open

“Me encantaría decir que luché por tener mi sello pero tuve suerte”

1 marzo, 2015

Encontrar una entrevista más especial que esta era complicado. La periodista Marta Nebot (Sevilla, 1975) cita a Ángel Martín (Barcelona, 1977) en un doble encuentro donde se respira humor, sarcasmo y sinceridad. Cómico, guionista, actor y presentador que un día se encontró a una gente en televisión que le dijo: “Haz lo que te salga de la polla”

Ángel Martín

Marta Nebot: Empecemos por el principio. ¿Es verdad que debutaste junto a tu padre en un grupo musical que actuaba en bailes para la tercera edad?

Ángel Martín: Es verdad. En Cataluña se hacía la cosa de dar dinero a los centros de la tercera edad para que hicieran actividades. Mi padre era músico de centros de la tercera edad. Yo estudié piano, me cansé de estudiar música clásica y dije `yo quiero hacer pasodobles´ y esta mierda -esta mierda, no-. Entonces, éramos mi padre y yo y se juntaba un batería con nosotros. Tocábamos pasodobles, chachachás, boleros, cumbias, todo eso. `La morena de mi copla´ ´Se me perdió la cadenita´ (Canta) `Carmen se me perdió la cadenita que tú me regalaste, Carmen´, `Viva España´ y la gente moría de una semana para otra. Y no es broma. Tú podías llegar y que te dijeran: `Ha muerto no sé quién´. Entonces entre canción y canción hacías un minuto de silencio y retomabas con un pasodoble o un bolero o lo que fuera, después del minuto – que tú veías a gente inquieta pensando `joder un minuto es muy largo´-. Era como `me importa tu muerte´ y `me da igual´ al minuto. Era dramático y cómico a la vez.

MN: Dice tu biografía -la que hay por ahí circulando- que con el dinero que sacabas de estas cosas empezaste a estudiar interpretación y que la mayoría de papeles que te otorgaban eran de tipo oscuro y misterioso. Tú eres un poco así, ¿no? Oscuro y misterioso.

AM: No es que me los dieran, es que yo los escogía. Yo era súper intenso. Quería ser guay. Si estudias Interpretación y tienes 20 años eres un intenso de mierda. Entonces estás ahí como en modo faceta oscura. En modo, como `quiero llorar´, `quiero pensar en la muerte de mis familiares´ y todo eso. Iba por ese lado. No quería comedia, no me interesaba.

MN: ¿Te acuerdas de algún papel de esa época?

AM: Es que… Era una escuela muy mala, la verdad. Era muy mala. Era un timo.

MN: No vamos a decir el nombre…

AM: Sí sí, era `15 de septiembre´. Una puta estafa. Si sigue abierta que no vaya nadie. De sacar el dinero a los adolescentes. Yo me acuerdo que uno de los motivos por los que te apuntabas era que, cuando terminabas el primer año, te hacían un viaje a Madrid para conocer representantes y actores, para meterte en el medio. Hicimos el viaje ida y vuelta, sin noche, en un autocar. Vinimos a Madrid, a lo que entonces había en Neptuno, ¿un Planet Hollywood? Pues a ese Planet Hollywood nos llevaron a la fiesta que había montado la Escuela. Y en la fiesta, la gente a la que teníamos que conocer era OBK y el hijo de Andrés Pajares. Esos eran los contactos de la puta escuela de interpretación.

MN: ¿Crees que la stand up es, quizás, la única ventana para colarse con un carácter propio en el mundillo ahora mismo?

