open

“La diferencia no está en personal o profesional, sino en lo que te gusta y lo que no”

27 abril, 2015

Si decimos el nombre de Alfonso Alcántara (nacido en Málaga pero criado en Córdoba, 1967) probablemente el lector no sé haga una idea exacta de quién es. Pero si nos referimos a Yoriento, seguro que es más familiar. Nos recibe en el Café Comercial del centro de Madrid, con una cercanía personal que es de agradecer. Antes de empezar, se muestra interesado por nuestro magazine e incluso le sale la vena de asesor con una serie de recomendaciones al proyecto

Alfonso Alcántara

Impasse Magazine: ¿Cómo le llamamos, Alfonso o Yoriento?

Yoriento: Yoriento, porque con Alfonso Alcántara te puedes confundir con Antonio Alcántara (protagonista de la serie de televisión Cuéntame) y últimamente me pasa.

IM: ¿Por qué Yoriento?

Y: Siempre he trabajado en orientación profesional, desde el punto de vista psicológico del desarrollo profesional. Estaba buscando un nombre para el blog y de repente surgió la campaña de Yoigo, allá por el 2005 o 2006, y de ahí surgió Yoriento.

IM: Veo su blog parado últimamente. ¿Está muy ocupado?

Y: El blog es como cualquier hábito, cuando lo abandonas unos días acabas con una inercia de no publicar en el blog. Como los artículos que intento escribir pretenden ser tan buenos como los vuestros, sé que para cada entrada voy a invertir cuatro o cinco horas. Entre que pierdes el hábito y el esfuerzo que supone, lo vas dejando. Pero en breve voy a empezar a retomarlo.

IM: ¿Entonces valora más la calidad que la cantidad?

Y: Sí, independientemente de que el social media aconseje que hay que publicar todos los días, yo lo hago cuando tengo algo que decir y dispongo de tiempo para elaborarlo.

IM: ¿En qué anda metido?

Y: Tengo varias líneas. Una de ellas es la formación grupal, con ponencias y conferencias, otra es el coaching o el asesoramiento individual y ahora estoy desarrollando la formación online, la de los profesionales 2.0. Estoy planeando un curso online que se va a llamar ‘Reinvéntate en 90 días’, que tiene una parte de planificación profesional y otra de elaboración de tu propio blog, desarrollar estrategias de venta de tus productos en internet, etc.

IM: Acaba de sacar al mercado el libro ‘Superprofesional’. ¿Qué ha buscado al escribirlo?

Y: Lo que quería es una publicación breve, porque la gente está acostumbrada a contenidos relativamente sencillos y directos. Lo que yo resaltaría del libro es que refleja mi experiencia trabajando con personas durante veinte años, donde diferencio entre los que son superprofesionales y los que no lo son tanto. Para mí un superprofesional tiene seis características, seis superpoderes como yo les llamo, que les distingue de las que no lo tienen. La información y el conocimiento de un orientador profesional provienen de haber trabajado con esa gente, y así te resulta más fácil diferenciar a quiénes les va bien y a quiénes no después de un tiempo.

IM: Ahondemos más en este asunto. ¿En qué consiste convertirse en un superprofesional?

Y: Un superprofesional tiene una actitud de pensar menos y hacer más, una capacidad de especialización y focalización de un objetivo concreto, como vemos en las redes, que la gente más especializada es la que tiene más éxito. Yo siempre reto a los profesionales que me busquen a otros profesionales que tengan éxito y no estén especializados. Es muy difícil. Un tercer elemento es el método, que tiene que ver con aplicar las mejores técnicas para conseguir tus objetivos. ¿Cuál es la mejor? La que te funcione, es decir, hay que ver cada caso y cada meta que se quiere lograr. El cuarto elemento es la marca o la presentación profesional, lo que buscas que esté en la mente de los clientes que quieres que te encuentren. Por ejemplo, en vuestro caso sería que os identifiquen con periodismo o entrevistas de calidad. Un quinto superpoder sería la iniciativa. Cuando hablamos de emprendimiento, siempre digo con humor que un emprendedor es un autónomo con glamour. Al final, emprender en el sentido de crear una empresa o empleo es muy difícil. Conlleva tener una idea razonable, competencias… Pero autoemplearnos podemos todos. Así, yo distingo entre montar empresa y emprender en el sentido de convertir en negocio lo que tú ya sabes hacer. Un último superpoder es el supersocial. El 80 % de las ofertas de empleo no se hacen públicas. Las empresas buscan sus profesionales por medios que no son visibles, que no son ofertas publicadas.

