open

5 indicadores de salud bastan para predecir el riesgo cardiovascular

14 noviembre, 2017

La presión arterial, la actividad física, el índice de masa corporal, la cantidad de fruta y verdura en la dieta y el consumo de tabaco son cinco indicadores suficientes para predecir el riesgo cardiovascular en un individuo sano.

riesgo cardiovascularAsí lo afirma un estudio realizado en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y publicado hoy en The Journal of American College of Cardiology (JACC).

Hasta ahora, la herramienta de uso más común en el ámbito de la prevención primaria y promoción de la salud -y recomendada por la American Heart Association- es el llamado índice de salud cardiovascular ideal (ICHS), útil para predecir la presencia y extensión de aterosclerosis subclínica (sin síntomas) en individuos de mediana edad sin enfermedad cardiovascular conocida.

Sin embargo, el estudio publicado demuestra que el índice Fuster-BEWAT diseñado por el equipo del director general del CNIC, Valentín Fuster, y basado en cinco indicadores de salud cardiovascular, es igual de efectivo que el ICHS.

El estudio, realizado por científicos del CNIC en colaboración con el Banco Santander, analizó la validez del índice Fuster-BEWAT, diseñado para evaluar el riesgo de aterosclerosis subclínica en entornos sin recursos materiales para determinar los niveles de colesterol y glucosa, ya que, al contrario del método estándar ICHS, no requiere análisis de sangre para su cálculo.

La investigación (denominada PESA), dirigida por Fuster y con más de 4.000 participantes de edades intermedias, evaluó la presencia y desarrollo de aterosclerosis subclínica y su asociación con diversos factores moleculares y ambientales, incluyendo aquellos relacionados con el estilo de vida (hábitos dietéticos, actividad física, factores psicosociales y hábitos de sueño).

Los resultados del estudio publicado hoy en JACC muestran que los perfiles cardiovasculares más saludables se asocian con menor prevalencia y menor extensión de enfermedad subclínica en individuos sanos, lo que evidencia el impacto de los estilos de vida y de los factores de riesgo cardiovascular en las fases tempranas de la enfermedad.

Los autores encontraron que tanto el ICHS como el índice Fuster-BEWAT, son capaces de predecir de manera similar la presencia de placas de ateroma, es decir, la cantidad de calcio acumulada en las arterias coronarias (un signo precoz de enfermedad coronaria) y el número de territorios afectados.

Para Héctor Bueno, investigador del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid y coautor del estudio, dado que ambas herramientas muestran una capacidad predictiva equivalente, “el índice Fuster-BEWAT puede considerarse una opción más práctica y económica para la promoción de la salud cardiovascular, especialmente en aquellas regiones con escasos recursos económicos, donde la carga de enfermedad cardiovascular está creciendo de manera más alarmante”.

No hay comentarios

Escribe un comentario

*Campos requeridos