AM: Estoy un poco despistado de cómo está el stand up. No sé qué hay, quién hay. En mi época fue muy guay. Dani (Mateo), Raúl Cimas, toda aquella generación, Ricardo (Castella), Joaquín (Reyes), Ernesto (Sevilla), todos estos. Tuvimos suerte. Fue un momento en el que el stand up se puso de moda. Todos hemos seguido currando y haciendo cosas pero para los nuevos creo que es más complicado. Lo que hacía Paramount Comedy era un escaparate de puta madre. Tú escribías tu material, lo llevabas allí, te daban unas pautas para poder emitirlo pero no te cortaban nada. Te decían, `esto no podemos emitirlo pero está bien, guárdalo para los bares´. Era una ventana muy grande. Antes se podía sobrevivir con eso. Antes se buscaba mucho cómico para programas y ahora me da la sensación de que ya no. Los que aprovecharon ese momento están más o menos colocados y están haciendo cosas pero los nuevos no sé cómo lo tienen. Me parece que lo tienen más difícil. Hubo como un boom de monologuistas. Y, además, ves cómicos de fuera y te da la sensación de que aquí estamos un poco atrasados en el stand up. Estamos como con miedo, `se puede decir´, `es delicado´, `dónde está la línea´. De los pocos que hay ahora, a mí me parece que Ignatius es de los pocos que hace `su mierda´ desde hace mucho tiempo y que lo que hace es brillante. El resto, entre los que me incluyo, me parece que hacíamos un material que estaba bien pero era antiguo comparado con otros países.

MN: ¿En tele se crea o se compra lo ya creado?

AM: Pasa algo súper curioso en la tele. `Me gusta lo que haces fuera de aquí y te traigo aquí para que hagas lo que yo te digo´. Yo hablo desde la suerte que he tenido de no haber pasado por ese proceso. Pero he visto a cómicos que he visto en escenarios y he pensado `esto no tiene nada que ver con lo que haces tú´.

MN: ¿Te compran por lo que haces y luego te adulteran?

AM: Sí y para mí no tiene sentido. Si lo que quieres es mi tono, mi cara… ¿Para qué voy a hacer una cosa que no tiene que ver conmigo? Entonces es muy difícil generar contenido para televisión. Tienes que pasar muchos filtros, tienes que pasar por muchas historias.

“Me encantaría decir que yo luché por tener mi sello pero tuve suerte. Fue gente que me dijo haz lo que te salga de la polla”

Marta Nebot y Ángel Martín

MN: Y pasas de hacer monólogos, a ser guionista y, de repente, el megapelotazo: ‘Sé lo que hicisteis’. ¿Cómo conseguiste que te compraran que dijeras e hicieras lo que te diera la gana por la tele?

AM: Tuve suerte de coincidir con la gente adecuada. Fin. No fue más que un puto golpe de suerte. Alguien que se fio y le gustaba lo que yo hacía. La persona que me llamó fue Bropi (Juan Andrés García Ropero), que fue luego director de ‘Sé lo que hicisteis’. Luego Bropi y Amando (Cabrero) supervisaban los guiones pero es verdad que las propuestas que hacían estaban en la línea y eran mejores que lo que yo había escrito. No es lo habitual. Y, además, lo pasamos muy bien y podíamos hacer lo que nos daba la gana. Había jefes pero estaban a otras cosas. Estaban a que la cadena no cerrase. Si pones un dinero para que una cadena no se cierre, el problema más pequeño es lo que se dice en un programa de un día que nadie ve. Y a la gente que empezó a vernos le gustó el tono. Ya te digo… Me encantaría decir `yo luche por tener mi sello´ pero tuve suerte. Fue gente que me dijo `haz lo que te salga de la polla´.

MN: Bueno todo esto llega y subes, subes, subes y, de repente, lo mandas todo a hacer puñetas. ¿Cómo es, en la cresta de la ola, estar ahí y decir yo me bajo?

AM: Porque no tenía nada más que aportar al programa.

MN: Pero tú podías seguir ganando pasta. Estar en un sitio que te aportaba visibilidad, prestigio, futuro. Fue valiente.

AM: No creo que sea valiente. Yo llegué a la tele de casualidad.

MN: Tú querías ser actor, cómico, querías estar, ¿no?

AM: Todo lo mío ha sido de rebote siempre. Decía: “Aquí estoy bien pues me quedo una temporada”. Podía haber aguantado infinito, pero si me aburro para mí no tiene sentido. Tengo la sensación de que o tú te lo pasas bien o nadie se lo pasará bien. O tú te estás divirtiendo con lo tuyo o la gente dice “no nos estamos divirtiendo”.

MN: ¿Pero cuánta gente hay así (aguantando) en televisión?

AM: Es su puto problema.

MN: No vamos a decir nombres pero si nos paramos a pensar, la inmensa mayoría de gente lo llama profesionalidad y no cogen y se van porque prefieren recibir su cheque.

