open

“Que pueda estar entre las mejores jugadoras de un campeonato es mérito de mis compañeras, no mío”

28 Noviembre, 2016

El número cuatro de las Guerreras en Carmen Martín (Roquetas de Mar, Almería, 1988). Cuando sólo tenía siete años, Carmela, como la llaman en el equipo, cogió por primera vez una pelota de cuero con algo de resina. Entonces supo que el balonmano sería su vida. En la actualidad, es una de las jugadoras de referencia de nuestro país. Tras la frustrada sexta plaza en los Juegos Olímpicos de Río, la selección española afronta un nuevo torneo continental en Suecia. Analizamos la competición y repasamos la trayectoria de Martín. ¡Buena suerte Guerreras!

Carmen Martín

Impasse Mag: La selección española de balonmano inicia esta semana el Campeonato de Europa 2016. Este pasado fin de semana las Guerreras se han proclamado campeonas del XX Torneo Internacional de España disputado en Elda (Alicante). Esta competición ha servido como puesta a punto para Suecia, y para que Jorge Dueñas, el seleccionador, cierre la convocatoria final. A pesar de la victoria, todavía queda ajustar la preparación para el campeonato continental, pero dígame, ¿cuáles son sus sensaciones?

Carmen Martín: Las sensaciones han sido muy buenas. Comenzamos el torneo bastante flojas en defensa. La defensa y la portería siempre han sido la clave de esta selección. Ha habido muchas rotaciones y eso ha influido en que al principio nos costase un poco. Después el equipo ha reaccionado muy bien. Sobre todo con oponentes tan buenos como Polonia. Al final del torneo hemos acabado con muy buenas sensaciones.

IM: Contra Polonia, en el último y decisivo encuentro (22-18), hubo ciertos desajustes también en ataque. La línea ofensiva no trabajaba con fluidez, ¿no cree?

CM: Sí. Como te decía antes, hemos tenido muchas rotaciones durante el torneo. Además, hemos probado muchos sistemas defensivos. Al final, eso nos ha hecho funcionar un poco más renqueantes. Los minutos en los que han participado las jugadoras que ya tenían más experiencia en la selección provocaron más fluidez y ayudaron a la remontada.

IM: El equipo nacional presenta alguna novedad en la convocatoria. La principal es la ausencia de Eli Pinedo. La capitana de Amurrio ha participado activamente en la época de mayores éxitos de las Guerreras. ¿Cómo afronta la selección esta nueva etapa sin uno de sus referentes y con las nuevas jugadoras a encajar?

CM: Afrontamos esta etapa de buenas manera. Esto es así. El balonmano no dura de por vida y las jugadores no pueden estar siempre en la selección. Hay etapas y ahora entramos en un nuevo ciclo. Una era con nuevas integrantes que se tendrán que adaptar poco a poco. Yo estoy muy contenta con las incorporaciones que hay en el equipo porque las chicas vienen con muchísimas ganas, ilusión y traen los deberes hechos.

“Tengo una buena percepción de nuestro equipo y creo que en Suecia vamos a hacer las cosas bien”

carmen-m2

IM: La duodécima edición del Campeonato Europeo de Balonmano Femenino se disputa en Suecia. España llega como subcampeona del torneo, después de la medalla de plata obtenida en Europeo de Hungría y Croacia de 2014. ¿Cuál es el objetivo que se plantea el equipo para esta nueva competición?

CM: Creo que tenemos que ir poco a poco. Paso a paso. Hay muchas selecciones que tienen también nuevas jugadoras. Considero que para todos va a ser difícil adaptarse. Tengo una buena percepción de nuestro equipo y creo que vamos a hacer las cosas bien.

IM: Mi sensación es que será un torneo complicado. Están emplazadas en el Grupo A. Su participación arranca este próximo domingo con las anfitrionas, Suecia, bronce en 2014. Después, el día 6 de diciembre, deberán enfrentarse a Serbia, una selección que fue subcampeona del mundo en 2013, perdiendo la final en casa con Brasil, que dio la campanada. Y en tercer lugar, se medirán a Eslovenia, quizá el rival más débil, el día 8. A esta selección la conoce usted bien, ya que estuvo dos temporada en el RK Krim Mercator de Liubliana. Después, cruce con el Grupo B, el que compiten Francia, Alemania, Polonia y Países Bajos. A priori se antoja un camino muy duro, y habrá que apretar en la primera fase. ¿Qué le parece? ¿Cuál puede ser la clave y los rivales a tener en cuenta?

CM: Es así. Tenemos que tener muy buenos partidos en la primera fase. Este campeonato se valora por puntos y pasar de ronda con la mayor cantidad de puntos sería lo idóneo. En la segunda fase vamos a tener rivales que están un peldaño más arriba. Considero que la clave es coger los puntos necesarios en la primera fase.

IM: Usted fue elegida en el equipo ideal del pasado Europeo como mejor extremo derecha del campeonato. De cara a este próximo torneo, ¿es posible plantearse algún reto personal de forma paralela al éxito del equipo?

CM: No, no. En ninguna competición en la que he estado he ido con ningún reto personal, siempre aportando al colectivo. Siempre intento que el grupo actúe y funcione de la mejor manera posible. Soy muy afortunada porque tengo unas compañeras muy generosas. Al final me llegan muchos balones y tengo las opciones. Que yo pueda estar entre las mejores jugadoras de los campeonatos es mérito de mis compañeras, no mío.

IM: ¿Cuáles son los equipos a tener en cuenta y que pueden ser rivales a batir de cara al título?

