open

5 claves imprescindibles y fáciles de conseguir para estar en forma

22 febrero, 2015

estar en forma

Son muchas las razones que explican el acercamiento de la población al deporte. Y es evidente que cada vez vemos más personas desarrollando actividades físicas o buscando el deporte como alternativa personal de ocio y para estar en forma.

Entre los motivos que subyacen a esta revolución podríamos debatir los cambios en la cultura deportiva del país, en los que han ayudado probablemente los éxitos en competiciones a nivel internacional. Las generaciones que durante Barcelona’92 eran niños han crecido en las décadas más gloriosas del deporte de este país.

Este hecho sugiere la cuestión sociodemográfica del asunto. Las cohortes más numerosas de la pirámide poblacional oscilan desde principios de la década de los 70 hasta el babyboom retardado de finales de los 80. Son esas generaciones más numerosas las que eligen actualmente el deporte como opción en sus diferentes disciplinas.

Hay además una metamorfosis en la conciencia saludable y el conocimiento de los beneficios del deporte. Un elemento evidentemente favorecido por la divulgación en las escuelas, las administraciones y los medios de comunicación.

Cabe mencionar también el aumento de las instalaciones deportivas o la adecuación de diferentes zonas públicas que promueven las actividades saludables. Y sin duda, el factor estético, en el que no insistiremos demasiado.

Buscamos una guía general para estar en forma

La campeona del Mundo y de Europa de karate, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y experta en entrenamiento personal, la tinerfeña Gloria Casanova, ha establecido una pequeña guía que incluye las claves imprescindibles para estar en forma y adquirir unos hábitos saludables.

1.- Realizar actividad física frecuente
Lo recomendable es llevar a cabo actividad física al menos cuatro días a la semana en sesiones de entre 45 y 60 minutos. Estas sesiones deben contemplar el trabajo aeróbico así como el trabajo de fuerza, respetando la parte de estiramientos al finalizar la sesión.

Un buen ejemplo podría ser la combinación de la natación (ejercicio aeróbico) con actividades de autocarga o movilización de peso (fuerza). Pero para concretar la disciplina deportiva más apropiada, la que puede resultar menos lesiva en función de nuestras características, o desarrollar un programa de entrenamiento adecuado es recomendable el asesoramiento de un buen profesional.

2.- Llevar una alimentación equilibrada
Es fundamental mantener una dieta sana basada en el consumo de frutas, verduras y productos no procesados. Reducir el consumo de azúcares y grasas transgénicas. Debemos mantener en el organismo los niveles óptimos de alcalinidad que nos ayudan a evitar la aparición de enfermedades.

Comer cinco veces al día no es baladí. Reduciendo las ingestas aumenta la sensación de hambre y las cantidades a consumir. Además ralentiza el metabolismo, es decir, el cuerpo autorregula las reservas y quema menos energía.

3.- Consumo adecuado de agua
El agua es la bebida fundamental. Según se especifica en la nueva Pirámide Nutricional, elaborada por el Comité Científico de la Fundación Dieta Mediterránea, el agua debe estar presente de forma abundante en nuestro día a día.

La ingesta de agua total conveniente se suele marcar en tres litros en hombres y dos en mujeres, variando estas cantidades según la edad. Esto no quiere decir que debamos beber tantos litros de agua, ya que el 20 % de esas cantidades procede de alimentos sólidos.

4.- Evitar el sedentarismo
Debemos considerar una modificación en las pautas de comportamiento de nuestros hábitos diarios. Pequeños gestos que pueden luchar contra el sedentarismo.

Evitar el uso de escaleras mecánicas o ascensores; evitar el vehículo en desplazamientos cortos en los que podamos caminar; o por ejemplo, participar activamente en los juegos de los más pequeños de la casa.

5.- Respetar los ciclos de sueño
Según la Organización Mundial de la Salud dormir no es un placer, sino una necesidad. Es adecuado respetar el descanso para conseguir un rendimiento óptimo y afrontar el día con niveles de energía adecuados.

Son necesarias, como mínimo, seis horas de sueño, siempre en la misma franja horaria. Esta pauta mejorará considerablemente nuestro estado físico y evitará trastornos en nuestra salud, además de consecuencias negativas en nuestra alimentación.

1 comentario

Cristina febrero 28th, 2015

Interesante articulo…!!!
Redactado por una gran Campeona y persona dedicada al deporte,
Saludos!