AM: Para mí no es así. Yo podía haber seguido. ‘Sé lo que hicisteis’ podía haber seguido. Y si hubiera acabado nos hubieran recolocado porque había un equipo que funcionaba. Miki sigue ahí, Patricia sigue trabajando. Dani sigue ahí. Pero a mí la tele no era… Fue un momento de qué quieres hacer: ¿seguir en la tele o dedicarte a la comedia? Aquí en la tele no pinto nada, me aburro muchísimo, va a salir una cosa que no sé lo que es ¡uf! Me parecía que era la mejor opción. No tenía ni puta idea de lo que iba a pasar. Lo que sí sabía es qué iba a pasar si me quedaba y es que no me lo iba a pasar bien. Hasta aquí.

MN: ¿Y antes de llegar eso? ¿No intentaste aportar algo nuevo que sí que te divirtiera?

AM: Pasó mucho tiempo claro. Es tele. Hay unas reglas. Si algo funciona no lo toques. Eso es así. Funciona, a ti no te emociona, no te divierte pero funciona. No lo toques. Ya está. Estuvimos intentando cambiar cosas. Llegó un momento en el que había que reinventarse. Pero no te puedes reinventar sobre la marcha. No puedes hacer un programa diario e intentar cambiar el programa. Era imprescindible detenerlo. Pero hay gente a la que no le interesa que el programa se pare porque vive de eso. Lo que era necesario para el programa no se podía hacer. Eso no significa que parando el programa hubiera mejorado. Pero no nos podíamos reinventar sobre la marcha. Lo mío fue un proceso largo.

MN: ¿Y no fue el corazón?

AM: El corazón me tenía hasta la polla. Claro, me aburría infinito. No me interesa nadie y me da asco. Me parece repugnante y me tira para atrás.

MN: Igual si el programa hubiera sido de fútbol hubieras durado 10 años…

AM: El fútbol también me tira para atrás. Pero si hubiera sido otra cosa que me interesara, claro. Me encontraba gente que me decía `aquello que dijiste de mí´ y yo: `no sé quién eres´, `pero si has hablado de mí muchas veces´ y yo: `no sé quién eres perdóname; olvido las cosas que no me interesan y tú no me interesas´. Era divertido durante un tiempo. Globomedia tuvo la idea de hacer un programa así y salió muy bien. La putada de hacer un programa que hable de los tíos que se dedican a la prensa del corazón te obliga a ver eso y pensaba cuando llegaba a casa `a mí qué mierda me importa esa gente´ Eso también influyó.

“Tengo la sensación de que o tú te lo pasas bien o nadie se lo pasará bien. O tú te estás divirtiendo con lo tuyo o la gente dice: no nos estamos divirtiendo”

Ángel Martín en Impasse Mag

MN: ¿No te dio miedo de que el mundillo te castigara?

AM: No. Es como “¿te has enfadado porque has tomado una decisión que a ti no te viene bien?” Pues ya se te pasara. Yo tengo que tomar las decisiones de mi vida, no de las que a ti te vienen bien.

MN: Y luego otra cosa: que es que el programa tenía una contrapartida, que luego tú salías a la calle y te encontrabas a gente que te quería matar.

AM: Sí, lo que pasa que he tenido suerte en eso. Como no me muevo mucho tampoco por el medio…

MN: No vas mucho a Gabana… 

AM: (Risas) Claro, como no me muevo mucho por ahí, tampoco me he encontrado con muchos. Una vez me encontré con una, en un programa de Igartiburu, que fuimos a hacer una promoción de un espectáculo, y la tipa vino en plan: Es que es tu momento de pedir perdón. Es como que te follen, no quiero pedir perdón. ¿Por qué coño tengo que pedir perdón? Que a ti te ha molestado no sé qué, pues supéralo. ¿Qué edad tienes? No lo sé. Es tu puto problema.

MN: ¿Quién era esa?

AM: Es que no me acuerdo, una que trabajaba con Anne Igartiburu. No sé quién es. Te lo juro. No me acuerdo de los nombres. Luego me he encontrado con gente que me ha sorprendido para bien. Gente que de pronto descubres que tiene sentido del humor. Y me ha parecido de puta madre eso.

MN: ¿Cómo quién? ¿Te acuerdas de alguien?

