open

Los All Blacks ganan el Premio Princesa de Asturias de los Deportes

24 mayo, 2017

La selección masculina de rugby de Nueva Zelanda, conocida como los ‘All Blacks’, ha sido distinguida hoy con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2017, un galardón al que optaban veinticuatro candidaturas de once nacionalidades, que recibe por ser un icono y un ejemplo de integración racial y cultural

All Blacks

Los ‘All Blacks’, situados en el primer lugar del ránking internacional del rugby, constituyen una leyenda en esta disciplina en el ámbito mundial y en Nueva Zelanda, donde es el deporte nacional.

Convertida en un icono, la selección neozelandesa también está considerada ejemplo de integración racial y cultural, que transmite valores de unidad, amistad, solidaridad y deportividad.

Los All Blacks, una máquina de ganar con un ritual único

La selección de rugby de Nueva Zelanda, más conocida como los ‘All Blacks‘ debido a su uniforme completamente negro, son uno de los equipos más imperiales en la historia del deporte, un rival con aura de invencible a cuyo talento suma la haka, una danza ancestral de guerra que baila antes de los partidos para empezar a declinar la balanza de su lado antes del pitido inicial.

La primera selección neozelandesa, llamada Nueva Zelanda Nativa, empezó a jugar en 1884 e integró la danza a su ritual en 1988, cuando representó por primera vez la haka conocida como ‘Ka Mate Ka Mate’, cuya composición data de 1820 y desgrana una antigua leyenda maorí. A punto de cumplir dos siglos, esta danza se mantiene como lo más simbólico de los All Blacks.

All BlacksSin embargo, no fue hasta 1905 cuando el equipo adoptó su característica equipación, estrictamente negra más allá de la hoja de helecho plateado que adorna su camiseta como homenaje a la planta representativa de un país de apenas 4,6 millones de habitantes donde los All Blacks son el orgullo nacional.

Desde aquel momento se inició la exitosa historia de la única selección mundial que tiene récord positivo contra todas las demás del planeta. Hasta la fecha, Nueva Zelanda ha disputado 552 partidos con un balance de 426 victorias, 19 empates y 107 derrotas (77 por ciento de victorias), 14.924 puntos a favor y 7.205 en contra.

Su historial no tiene parangón contra las otras grandes selecciones del rugby mundial: 109 victorias en 158 partidos contra Australia; 55 en 93 contra Suráfrica; 32 en 40 contra Inglaterra; 44 en 57 contra Francia; 30 en 33 contra Gales; 23 en 24 contra Argentina; e incluso 2 en 3 duelos contra una selección del resto del mundo disputados en 1992.

Sin embargo, no alcanzó su actual notoriedad global hasta que el rugby se profesionalizó en los años ochenta. Ganó el primer Mundial de la historia disputado en 1987 y se ha convertido en la única selección que ha ganado en tres ocasiones la Copa Webb Ellis, las dos últimas en 2011 y 2015.

En los años novena contó con su jugador más significativo, Jonah Lomu, cuyo espectacular poderío físico trascendió los límites del rugby y le convirtió en la primera estrella global del deporte. Tras sufrir un trasplante de riñón en 2004, falleció en noviembre de 2015 en su localidad natal de Auckland.

En 2005, antes de un partido contra Suráfrica, los All Blacks estrenaron una nueva haka llamada ‘Kapa O Pango’ (‘Equipo de negro’), la segunda danza de su historia un siglo después de adoptar la primera. Fue escrita por Derek Lardelli, un experto en la cultura maorí que redactó una letra más acorde con los tiempos actuales para celebrar la tierra de Nueva Zelanda, el helecho plateado y sus guerreros vestidos de negro.

Lejos de reemplazar a ‘Ka Mate Ka Mate’, esta nueva ‘haka’ se integró al acervo del equipo y ahora pueden interpretar cualquiera de las dos antes de los partidos, momento que aprovechan para intimidar a su rival con gritos, duros golpes contra sus propios cuerpos y gestos intimidatorios con el rostro.

Otro equipo consigue el Princesa de Asturias

Toda esta mística indisoluble de los All Blacks les ha valido para ser el quinto equipo que logra el Princesa de Asturias después de la selección brasileña de fútbol y las selecciones españolas de maratón, baloncesto y fútbol.

El jurado, presidido por el doble campeón mundial de maratón Abel Antón, ha elegido ganadora la candidatura propuesta por el embajador de España en Nueva Zelanda, Manuel Pradas Romaní, y el director de Casa Asia, Ramón Moreno, y que fue apoyada por Andrew Jenks, embajador de Nueva Zelanda en España.

Además, el jurado está compuesto por Alejandro Blanco, Vicente del Bosque, Marisol Casado, Edurne Pasabán o Theresa Zabell, entre otros.

En la edición del pasado año, el Premio Princesa de Asturias de los Deportes recayó en el triatleta Javier Gómez Noya, plata olímpica en Londres 2012 y único quíntuple campeón mundial de toda la historia, por su «brillante palmarés y sus valores de esfuerzo y perseverancia».

Anteriormente fueron distinguidos, entre otros, los hermanos y jugadores de baloncesto Pau y Marc Gasol, el Maratón de Nueva York; José María Olazábal; Iker Casillas y Xavi Hernández; Haile Gebrselassie; la Selección española de fútbol; Yelena Isinbayeva; Rafa Nadal; Michael Schumacher o la Selección española de baloncesto.

Este es el cuarto de los ocho Premios Princesa de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésimo séptima edición.

Ya han sido otorgados el Premio Princesa de Asturias de las Artes al artista sudafricano William Kentridge, el de Comunicación y Humanidades al grupo musical y humorístico Les Luthiers y el de Cooperación Internacional a la Hispanic Society of America. Cada galardón está dotado con reproducción de una escultura de Joan Miró -símbolo representativo del galardón-, la cantidad en metálico de 50.000 euros, un diploma y una insignia.

Fotografías: Cabecera y cuerpo: FPA; Destacada y cuerpo: Web oficial All Blacks.

No hay comentarios

Comments are closed.