open

Tecnodisrupción - Impas5e blogs -

Juan Miguel Gómez

Juan Miguel Gómez Berbís es colaborador de ImpasseMag, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid y socio fundador de Nimbeo y Universo iDEA. Apasionado del Kaizen y del Macallan con hielo. También es el autor de "Las Mentiras del Kaiser" y "La Quinta y el Espejo".

Requiem por el mercado del software en España

Hace unos días leía un brillante artículo, ‘¿Por qué el mercado de la informática está roto?’, en La Pastilla Roja donde se hablaba de los problemas del mercado del software español. En concreto, el acceso a cuentas de negocio y la escasez de buenos programadores.

Si bien estoy de acuerdo con el artículo, creo que la situación es mucho más grave. En primer lugar, el escándalo del ‘Consultorasgate’, que pone de manifiesto que las once principales empresas de software español estuvieron repartiéndose el mercado y fijando precios, es un indicador del principal problema: no hay competencia real. Y todos hemos estudiado lo que sucede en un mercado donde no hay competencia real: no funciona y, además, no permite la entrada de nuevos competidores.

En su libro ‘The Innovators Dilemma’, el profesor Clayton Christensen plantea el progreso y la innovación como un escenario donde pequeñas empresas con más capacidad para innovar que los elefantes del sector transforman y mejoran un determinado mercado. Lo que sucede en el mercado del software español es que las barreras de entrada brutales por parte de las empresas del IBEX 35 y de la administración pública a la hora de contratar a pequeñas empresas hace imposible esa innovación y permite a las grandes crear barreras de entrada. Por tanto, el mercado no solo está roto: está muerto.

En segundo lugar, la escasez de programadores es un hecho. Pero lo más importante es que hay un déficit importante de programadores experimentados y en sintonía con las últimas tendencias del mercado. Es decir, no es que exista solamente una escasez de buenos ingenieros y programadores, es que las empresas tratan de buscar a los mejores y se encuentran con muchas dificultades. Como expone este artículo, no es que haya menos programadores en Europa, es que los buenos son más difíciles de encontrar.

Por tanto, ¿qué se puede hacer para resucitar a este muerto viviente que es el mercado español del software? Muchas cosas. En primer lugar, aprobar, apoyar y perseverar en un plan de compra pública innovadora desde la administración a nuestras startups. No confiar en las once consultoras de referencia únicamente (que también tienen derecho a su cuota de mercado), sino dar oportunidad a nuevos entrantes. Y lo mismo por parte de las empresas del IBEX 35.

Y en segundo lugar, repensar el modelo que queremos para nuestros ingenieros. Por supuesto, la educación pública no puede subordinarse a los deseos de la empresa privada, pero sí puede ofrecer especializaciones y posgrados más orientados a lo que se demanda en el mercado. Por ejemplo, el Master de Big Data Analytics de la Universidad Carlos III de Madrid, donde tengo la fortuna de dar clase, ha conseguido que empresas como Amazon o Microsoft contraten a estudiantes antes incluso de haber finalizado el programa. Esa sensibilidad a la demanda por parte de la formación puede cambiar el sector privado y convertirlo en una referencia.

La solución está en nuestras manos. El software está por todas partes, ¿cuánto tiempo vamos a esperar para convertirlo en una prioridad para el país?

No hay comentarios

Escribe un comentario

*Campos requeridos