“No hay redes mejores o peores sino las que se adaptan mejor a tu estrategia”

AA pic

IM: Su alter ego en las redes sociales ha llegado muy lejos ¿a qué puede deberse?

Y: Llegar lejos tiene dos elementos. Primero tiene que ver con llegar a los usuarios, porque tener muchos seguidores o cierta viralidad no significa mucho. Lo importante de llegar lejos es alcanzar a clientes, a personas que están interesadas en tu servicio. Segundo es comparándote con quién, como el chiste. Creo que cuando tienes un producto o un servicio concreto y le dedicas mucho cariño e intentas poner calidad, al final llegas lejos en parte porque eres bueno o en parte porque los demás tampoco se lo curran mucho. Hay que tener un punto de humildad. Si uno llega lejos en algún campo profesional es porque le dedica tiempo y esfuerzo, no porque sea especialmente mejor que otros.

IM: ¿Puede depender también de llegar en el momento oportuno o incluso suerte?

Y: Sí, y también la constancia. Gracias a las redes sociales, a los productos de los que disponemos y al networking online, ya cualquier momento es oportuno. Puede haber más competencia, pero también hay más tráfico, más personas que leen y buscan recursos en internet. A mí me decían ‘Claro, los que llegasteis primero a internet os posicionasteis rápido y con más facilidad que otros’. Siempre digo que llegar primero es relativo, porque en mi caso hablamos de 2007 o 2008, o sea dos años después del nacimiento de Twitter. También creo que puede que llegara primero a esta red social, pero Google Plus se montó en 2011, es decir, se están creando siempre nuevas plataformas donde puedes ser una persona que tome iniciativa rápido. De hecho, Instagram crece más que Twitter y yo no tengo especial presencia, aunque otra gente sí la tiene. Por tanto, gracias a la web 2.0 siempre es buen momento para empezar porque siempre hay recursos y personas ávidas de conocer lo que tú puedes compartir.

IM: ¿Por qué focaliza en una red social y no en otra?

Y: Es lo que decía. Yo me registré en Twitter a finales de 2006 y estuve prácticamente sin hacer nada todo 2007 porque no sabía qué era eso. Yo también llego de los primeros porque soy más mayor. En mi caso fui a registrarme el nombre de Twitter, como no sabía si era una red social o profesional, fui a ponerme Alfonso Alcántara como nick, pero no cabía, se quedaba en Alfonso Alcantar. Así que como ya tenía registrado como marca Yoriento, utilicé ese nombre de usuario. Fue un poco de casualidad, lo que me preguntas antes de la suerte. Poco a poco descubrimos que Twitter no era una red social al uso o un tablón como puede ser Facebook, sino que era una herramienta de comunicación muy poderosa y profesional. Estos dos elementos me venían muy bien porque a mí me gusta comunicar, poner un poco de humor, ser didáctico, y también me gusta el ámbito profesional, con lo cual para mí esa red es la perfección. Además te obliga a ser concreto y breve. Suelo bromear con que si no eres capaz de explicarlo en un tuit es que no lo tienes muy claro. Los 140 caracteres te obligan a ir a la sustancia, a la idea. Por su parte, Facebook tanto en el perfil personal como en la página en sí te permiten desarrollarte y compartir imágenes o montar debates con más facilidad. También tiene su proyección. Por ejemplo, en el Facebook de Yoriento tengo más de 30.000 contactos. ¿Cuáles son los seguidores o contactos más importantes, los 100.000 de Twitter o los 30.000 de Facebook? Depende de tu proyección y tu expectativa profesional. No hay redes mejores o peores sino las que se adaptan mejor a tu estrategia y a lo que se te da bien compartir. Cuando me preguntan en qué redes hay que estar siempre les respondo que en todas, porque siempre hay potenciales clientes de tus servicios y es bueno que registres tu marca. Otra cosa es el tiempo que le dediques a cada una.

“Hay que distinguir entre las técnicas psicológicas, basadas en investigación, y las frases de autoayuda, tipo Pablo Coelho, que son muy bonitas pero no están basadas en la psicología”

AA discos

IM: ¿Se considera un gurú de internet o de la comunicación?