AM: Sí. Carmen Hornillos me parecía brillante, que ya murió. De las tías con más sentido del humor. Y luego uno de los que me sorprendió para muy bien fue Maxim Huerta. Se acercó y me dijo: Esto, esto y esto me ha molestado. Pero entiendo tu mierda. Entonces si puedes no hacer esto, esto y esto, te lo agradeceré. Y yo le dije: Ya tío, pero es tele. Me pareció que era alguien que entendía lo que había. Que le podían molestar cosas pero que entendía lo que había. ¿Y con quién más? Es terrible. ¿Quién era? Es que no me acuerdo de los nombres de verdad. Creo que le llamábamos Rinconete. Es un tío supermajo, las veces que he coincidido con él luego… Albert Castillón, creo que es. Está currando en Antena 3 me parece. Este es otro que las veces que nos hemos visto… Es un oscuro de mucho cuidado. Pero que lo sabe, él lo sabe. Es un tío que a nosotros nos ha invitado a su programa de radio a promocionar espectáculo y tal, y tiene sentido del humor. Y te dice, es verdad, soy un macabro. Pero se lo toma bien, lo encaja bien. Tampoco han sido tantos, sólo recuerdo a tres.

MN: Desde que te fuiste, el programa sólo duró cuatro meses. ¿Te sentiste un poco responsable cuando pasó eso? ¿El día que tú te vas crees que el programa va a morir o no lo tenías tan claro?

AM: No, no creo que ningún programa muera porque se vaya alguien.

MN: Pero no era alguien cualquiera. Era el alma del programa o una parte muy larga del programa, y con algo muy particular difícil de sustituir.

AM: Ya, pero no creo que tuviera que ver con la marcha. Yo pensé que estaría muchísimo más tiempo, la verdad. Me pareció que no tenía que ver mi marcha ni la de nadie. Creo que hubiese influido la marcha de Patricia, lo creo de verdad. Si ella se hubiese marchada hubiera sido distinto. Creo que es tan sencillo como que no pararon para tratar de reformular ese programa, se intentaron hacer cambios sobre la marcha, tratando de mantener la idea inicial de ese programa. Y ya era imposible mantener esa idea inicial porque ya habían cambiado muchas reglas del juego. Entonces era absurdo.

MN: Tenían prohibido sacar imágenes…

AM: Pero no sólo que nos habían prohibido sacar imágenes, sino que el mundo del corazón en televisión había cambiado. En los cinco años que estuvo `Sé lo que hicisteis´ (creo que fueron cinco años) pasaron muchas cosas. Y el mundo del corazón en televisión cambió. Cuando nosotros empezamos estaba `Aquí hay tomate´, algún programa más en Telecinco que no recuerdo, Antena 3 tenía `¿Dónde estás corazón?´ y algo más por la tarde también. Y en esos cinco años, Antena 3 dejó de emitir corazón por completo, si no me equivoco, empezó a cambiar las reglas. Y los programas tipo `el tomate´ se reinventaron de una manera donde lo que hacían era machacarse entre ellos. De forma que esa idea inicial de persiguen a gente o siguen a gente que no quiere pertenecer al mundo del corazón, que es lo que a nosotros nos parecía lamentable, desapareció. Es esta cosa de ¿por qué estas siguiendo a no sé quién que está enfermo?, ¿por qué te estás metiendo con gente que no quiere estar ahí? Eso cambió.

MN: ¿Se dejó de hacer?

AM: No, se reinventó. Básicamente ahora el mundo del corazón, lo poco que he visto, me da la sensación de que es un puto circo interno. Sólo se habla de la vida de la gente que está en ese puto circo. No hay nadie de fuera. También estoy muy desconectado de eso, porque hice como un trabajo de desintoxicación. Pero yo recuerdo momentos de `Sé lo que hicisteis´, donde habían grabado con cámara oculta a azafatas del accidente de Spanair en el vuelo de después llorando cuando pasaban por encima de donde había sido el accidente. Habían grabado con cámara oculta al médico de Antonio Puerta haciendo unas declaraciones. Perseguían a gente que no quería estar en el mundo del corazón. Una cosa muy chunga y muy oscura. Ahora mismo, cuando he visto alguna vez eso, es como que se machacan entre ellos y hacen la cosa entre ellos, entonces es tú aceptas las reglas del juego, tú vendes tu puta vida y no sé qué, pues por mí como si os queréis sacar las putas entrañas y devoraros entre vosotros, eso a mí me da igual.