CM: Noruega, Rusia, Francia, Holanda… Son selecciones que llevan trabajando desde hace mucho con nuevas incorporaciones. Tienen mucha calidad y mucho desparpajo. Seguro que son rivales a batir.

“Cuando te marchas fuera a jugar te das cuenta de que el balonmano no es un juego, es tu trabajo”

carmen-m3

IM: Hablemos de su trayectoria individual. La pasada temporada consiguió con el CSM Bucaresti la Liga de Campeones. Era la primera ocasión que disputaba esta competición. Para Carmen Martín era la segunda final (perdió la final por un solo gol en 2010 cuando jugaba en el ya desaparecido SD Itxako), y además, contribuyó anotando el segundo gol de la tanda final de penaltis. Sumaron el triplete ganando la competición de liga y la copa de Rumanía. ¿Es la etapa más feliz de su carrera?

CM: No sabría decirte porque he sido feliz en muchos momentos. Por ejemplo, participando con la selección española y con otros equipos. Igual no he logrado a conseguir éxitos pero las sensaciones eran buenísimos. Es verdad que el pasado año ha sido impresionante consiguiendo el triplete. Sobre todo conseguir la Champions League porque es un título muy complicado. En España soy de las pocas en alcanzar este triunfo y me siento muy feliz por ello. Pero no sería capaz de afirmarte que es mi etapa más feliz. He estado en buenos equipos en los que hemos competido muy bien y, por supuesto, con la selección, con todo lo que hemos logrado.

IM: Ha vivido dos experiencias profesionales fuera de España. Primero en Eslovenia, lo mencionábamos al principio, y ahora en Rumanía. ¿Qué diferencias existen entre el balonmano de aquí y el de fuera?

CM: Yo creo que la profesionalidad. Cambia mucho. Estamos en equipos donde convivimos muchas culturas diferentes. Alrededor de nueve jugadoras de diferentes nacionalidades, culturas, sociedades distintas. El tema de la profesionalidad cambia bastante. Cuando estás en casa, con gente a tu alrededor que conoces de toda la vida, te sientes más relajada. Parece que no le dieras importancia a lo que estás haciendo. Cuando te marchas fuera a jugar te das cuenta de que el balonmano es tu trabajo. No es un juego para pasarlo bien, ahora mismo es un curro.

IM: ¿Cómo se desenvuelve viviendo en Bucarest? Díganos su rincón favorito de la ciudad, plato típico alguna frase que haya aprendido en rumano, un idioma que se considera difícil de aprender.

CM: (Risas) Sí, el rumano es un idioma muy complicado. Tenemos suerte y todas hablamos en inglés. Progresé mucho en el equipo nacional. Aquí te acostumbras a decir cada día ‘good morning’ en lugar de buenos días (Risas). La comida o la cultura cambian bastante, pero creo que me he adaptado muy bien. Casi se van a cumplir tres años allí y estoy muy contenta. De mis lugares favoritos destacaría el Barrio Viejo porque siempre está lleno de vida. Bucarest es una ciudad imparable. Da igual la hora que siempre hay negocios abiertos, gente por todas partes. Es una ciudad con mucha vida.

“El deporte femenino está brillando y se le debería mostrar mucha más consideración”

carmen-m4

IM: Balonmano, gimnasia y baloncesto femenino, Mireia Belmonte, Ruth Beitia, Lydia Valentín o Carolina Marín. El auge del deporte femenino no es una moda, como algunos medios quieren vender, sino que es una realidad permanente. ¿Qué le parece a usted?

CM: Creo que es evidente. El deporte femenino está brillando con mucha calidad. Tanto a nivel nacional como internacional. Se debería mostrar mucha más consideración de lo que se tiene ahora mismo.

IM: ¿Cree usted que el tratamiento de los medios deportivos de nuestro país con respecto al deporte femenino es machista?

CM: No pienso que la información sea machista, pero sí considero que nuestra sociedad es un poco machista. Estamos acostumbrados, por ejemplo desde la religión, a considerar que el hombre tiene el poder y la mujer no. Es algo que se ha culturizado durante años. Estamos trabajando día a día en el deporte para poder eliminar eso y ser iguales.

“Como deporte colectivo, el balonmano aporta valores como el compañerismo, la humildad y la solidaridad”

carmen-m5

IM: Si tuviera que elegir el momento más feliz de su carrera entre la Liga de Campeones de 2016, el bronce olímpico en Londres 2012 o las platas de Macedonia 2008 y Hungría/Croacia 2014, ¿cuál sería?

CM: Me quedaría con la plata de Macedonia. Fue un grupo con una fuerza enorme. Llegamos hasta la final y creo que todas estamos muy orgullosas de conseguir esa medalla cuando nadie daba nada por nosotras.

IM: ¿Y el peor momento de su carrera? ¿Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016?

CM: Mi lesión en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (Carmen se lesionó la rodilla durante la fase de grupos en un partido contra Suecia. Sufrió una rotura del ligamento lateral interno en un jugada fortuita). El trabajo hecho durante ese ciclo olímpico se fue al garete con esa lesión. Es uno de mis peores momentos como profesional.

IM: Un día, con siete años, en el Colegio Público Llanos de Marín de Roquetas de Mar, usted coge una pelota y decide que el balonmano sería su vida. ¿Qué valores cree Carmen Martín que aporta este deporte?

CM: El balonmano es un deporte colectivo así que fundamentalmente aporta compañerismo, comunicación, humildad, solidaridad. Aporta valores importante en el trabajo en equipo. Hace que los niños se abran más y sean capaces de hacer vida.

Fotografías: Real Federación Española de Balonmano.

No hay comentarios

Escribe un comentario

*Campos requeridos