Y: Gurú significa guía espiritual y eso no se corresponde con casi ningún profesional de Twitter. En internet se entiende como una persona que tiene muchos seguidores. En mi caso, he compartido durante años información y propuestas sobre desarrollo profesional y muchas personas se han ido interesando. En las redes, el término gurú se usa de forma despectiva para criticar a las personas que tienen muchos seguidores pero aparentemente ‘no se lo merecen’. Hay gente a la que le parece bien lo que tú compartes y hay otros que no lo aceptan. Yo no bloqueo a nadie porque me critiquen, si lo hago es por cansino, el ‘cansinator’ como yo le llamo. Puedes estar en desacuerdo y criticarme una, dos o tres veces, pero cuando ocupas el timeline dando la vara todo el día ya es muy aburrido. Las críticas por lo general son un feedback positivo. Hay quien dice que vendo humo. Yo le animo a venir a algún taller mío para comprobar que la  psicología experimental es muy científica, intento alejarme de la autoayuda. Cuando dicen si quieres puedes, yo de broma les digo que es de la autoayuda. Porque creo que si quieres puedes… o no. El problema de decirle a la gente si quieres puedes es que cuando no puede parece que no ha querido. Yo vengo de la psicología científica, por lo que defiendo que cualquier afirmación hay que fundamentarla con datos y no con buenas intenciones. Hay que diferenciar entre las frases bienintencionadas que pretenden animar de las frases que tienen un principio científico debajo.

IM: Usted lleva veinte años asesorando a personas para mejorar la vida profesional. ¿Qué diferencia ha notado desde que empezó hasta ahora?

Y: Fíjate, cuando voy a los eventos, a mí ya no me presentan como Alfonso Alcántara psicólogo especializado en desarrollo profesional, sino Alfonso Alcántara que tiene muchos seguidores, porque a la organización le interesa eso. En estos veinte años me he dado cuenta que los errores que se cometen son similares, generalmente relacionado con una falta de especialización profesional, no dedicar suficiente tiempo al networking o no utilizar las técnicas más adecuadas a cada objetivo. Ahora bien, diferencia a dos tipos de profesionales grosso modo. Unos serían los profesionales 2.0, aquellos que ya aprovechan las redes, la visibilidad online y que si quieren contactar con una empresa o un trabajador que le interesa lo localiza en Linkedin o se construyen una marca para no sólo buscar, sino también que le encuentren. Por otro lado hay otros que siguen como hace quince o diez años, que no utilizan especialmente la Red ni para sus recursos ni para mejorar su vida profesional. Cada vez se está creando una brecha más grande. En mi opinión, aprovechar las redes para mejorar en tu trabajo es relativamente fácil y con un coste que puede llegar a ser bajo. Sin embargo, venir a la red a buscar una profesión es muy difícil. Hay trabajadores con unas expectativas muy altas, que no tienen una profesión definida, y acuden a internet a ver qué hallo. Y claro, lo que se encuentran es mucha competencia. Es necesario ser profesional en algo y luego aprovechar las redes, no acudir a ellas para intentar ser profesional. Internet da muchas oportunidades a aquellos que ya lo tenían de antes. Si tú ya eres un buen profesional, las redes lo multiplican. Si eres un mal profesional, también las redes multiplican eso. En definitiva, lo que hace es mostrar cómo es tu vida laboral.

IM: En cierta ocasión, un profesional de la comunicación me dijo que esto del coaching era un tren al que se habían apuntado unos cuantos para poder vivir, que era una sarta de obviedades colocadas una detrás de otra en modo vendedor de teletienda. ¿Usted qué le diría?

Y: Yo también bromeo con eso. El coaching es orientación profesional con glamour. Al final son técnicas socráticas de la psicología de hace mucho tiempo, que vienen de la cultura clásica. Por tanto no inventamos nada. Si yo te interrogo, ¿qué deberías estar haciendo ahora? Eso es coaching. En vez de aconsejarte sobre lo que deberías hacer, te pregunto para que reflexiones. Está incorporado a la psicología científica. Pero si hablamos de coaching como marca, eso es otra cosa. Lo aplicas cuando buscas posicionarte y que los demás piensen que eres un gran profesional.  De este modo hay que distinguir el coaching como técnica, que forma parte de la psicología, y el coaching como marca, que a lo mejor está relacionado con vender humo. Yo respeto a aquellas personas que se crean marcas buscando posicionarse en un mercado muy difícil. Cada uno hace lo que puede. Por eso digo que hay que distinguir entre las técnicas psicológicas que están basadas en investigación y las frases de autoayuda, tipo Paulo Coelho, que son muy bonitas pero no están basadas en la psicología.

IM: ¿Es obligatorio estar en las redes sociales?