MN: ¿Ha mejorado el mundo del corazón?

AM: Ha mejorado porque se destrozan entre ellos. Lo que me parece una mierda son las revistas. Me parece una puta basura. No sé quién está con no sé quién. Pero me parece una basura que exista y me parece una basura que la gente tenga el cotilleo de querer saber quién no sé qué.

“Las revistas del corazón me parecen una puta basura. Me parece una basura que existan y me parece una basura que la gente tenga el cotilleo de querer saber”

Nebot y Martín

MN: Pilar Rubio se fue llorando, habrá quien diga por dinero o por trabajo, se puede decir por ambición. Tú te fuiste contento por dignidad. ¿Cómo os lleváis? ¿Hablas con ella?

AM: No, no hablamos desde hace tiempo. Pero hemos tenido trato mucho tiempo. Los motivos de la marcha de Pilar… Yo supongo que básicamente te hacen una oferta mejor y no tiene más. No veníamos de como muchos años de tele, entonces cualquier cosa te parecía como ¿qué va a pasar ahora?. Se generaba mucho miedo, como una cosa dramática de estar haciendo un feo o no estaré haciendo un feo. Y con tiempo te das cuenta que nadie hace feos, que es la puta tele. Te hacen ofertas, te interesa más, te vas. Fin de la historia. Te interesa el proyecto, te interesa la pasta, te interesa lo que sea y desapareces. Parte de lo que le pasara a Pilar, de esa pena -porque sé que le dio mucha pena- creo que tiene que ver con la cosa personal. Era un programa donde todos somos amigos. Creo que se mezcla la sensación de qué guay porque tengo una oferta que probablemente es mejor, con el `me cago en la puta´ pero esta gente no está. Es como cuando cambias de cole de pequeño, me voy a un cole porque me tengo que ir a ese otro cole pero me da mucha pena. Hace mucho tiempo que Pilar y yo no hablamos.

MN: Ahora estás en `Órbita Laika´ en La 2, que el nombre ya es un gol en la televisión pública que tiene cuatro programas religiosos (‘El pueblo de Dios’, ‘Últimas preguntas’, ‘Testimonio’ y ‘El día del Señor’ con su misa todos los domingos). Le habéis colado un programa que se llama ‘Órbita Laika’, con k pero laica al final y al cabo.

AM: Es por el perro. Es que hubo un perro en el espacio que murió.

MN: Ya. Pero yo he visto un doble sentido.

AM: Porque eres una malpensada. Es que hubo un perro en el espacio.

MN: Sí, claro y también como va de ciencia tiene mucho sentido que la ciencia sea laica, ¿no?

AM: Todo está muy bien escogido. Pero para hablar de eso mejor llama a José Antonio (Pérez), que es el director. Yo no me voy a meter en movidas. Nos lo estamos pasando muy bien. Bueno, ya está grabado todo. Me ha recordado mucho a los inicios de `Sé lo que hicisteis´. Era sin ninguna presión, gente con la que nos llevamos muy bien. Ha sido una aventura guay, agobiante para mí a ratos por el rollo de la… no entrevista. Porque yo le decía a José Antonio: yo entrevistar no, no me jodas. No sé entrevistar, no soy entrevistador. Y José Antonio me dijo: pero si son tres minutos de hablar con el invitado, son tres preguntas. Y yo le dije `ya, pero no quiero hacerle preguntas, no quiero eso´. Y me dijo `vale, ¿y si en vez de entrevistas decimos que haces charlas?´ Y le dije `charla me gusta más´. Ahí fue un rollo de psicología. Me lo he pasado muy bien, además, he tenido la suerte de que todo el que ha venido es amigo. Creo que con los únicos que no había hablado antes fueron con Carlos Sobera y con Latre. Bueno, miento. Con María Casado no había tenido trato y me flipó. Me reí muchísimo. Me sorprendió mucho. Pero con el resto han sido: Ana Morgade, Raúl Cimas, Julián López… Cansado ha estado también… Han ido viviendo amigos, entonces ha sido muy divertido hacerlo.

