésa en la que casi siempre hace muy mal tiempo, llueve, hace más frío. Pero es por la que nos empeñamos en acceder, porque es la que guarda los mitos y las leyendas, y te llena de gloria si consigues subirla. La cara norte del corazón es esa parte inaccesible que todos tenemos; incluso las almas más puras, las mejores personas llevan una parte dolorosa, oscura e inaccesible por la que de verdad es muy difícil trepar.

JR: ¿Por qué decidió ubicar el argumento en Nueva Orleans?

DR: Lo he querido llevar allí porque he ido dejando miguitas en todas las novelas para conducir al lector hacia una deuda que tenía pendiente con algo que me conmovió muchísimo en su momento, que es la historia de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina. En 2005, Katrina azotó Nueva Orleans y lo que ocurrió en días posteriores fue el abandono por parte de la autoridad gubernamental. (…) Abandonaron a parte de su población porque es población de segunda. Esa es la parte real, de denuncia, de rabia, que debe tener una novela. Ha sido conmovedor para mí y espero que lo sea para los lectores.

“En la novela hay una parte de denuncia, de rabia. Ha sido conmovedor para mí y espero que lo sea para los lectores”

JR: Amaia Salazar también sufre las consecuencias…

DR: Sí. El paso del huracán deja la ciudad sumida en la edad de piedra, sin agua, sin luz, sin comunicaciones. Y también sin toda esa tecnología a la que nos hemos acostumbrado en los últimos años, que a menudo marca los tiempos de la novela negra, lo que tardan en llegar las analíticas, el tiempo que alguien puede estar detenido o pasar a disposición judicial.

JR: Detectives de otras épocas.

DR: Aquí todo eso se rompe y nos encontramos en un lugar donde no se puede hacer una llamada, no se pueden hacer fotografías mas que con el móvil hasta que se acaben las baterías, no se pueden procesar las pruebas, ni siquiera custodiarlas. Así que, cuando van llegando a los distintos escenarios y encontrando las pistas que les podrían llevar hacia el asesino que persiguen, tienen que convertirse en detectives casi victorianos.

JR: En un momento dado, los fantasmas de su niñez vuelven a apoderarse de Amaia. ¿Ese huracán simboliza también una tormenta interior de Amaia Salazar?

DR: Me gusta que los elementos de fuera simbolicen también la tormenta que se mueve en el interior del personaje. Me gusta someterle a esas tremendas presiones y ver cómo sale airosa. Amaia es un personaje que se va haciendo, y en esta novela vemos justo el momento en el que se produce ese click entre dejar de ser una niña que está siendo una víctima y ni siquiera se da cuenta, a pasar a tomar conciencia de su situación y convertirlo en algo positivo.

“Me gusta que los elementos de fuera simbolicen también la tormenta que se mueve en el interior del personaje”

JR: En la novela se establece un vínculo muy especial Amaia y Dupree, dos personas muy diferentes.

DR: El vínculo es ser capaz de distinguir el mal, de tener ese instinto especial para el comportamiento depravado de algunos seres humanos y es sin duda porque lo han probado en sus propias carnes. Porque lo han vivido, porque ya han pasado por ese camino del infierno en algún momento.

JR: ¿De qué tipo es ese vínculo?

DR: Si miras al interior del monstruo y reconoces al monstruo, muchas veces el monstruo está más cerca de lo que sería conveniente. Mirar el abismo hace que ese abismo esté dentro de ti.

Fotografías: Dolores Redondo/Archivo de la autora. Cabecera: Bernardo Díaz.

No hay comentarios

Comments are closed.