Y: ¿Si tú quieres tener pareja es obligatorio salir por la noche o conocer gente? Es probable que sí. Estar en las redes sociales no es obligatorio, pero te facilita la vida profesional si está enfocada con una estrategia. Es cierto que si no estás, tienes menos recursos que las personas que sí las aprovechan. Es así de sencillo. Al final, ¿qué son las redes sociales? Son personas, empleadores, clientes potenciales, proveedores, coworkers, compañeros… Por lo tanto, cuántas más personas conoces y a más recursos accedes, más probabilidades tienes. Otra cosa son las personas que van a las redes sin un plan, ya que evidentemente no le sacas partido. Si no vas evaluando si ganas clientes o seguidores o si tus artículos cada vez son más leídos, lo estás haciendo mal. Pero no es un problema de la red, es de tu estrategia.

“Si quieres conseguir seguidores, publica contenidos populares. Si el objetivo es obtener clientes, difunde contenidos profesionales”

AA libro

IM: ¿Es válido cualquier método para llegar a la gente en redes sociales?

Y: Más que válido, tienes que evaluar si te está funcionando. Si no, aplicar técnicas diferentes. Un coaching malo te diría que vieras el vaso medio lleno. Eso es absurdo. Cada uno que vea el vaso como quiera o como pueda. Lo importante es si se va llenando o vaciando. A mí me ocurrió, cuando un periodista que escribía un blog de un deporte muy específico que no hay en España, acudió a mí porque tenía muy pocas visitas. Revisamos su SEO y cómo titulaba los artículos, y al mejorarlo dobló el número de visitas. Hay determinadas herramientas o tácticas que te van a funcionar.

IM: Pero imagínese alguien polémico en Twitter, pero que consigue muchos seguidores e interacción. ¿Es aceptable?

Y: Si su objetivo es ser polémico sí. Por eso digo que si quieres conseguir seguidores, publica contenidos populares. Si el objetivo es obtener clientes, difunde contenidos profesionales. Se trata de saber qué es lo que quieres hacer en las redes.

IM: ¿Qué diferencia hace usted de los conceptos profesional, personal e íntimo?

Y: Mi libro se subtitula tómate tu vida profesional como algo personal. Para mí es un error separar la vida profesional y personal, porque todo es personal. Si estoy hablando contigo aquí y lo tuiteamos, es personal en el sentido que todos somos personas. Las nueve horas de trabajo diarias forman parte de tu vida personal. Si no estás contento en tu puesto, tu vida es regular. Otra cosa es que no te guste mucho en lo que te desempeñas. No diferencio entre lo personal o profesional, sino entre lo que te gusta y lo que no. Existe gente que quiere dejar de currar para dedicarle más tiempo a su pareja o familia porque no le gusta, y al contrario también, que prefieren trabajar más porque le llenan más que su familia, aunque lo quieran disimular. Si tú eres un periodista y estas un sábado leyendo revistas relacionadas con lo que haces, ¿es personal o profesional? O si en tu trabajo tienes unos amigos con los que luego sales por la noche, ¿es personal o profesional? En este contexto, hago un hueco aparte a lo íntimo. Todo es personal, pero lo íntimo es aquello que no quieres que se conozca. El nivel de intimidad lo decide cada persona, por ejemplo si se quiere o no subir las fotos de su hijo a Facebook. Hay mucha etiquetación porque tendemos a ser de maniqueo, como el chico de 13 años que mató a su profesor con una ballesta. Ahora se está diciendo si lo ha hecho por si jugaba mucho a videojuegos agresivos o si estaba dedicaba excesivo tiempo en internet. Las cosas no pasan de un día para otro. Un menor que llega a ese comportamiento es consecuencia de la educación de sus padres -para empezar por qué tenía el padre una ballesta-  y de varios factores que se han desarrollado a lo largo de los años. No se puede decir que nadie cometa errores o tenga una vida mala porque esté en las redes sociales. Depende siempre de la educación y la familia es muy importante.

“Por muy buen profesional que seas, si no eres conocido, no pueden contar contigo”

AA ventana

IM: ¿Cómo generamos interés del público en redes sociales?