MN: ¿Y renovaréis?

AM: No tengo ni puta idea, no sé cómo va. Supongo que eso dependerá de audiencias.

MN: ¿Qué tal va?

AM: (Risas) Creo que bien. Es que no lo miro, te lo juro.

MN: ¿No te lo mandan?

AM: Creo que lo mandan. Tenemos un grupo con el director, los colaboradores y yo. Entonces… es que no miro la audiencia, te lo juro. Porque cuando entras, cuando empiezan a hablar de sus mierdas… es que son científicos. Entras ahí y empiezan con, oye, los fractales y su puta madre. Entonces yo cuando entro y veo 25 mensajes el lunes es como hostia, me voy al último. Hubo una vez que coincidió con la audiencia.

MN: ¿Y cuánto era?

AM: Había hecho un 2,9 o algo así, que no sé si era medio millón de espectadores.

MN: Eso para La 2 está bien.

AM: El mensaje después de José Antonio (el director) era `todos tranquilos, no hay problema´. Pero no lo miro, fue una cosa que aprendí de la tele. La audiencia a mí me la pela, no depende de mí, no puedo hacer nada. La gente o ve el programa o no lo ve y al directivo o le convence o no le convence. Como tú no puedes hacer nada, tú tienes que ir allí a hacer lo que puedas hacer lo mejor que puedas. Y ya está. Cuando la miraba me generaba una presión absurda, de qué puedo hacer mejorar. No puedes hacer nada para mejorar, nada de nada. A lo mejor a otra hora sería mejor. ¿Es asunto tuyo? No. A lo mejor si hubiese más equipo sería mejor, más largo, más corto, más… ¿puedes hacer algo de eso? No. No te líes. Haz tu trabajo lo mejor que puedas y fin. Yo supongo que bien, porque no he recibido ningún mensaje que diga puff.

MN: ¿Pero te ves haciendo ciencia diez años?

AM: (Pausa) No sé si 10 años, porque me conozco y me canso. Pero podría hacer otra temporada así. Me lo he pasado muy bien con esta gente. Si fueran los mismos, si fuera exactamente igual con las mismas condiciones, o mejores, podría hacerlo. Me lo he pasado bien.

“Órbita Laika es un tipo de televisión sin presión en la que nos divertimos muchísimo”

Martín en la barra

MN: Sigues de todas maneras con tu teatro, eterno, ¿no?

AM: Sí, ahí sigo. Claro. Es que nos reímos mucho. ¿Cómo vamos a no hacer eso? Vamos a cantar, vamos por los pueblos cantando, hacemos musicales. Es que es muy divertido. En el momento que encuentras una cosa que te apetece hacer… y en el teatro, además, es donde te vas a hacer rico – todo el mundo lo sabe-. El teatro y la música es la manera más rápida de hacerse rico en este país. ¡Joder, qué puta sangría! Es que lo pasamos muy bien. Terminamos `Nunca es tarde´ y nos pusimos a escribir otro espectáculo. En eso estamos.

MN: ¿En el cine también has hecho cositas?

AM: Pero me avergüenzo profundamente de ellas.

MN: ¿Por qué?

AM: Sólo he hecho una cosa. Creo que ni se emitió en cine. De hecho, creo que se emitió pero el director insiste en que no para no pagarnos a ninguno. Es un hijo de puta, rastrero y ladrón.

MN: ¿Cuál?

AM: Una peli que hicimos cuando estudiaba en la escuela de interpretación. Una peli que se llamaba `Sitges-Nagasaki´. Vaya acierto el mío. (A Marta) No apuntes. No seas malvada. Una peli con David Meca. Una peli de David Meca, vamos.

MN: ¿Iba nadando de Sitges a Nagasaki?

AM: Iba nadando… yo he visto cosas de David que han sido muchas risas.

MN: ¿No has hecho un corto?

AM: Sí, con Carmen Alcayde. Si yo he ido acertando. Sí, en `Pernambuco´. Y luego hicimos otra cosa que se llamaba `Marta Molina´, con Laura Sánchez. Eso fue otra cosa… Mi incursión en el mundo cinematográfico no es de 10. No podríamos decir `has acertado, cabrón´. No he dado una, no he dado pie con bola.

