open

Tecnodisrupción - Impas5e blogs -

Juan Miguel Gómez

Juan Miguel Gómez Berbís es colaborador de ImpasseMag, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid y socio fundador de Nimbeo y Universo iDEA. Apasionado del Kaizen y del Macallan con hielo. También es el autor de "Las Mentiras del Kaiser" y "La Quinta y el Espejo".

El búho de Madrid y la smart city

Finales de los años 90. Todavía sonaba algún éxito de Ella baila sola y Gala tronaba en las discotecas con aquello de ‘Freed from Desire’. Altas horas de la noche en Alonso Martínez, una zopa de copas madrileña, y una caterva de jóvenes bajábamos por la calle Barquillo hasta Cibeles.

búho MadridCruzábamos la plaza y allí nos despedíamos de nuestros compadres de fiesta con un abrazo de camino cada uno en su casa, y Dios en la de todos, en nuestro búho.

El búho o autobús nocturno, propiciado porque la nunca suficientemente ponderada EMT (Empresa Municipal de Transporte), era la única manera de “recogernos” (expresión castiza donde las haya) y llegar a casa a tiempo para que nuestros padres no se preocuparan más de la cuenta. Además del consabido taxi, claro está.

Ya lo cantaba la simpar Rocío Durcal. Cómo ha cambiado la vida. Cómo han pasado los años. Termino una noche de verano madrileña con mis primos y les comento lo del búho. Se ríen, mientras cruzamos Cibeles.

Hay motos eléctricas de eCooltra. Uno coge una de las bicicletas, también eléctricas, de BiciMad. Otro vuelve a casa en un Cabify, porque le gusta más que el servicio que ofrecen los taxis y, además, en el trabajo le permiten utilizar la cuenta corporativa. Los más cogen un coche de car-sharing, hay múltiples servicios en Madrid (Zity, Car2Go, eMOV). Incluso alguno se plantea coger un patinete eléctrico de Lime.

Asisto atónito a esta increíble transformación. Madrid es una smart city y la movilidad urbana ha sufrido una revolución sin precedentes. Los medios públicos, benditos ellos, el Metro y la EMT llevan igual desde aquellos tiempos míos del búho, pero la tecnología y la innovación han permitido una disrupción desde la iniciativa privada que ha cambiado permanentemente la concepción del transporte en nuestra generación y las venideras.

Eso sí, siempre: si bebes no conduzcas. Ya lo dijo el sabio StevieWonder.

Feliz revolución.

Fotografía: EMT.

 

No hay comentarios

Comments are closed.