Y: Los criterios son los mismos que en la vida profesional. Si eres una persona cualificada o que vende servicio de calidad, tarde o temprano te van a conocer. Las redes, como ya he dicho, lo que hacen es potenciar eso. Hay buenos profesionales que no tienen alcance en internet porque en la Red se sobrevaloran dos competencias, el networking y la comunicación y gestión de contenidos. De este modo, si eres un excelente trabajador pero no te manejas bien en la publicación de contenidos y en interactuar con otros usuarios, pierdes posibilidades respecto a otros que sí se relacionan bien. Luego también hay otros profesionales que no son tan buenos, pero se desenvuelven a la perfección en las dos capacidades que acabo de mencionar, con lo que tienen más alcance, generan una reputación mejor y son más fáciles de localizar. ¿Es o no justo? Pues igual que la vida profesional convencional. Cuando te preguntan por un fontanero, por ejemplo, recomiendas al que conoces, no al mejor. A veces me llegan clientes y me dicen que no tienen éxito en la red. El problema es que no saben comunicar. Por muy buen profesional que seas, si no eres conocido, no pueden contar contigo. Tienes que mostrar a los demás que se te da bien. ¿Cómo? Convirtiéndolo en contenido. Ofrecer gratis lo que sabes para ganar lo que vales. Una forma común es crear una guía en internet para ayudar a los potenciales clientes, como un fontanero que sube vídeos didácticos a Youtube sobre cómo solucionar una avería. Está formando una marca.

IM: Me gusta una idea presente en su blog ‘Montar una empresa es difícil pero autoemplearnos podemos todos. Emprender es convertir en negocio lo que ya sabes hacer, no es inventarse milongas’. ¿El futuro es que cada uno sea su propia empresa?

Y: Autoemplearnos podemos todos en teoría, como opción, pero me parece imprudente recomendarlo en general como solución al desempleo, porque ser un profesional independiente exige competencias de gestión y de venta, además de conocer tu profesión tienes que encontrar los clientes. Ser autónomo es como ser una Sociedad Limitada de uno mismo. De este modo, no aconsejo ser autónomo como recomendación global para desarrollar una vida profesional, salvo que tengas una serie de destrezas que no todo el mundo tiene. Es una alternativa que pueden desarrollar aquellos que ya tienen una profesión. Esto es muy importante, no puedes ser autónomo si no tienes unos servicios que prestar, que ya son de calidad contrastada. Hay que tener una habilidad para gestionar tu vida profesional. A mí me pasa. Yo empiezo el mes habiendo pagado entre 300 y 500 euros sin haber ingresado nada. Implica, por lo tanto, un esfuerzo diario de planificación. Por otro lado, hay profesiones que son más susceptibles de prestar sus servicios a clientes individuales. Por último, quiero puntualizar que si emprendemos poco no es por el riesgo, porque al final cada uno tiene que dosificar la inversión que pueda hacer. Es porque somos malos vendedores, no estamos acostumbrado a poner en valor lo que ofrecemos. Más que el riesgo de perder nuestros ahorro está el del ridículo, con esa sensación de que nos van a rechazar. Muchos profesionales no son potenciales autónomos porque no saben vender.

8 comentarios

Yoriento mayo 12th, 2015

Gracias, Víctor. Una de las entrevistas donde he estado más a gusto y he notado mucha profesionalidad en la preparación. Así todo sale fácil.

Un abrazo!

Eduardo mayo 12th, 2015

¡Una entrevista muy completa, sí señor! Si todas son así, habrá que pasarse por aquí más a menudo ;). Enhorabuena a los dos.

Gaby Castellanos mayo 12th, 2015

No solo una gran entrevista sino un gran fotografo.
Todos los angulos te salen guapos Alfonso, desde el intelectual hasta el fotografico.
Un beso

Yoriento mayo 12th, 2015

Gracias, Eduardo. Me consta que han respetado tanto mis palabras en la entrevista que algunas no me han gustado ;)

Gaby, tú que sabes tanto de social media estás siendo demasiado amable :)

Y tú sí que eres fotogénica ;)

Laura Elena Vivas mayo 12th, 2015

BUenísima la entrevista!!! SIgo a Alfonso desde hace tiempo en las redes y me gusta leerlo en textos más largos, se nota peso, experiencia y eso hace que para mí tenga muuuucha credibilidad
Me quedo con esta frase que me ha matao: Ofrecer gratis lo que sabes para ganar lo que vales. Anotada para recordar siempre. Saludos!

Yoriento mayo 13th, 2015

Gracias, Laura.

¿Qué tiene más peso, una entrevista larga o 100 tuits muy pensados? ;)

Neimad mayo 15th, 2015

Buena entrevista y por eso quería compartirla… Y si pincho en el botón de Twitter no egregais una URL???
Si queréis atraer visitas desde Twitter, dárselo mascado a lo usuarios y no obligueis a buscar el titular o vuestra publicación.

Impasse Mag marzo 17th, 2016

Hola! No habíamos leído este último comentario.
Claro que hay URL. En todos los botones de redes sociales, aparece la URL de la página.

Gracias por los comentarios!