MN: ¿Harías, si surgieran, más cosas?

AM: No lo sé. Si te ves que no vas a joder el proyecto, igual sí te apuntas. Pero como lo leas y digas, es que esto lo voy a joder. Es que no voy a ser capaz de hacerlo bien. No me apuntaría a nada que creyera que le voy a joder a la persona que le echa tiempo.

MN: ¿Qué es para ti ser cómico? ¿Cuál es la gracia?

AM: Yo es por algo puramente egoísta. Soy un puto egoísta. Sé que hay cómicos que dicen `tío, la risa de la gente, la gente entra con sus problemas, les haces reír, se piran´. No, a mí me la pela. Me la pelan sus putos problemas. Lo mío es algo egoísta. Me divierte mucho ver a la gente reír. O sea: ¡me divierte!, es una cosa que me hace mucha gracia. Es currar en una cosa que consiste en tratar de encontrar bromas y es que cuando encuentras la broma tú te ríes mucho, entonces es un curro que se basa en bueno, ¿de qué va tu día? Mi día va de encontrar cosas que me hagan mucha gracia. Vaya trabajo raro, ¿no? He tenido la gran suerte de poder dedicarme a ello de momento, no sé si mañana no. Hasta hoy sí.

“La audiencia a mí me la pela, no depende de mí. No te líes. Haz tu trabajo lo mejor que puedas y fin”

Martín y Nebot

MN: ¿Te ves con un programa tuyo en la tele? ¿Pasará alguna vez? ¿Lo veremos?

AM: De momento no. ¿Tú sabes el follón que supone pensar un programa?

MN: Pero luego te haces Pablo Motos, internacionalmente.

AM: ¿Tener que cenar con Will Smith sin saber inglés? Es un follón.

MN: ¿Tú no sabes inglés?

AM: Muy mal.

MN: Pero puedes aprender como Pablo.

AM: Podría aprender inglés, pero es que ya conoce a todos los actores. Necesitaría su permiso.

MN: ¿Tú puedes hacerlo con científicos?

AM: No sé si quiero. Ya conozco a algunos y no sé si quiero. Tienen bromas que no entenderé nunca. La primera broma que me contó un científico fue ¿por qué un fotón no puede hacer una pizza? Porque no tiene masa. Y ellos se ríen, lo más acojonante es que ellos se ríen. Y yo pienso `bueno ok, me tengo que ir. Gracias chicos´.

MN: ¿Y la ciencia puede tener algo de gracia?

AM: Ojalá la gente que esté viendo `Órbita Laika´ piense que sí, porque si no estamos fracasando estrepitosamente. Tienes que dar con la gente adecuada.

MN: ¿Con el público adecuado?

AM: No. Cualquier cosa puede ser divertida. Si te lo cuenta alguien que tenga sentido del humor. El problema es cuando alguien se coloca en el oye no hagamos bromas con esto. Porque eso yo creo que generalmente va a la contra de todo. De absolutamente todo. Aquí hemos tenido la suerte de que estos señores hacen bromas de lo suyo todo el rato y se ríen de esta cosa seria que es la ciencia, acercándola a la gente. Es guay.

4 comentarios

Silva marzo 2nd, 2015

Dos personajes que me encantan.

Me habéis descubierto aspectos de la vida que desconocía de Ángel Martín. Se le ve un tío cachondo y con buen fondo.

Todo ello acompañado de grandes fotos.

Seguid así!

Tensión sensual resuelta marzo 3rd, 2015

Me gusta mucho cómo ha hecho la entrevista Marta. Él me caía muy bien en Sé lo que hicistéis, pero creo que se le ha subido el ego a la cabeza, o tal vez ya lo tuviera desde siempre.

Felicitaciones de todas maneras

Saray83 marzo 17th, 2015

Ángel Martín me gustaba mucho, muchísimo, en Sé lo que hicisteis. Creo que fue evaporándose y nos hemos dado cuenta que en Órbita Laika puede hacerlo igual de bien

No te extrañes marzo 19th, 2015

Creo que Ángel es majo y que Marta es una gran profesional. Enhorabuena a la revista

Escribe un comentario

*Campos requeridos